RESEÑA | «Dune 2» deslumbra visualmente pero se siente como caminar en la arena

(CNN) — Si la película «Dune» de David Lynch de 1984 se adentraba a toda velocidad en el libro, la segunda parte de la versión del director Denis Villeneuve a veces se siente como caminar en la arena, tanto en sentido figurado como literal. Aunque visualmente es deslumbrante y abrumadora en su escala, «Dune: Parte Dos» se enreda en la densidad política del mundo del autor Frank Herbert, recorriendo de forma desigual esta parte de la historia antes de llegar a un final bastante abrupto.

Muchas cosas cambiaron desde que la primera película se estrenó simultáneamente en los cines y en streaming durante el punto álgido de la pandemia (una decisión que el director criticó duramente), y el nuevo reparto sigue estando repleto de estrellas, incluido un papel más importante para Zendaya en este capítulo.

El ingenio técnico, que le valió a la película de 2021 seis premios Oscar, se presta sin duda a ver la película en pantalla grande, y Warner Bros. (como CNN, una unidad de Warner Bros. Discovery) debería sacar más provecho esta vez.

Sin embargo, si la primera película estableció meticulosamente las piezas y los jugadores, la última se convierte en lo que equivale a una historia ampliada de los orígenes de Paul Atreides (Timothée Chalamet), que vive entre los Fremen, aprende a montar gusanos gigantes y poco a poco abraza su destino como el mesías guerrero al que llaman Mahdi.

Para ello, y para obtener la venganza que busca, Paul debe primero ser aceptado por los Fremen en su guerra contra los invasores Harkonnens, liderados por el Barón hinchado (Stellan Skarsgård) y sus repulsivos sobrinos, la Bestia Rabban (Dave Bautista) y Feyd-Rautha (Austin Butler, que se despojó felizmente de su afectación vocal de «Elvis», así como de sus cejas).

publicidad

Como Sting antes que él, Butler saca el máximo partido a su papel de psicópata burlón cuya crueldad lleva al Barón a liberarlo contra los Fremen, con la esperanza de asegurar el flujo ininterrumpido de especia, el recurso más preciado de la galaxia. Otros nuevos actores son Christopher Walken y Florence Pugh como el emperador y su hija, Léa Seydoux, respectivamente, y brevemente Anya Taylor-Joy.

Austin Butler y Léa Seydoux en "Dune: Parte Dos". (Crédito: Warner Bros. Pictures)

Austin Butler y Léa Seydoux en «Dune: Parte Dos». (Crédito: Warner Bros. Pictures)

Con la musculosa partitura del compositor Hans Zimmer (y el sonido en general) trabajando más de la cuenta, Villeneuve da lo mejor de sí cuando describe el poder fascista de los Harkonnen y su maquinaria militar en expansión. Al mismo tiempo, el ritmo resulta más lento, sobre todo en la primera hora de este espectáculo de 166 minutos, que se sumerge en las complejidades de la política imperial y las costumbres de los Fremen, salpicadas de enfrentamientos bélicos.

Ese débil tramo inicial vuelve a atormentar a la película hacia el final, cuando da la sensación de que Villeneuve (que comparte los créditos del guion con Jon Spaihts) se precipita hacia un clímax que de nuevo envía el mensaje -o la esperanza- de que esto podría no ser lo último que veamos de «Dune». También es cuestionable la decisión de que la bruja madre de Paul, Lady Jessica (Rebecca Ferguson), se comunique con su hija aún no nacida, que le «habla» desde el vientre materno.

Chalamet, un auténtico MVP de Warner Bros. entre este filme y «Wonka«, soporta con credibilidad el peso de un personaje que pasa de ser un joven callado a un salvador imponente, pero los que interpretan a los villanos francamente parecen divertirse mucho más, excepto posiblemente Javier Bardem como Stilgar, cuya fe le convierte en el mayor fan de Paul Fremen.

Desde una perspectiva más terrenal, después de un retraso debido a las huelgas de Hollywood, la secuela de «Dune» emerge como el último rayo de esperanza en la a menudo frustrante cruzada de Hollywood para atraer a la gente de nuevo a las salas de cine, cerca del final de un invierno insatisfecho que ha producido pocos puntos brillantes.

Al igual que la primera parte de «Dune» y las películas de «Avatar», la segunda parte posee cualidades cinematográficas de última generación que recompensan al sumergirse en su grandeza, al menos para cualquiera que no haya perdido del todo el hábito de ir al cine. No obstante, tras la promesa inicial, la película solo alcanza esporádicamente el nivel de sus altísimas expectativas, una señal un tanto irónica de lo rápido que puede girar el gusano.

«Dune» se estrena el 1 de marzo en los cines estadounidenses. Su clasificación es PG-13.

Últimas noticias

Santiago
niebla
8.4 ° C
10.7 °
6.5 °
81 %
3.1kmh
100 %
Dom
14 °
Lun
18 °
Mar
14 °
Mié
18 °
Jue
19 °

Artículos relacionados