Pau Donés tuvo un último acto de entereza, valentía y generosidad antes de fallecer víctima de cáncer de cólon en junio de 2020. Llamó al periodista Jordi Évole y le dijo sencillamente que quería dar una última entrevista porque se estaba muriendo. La única condición era que el material podría ser utilizado una vez que él muriera, algo que ocurrió tan sólo dos semanas después de la charla.

El resultado es una conmovedora película documental llamada Eso que tú me das, que recientemente fue subida a Flow. 

Todo empieza con el desconcierto del propio Évole: ¿para qué quiere hablar Donés, en el angustiante estado en el que se encuentra? ¿Cómo se encontrará de aspecto quien supo ser una estrella rutilante (y muy guapa) de la canción hispanoamericana? 

Y ciertamente impacta muchísimo la primera imagen de Pau en la intimidad de su casa del Valle de Arán, Cataluña, a donde decidió sencillamente ir para terminar sus días. Sumamente delgado, con una cánula en su nariz y ese tono pálido que es muestra inequívoca de que lo suyo ya era causa juzgada, a los pocos minutos de charla queda claro que Donés ya estaba más allá, con la claridad meridiana de quién es consciente de lo poco que le queda en este plano. 

Publicidad

Más que de la muerte, su intención era hablar de la vida. 

Ahí el primer mazazo de Donés al egocentrismo y vanidad del mundo de hoy: no hay problema en que se lo vea así, dice, está “enfermito de cáncer, y ya”. La desdramatización que hace es grande como el esfuerzo por hablar y dejar testimonio de cómo se ve la vida cuando es una vela a punto de apagarse. 

Évole, que tenía una relación de amistad con Donés, va encontrando el tono a la charla y la surfea sin un solo golpe bajo, sin sentimentalismo innecesario. 

La película tiene casi cómo única banda de sonido el viento jugando con los pastizales en la inmensidad del Valle de Arán. “Para mí esto es el paraíso”, dice el músico, que se lamenta de unas pequeñas y pocas cosas: intuye que no podrá volver a ver caer la nieve el próximo invierno, y menos aún ver el verde crecer en primavera. 

Publicidad

Hay varios pasajes que son profundamente dolorosos, enormemente humanos. Por ejemplo cuando, con una sonrisa anhelante, Pau confiesa que le hubiese gustado vivir “un par de años más, hasta los 70” (tenía 53), o que partirá con las ganas de conocer a sus nietos. “Pero bueno, los conoceré igual, pero de lejos”, dice, desgarrando el tiempo con sus palabras. 

El éxito, el mundillo de la música, cómo recompuso y cuánto significa la relación que tenía con su hija Sara, los miedos y una eterna y profunda gratitud hacia el universo, se van sucediendo en una conversación estremecedora y humanamente trascendental. 

¿Será que la “trampa” de la vida es precisamente esa, que llegamos a ese nivel de lucidez cuando ya estamos al borde precipicio y no hay otra salida que el salto al vacío?

Donés nos deja como legado este testimonio potente que, al menos por un momento, nos sacude y cachetea para hacer algo que nunca está de más: reacomodar nuestro orden de prioridades. Porque, como él mismo dice, “la vida son cuatro días, y ya se nos fueron tres”. 

Ficha

Título original:  Eso que tú me das

Género: documental. 

Año: 2020

Duración: 65 min.

País: España

Dirección: Jordi Évole, Ramón Lara

Guion: Márius Sánchez, Silvia Merino

Productora: Atresmedia Cine, Producciones del Barrio

Disponible en Flow. 

Más información

Publicidad