«Nos tienen contra las cuerdas»: por qué EE.UU. y Alemania no logran ponerse de acuerdo para enviar tanques a Ucrania

(CNN) — El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encuentra en un punto muerto con Alemania sobre el envío de tanques a Ucrania, antes de una reunión clave de los líderes de defensa occidentales en Berlín este viernes.

En los últimos días, funcionarios alemanes indicaron que no van a enviar sus tanques Leopard a Ucrania, o permitir que cualquier otro país con los tanques de fabricación alemana en su inventario puedan hacerlo, a menos que EE.UU. también se comprometa a enviar sus tanques M1 Abrams a Ucrania, algo que el Pentágono ha dicho durante meses que no tiene intención de hacer dados los costos logísticos de su mantenimiento.

«Nos han puesto en una posición difícil», declaró este jueves a CNN un alto funcionario de la administración Biden, añadiendo que los alemanes exigen tanques por tanques y no ceden a la hora de considerar cualquier otra oferta que EE.UU. haya hecho para incitar a Berlín a enviar los Leopard.

El enfrentamiento por el envío de tanques se produce en medio de un debate mucho más amplio entre Estados Unidos y sus aliados europeos sobre si enviar armamento cada vez más sofisticado a Ucrania, incluidos misiles de mayor alcance que permitirían a Ucrania alcanzar objetivos situados a una distancia de hasta 320 kilómetros.

Militares polacos conducen un tanque Leopard durante una demostración de fuego real en el campo de entrenamiento de Nowa Deba en septiembre de 2022. (Omar Marques/Getty Images)

El Reino Unido, Polonia, Finlandia y los países bálticos presionan para que los miembros de la OTAN proporcionen equipos más pesados a Kyiv en lo que consideran un punto de inflexión clave en la guerra. Tanto Ucrania como Rusia parecen estar preparándose para nuevas ofensivas y hay indicios de que Moscú podría estar preparando una movilización adicional de tropas.

publicidad

La semana pasada, los británicos añadieron presión a sus aliados occidentales al anunciar que enviarían 14 de sus tanques Challenger a Ucrania. Pero Alemania y Estados Unidos hasta el miércoles seguían oponiéndose a la idea de enviar sus propios tanques.

Berlín arrastró entonces a la administración Biden a un enfrentamiento más profundo, sugiriendo que su envío de tanques estaba supeditado a que Estados Unidos hiciera lo mismo.

«Si Estados Unidos decide enviar carros de combate a Ucrania, será más fácil para Alemania», declaró el vicecanciller alemán Robert Habeck a Bloomberg desde Davos este martes.

Consultado este miércoles en Davos sobre el suministro de carros de combate a Ucrania, el canciller alemán, Olaf Scholz, hizo una observación similar, afirmando que Alemania estaba «estratégicamente entrelazada junto con nuestros amigos y socios» y que «nunca hacemos algo solos, sino junto con otros, especialmente con Estados Unidos».

Tanques estadounidenses M1 Abrams al final de los ejercicios militares conjuntos, en el campo de entrenamiento de Nowa Deba, el 21 de septiembre de 2022.

En lo que pareció ser una suavización de la postura alemana, el ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, que acaba de asumir el cargo esta semana, declaró este jueves por la noche a The New York Times que «no tenía conocimiento de que existiera tal vinculación» entre la necesidad de EE.UU. de enviar tanques para que Alemania los enviara. Pero no se comprometió en firme.

Un funcionario occidental explicó que para Scholz, la cuestión de los tanques «es una línea roja, roja, roja. Tanques alemanes (luchando) de nuevo contra Rusia. Es una cuestión moral. Comprensible, desde el punto de vista histórico. Aun así, hablando de carga moral, ojalá los alemanes simpatizaran más hoy en día con Polonia. Por no hablar de Ucrania. ¿Acaso los tanques alemanes no mataron también a ucranianos hace 80 años? Ahora pueden defenderlos de la bárbara agresión rusa».

Aumenta la presión en Berlín

En vísperas de una reunión de este jueves en Berlín entre el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, y su homólogo alemán, un alto funcionario de defensa estadounidense declaró que Estados Unidos es «muy optimista de que avanzaremos» en la cuestión de los tanques.

Pero no todo el mundo en el gobierno estadounidense comparte ese optimismo. Varios altos funcionarios de la administración expresaron en privado su frustración con los funcionarios alemanes por hacer lo que Estados Unidos considera una falsa equivalencia entre los tanques estadounidenses y los alemanes.

El recién nombrado ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, y el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin III, se dan la mano antes de una declaración en el ministerio de Defensa en Berlín, Alemania, el 19 de enero.

«Es una tontería», dijo un alto funcionario de la administración sobre la petición alemana de tanques estadounidenses junto a los alemanes. «Es como si pensaran que son iguales y no lo son. No parece que entiendan la diferencia».

Funcionarios estadounidenses familiarizados con la situación dijeron este jueves a CNN que la cuestión de los tanques sigue sin decidirse antes de la reunión del viernes, y que sería sorprendente que Alemania cambiara de opinión, a pesar de la campaña de presión privada de Austin.

«Creo que si hubiera una preocupación por el hecho de estar solos en la provisión de esta capacidad, no debería ser una preocupación, pero al final del día, el gobierno alemán va a tomar una decisión soberana», dijo este miércoles el subsecretario de Defensa para Política, Colin Kahl.

En algunos rincones se está presionando para que Estados Unidos siga adelante y envíe tanques Abrams, simplemente como una forma de conseguir que los alemanes se sumen al proyecto.

«Scholz quiere estar en sintonía con Estados Unidos», dijo el representante Seth Moulton a CNN tras discutir el asunto con Scholz esta semana en Davos. «Creo que Estados Unidos debería ceder algunos tanques si eso es lo que necesita Alemania. Eso se llama liderazgo».

Mercenarios rusos construyen fortificación antitanques en Ucrania 0:53

Este miércoles, el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, sugirió que Varsovia podría simplemente ignorar cualquier límite que Alemania intente imponer a la exportación de Polonia de su suministro de los tanques de fabricación alemana.

«El consentimiento es una cuestión secundaria. O conseguimos ese consentimiento o nosotros mismos haremos lo que haya que hacer», dijo Morawiecki. «Alemania es el país menos proactivo del grupo, por decirlo suavemente. Seguiremos presionando al canciller».

Nuevo paquete de armas

Todo esto se produce mientras Estados Unidos anunció este jueves un nuevo paquete de seguridad para Ucrania por valor de US$ 2.500 millones, que incluye por primera vez vehículos de combate Stryker y más vehículos blindados de combate Bradley.

Pero el paquete no incluye tanques M1 Abrams, y es poco probable que EE.UU. vaya a proporcionarlos a corto plazo porque son difíciles y caros de suministrar y mantener, dijeron funcionarios estadounidenses.

«Una de las cosas en las que se ha centrado mucho el secretario Austin es que no deberíamos proporcionar a los ucranianos sistemas que no puedan reparar, que no puedan mantener y que a largo plazo no puedan permitirse, porque no es útil», dijo Kahl este miércoles. «Y no se trata de noticias en los medios o de lo que es simbólicamente valioso, sino de lo que realmente ayudará a Ucrania en el campo de batalla».

Un vehículo de combate Bradley de EE.UU. patrulla el campo de la ciudad de Qamishli, de mayoría kurda, en la provincia de Hasakeh, en el noreste de Siria, el 20 de abril. (Delil souleiman/AFP/Getty Images)

La subsecretaria de prensa del Pentágono, Sabrina Singh, echó más agua fría sobre la demanda alemana este jueves, diciendo a los periodistas que proporcionar los tanques Abrams «no tiene sentido.»

Singh pintó los Leopard como la mejor opción para Ucrania.

«Es un poco más fácil de mantener, pueden maniobrar a través de grandes porciones de territorio antes de que necesiten repostar. El mantenimiento y el alto costo que supondría mantener un Abrams es simplemente… no tiene sentido proporcionarles [tanques Abrams] a los ucranianos en este momento».

Los tanques occidentales representarían el arma ofensiva directa más poderosa proporcionada a Ucrania hasta el momento y, si se utilizan adecuadamente, podrían permitir a Ucrania retomar territorio frente a las fuerzas rusas que han tenido tiempo de cavar líneas defensivas. Estados Unidos ha empezado a suministrar tanques T-72 reacondicionados de la era soviética, pero los modernos tanques occidentales están una generación por delante en cuanto a su capacidad adquirir y batir blancos enemigos.

Las autoridades ucranianas han afirmado que necesitarán unos 300 de estos modernos tanques para rechazar a los rusos, y el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores calcula que hay unos 2.000 tanques Leopard repartidos por toda Europa.

Soldados ucranianos reciben brazos biónicos 0:54

«Acogemos con satisfacción la decisión audaz y muy oportuna del Reino Unido de transferir el primer escuadrón de tanques Challenger 2 a Ucrania», declararon el jueves en un comunicado conjunto el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, y el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov. «Sin embargo, no es suficiente para alcanzar los objetivos operativos».

Los ministros ucranianos hicieron un llamamiento a los países que tienen en su inventario tanques Leopard 2, entre ellos Alemania, Canadá, Dinamarca, España, Finlandia, Grecia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suecia y Turquía, y prometieron «utilizar estas armas de forma responsable y exclusivamente para proteger la integridad territorial de Ucrania dentro de las fronteras reconocidas internacionalmente».

Misiles de largo alcance

El debate entre los aliados sobre hasta dónde llegar en el armamento de Ucrania, especialmente en lo que se refiere a misiles de largo alcance, refleja un desacuerdo más amplio sobre los riesgos de escalada entre la OTAN y Rusia.

Hasta la fecha, Estados Unidos se ha negado a enviar misiles de largo alcance conocidos como ATACMS a Ucrania por temor a que pudieran utilizarse para atacar objetivos dentro de Rusia. Pero en consonancia con la actitud más extensiva de Londres hacia el apoyo militar a Ucrania, algunos funcionarios británicos han expresado su disposición a suministrar los sistemas de largo alcance, según dijeron a CNN fuentes familiarizadas con el asunto.

En esta foto de archivo publicada por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, el Sistema de Misiles Tácticos del Ejército de Estados Unidos (ATACMS) dispara un misil en el Mar del Este durante un simulacro conjunto de misiles entre Corea del Sur y Estados Unidos en julio de 2017.

Por ahora, Estados Unidos sigue oponiéndose a la idea.

«En cuanto al sistema ATACMS, creo que estamos más o menos en la posición de estar ‘de acuerdo en no estar de acuerdo'», declaró Kahl a la prensa este miércoles.

Tomando nota de la postura pública más agresiva de los británicos, los funcionarios ucranianos han pedido al Reino Unido que asuma un papel más destacado en la reunión deeste viernes, dijeron a CNN personas familiarizadas con sus peticiones. También quieren que los funcionarios británicos informen de forma más agresiva a los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa aliados sobre lo que los ucranianos creen que son las realidades operativas de la guerra y lo que necesitan para ganarla.

Estas discusiones se están llevando a cabo en silencio, porque tradicionalmente el Reino Unido no ha querido que se le considere en desacuerdo con sus aliados. Pero hay indicios de que Londres está cada vez más dispuesto a romper públicamente con Estados Unidos, como ha ocurrido recientemente con su anuncio de que suministrará tanques a Ucrania.

Antes de visitar Washington esta semana, el ministro británico de Asuntos Exteriores, James Cleverly, también defendió en un artículo de opinión que «ahora es el momento de acelerar e ir más lejos y más rápido en dar a Ucrania el apoyo que necesita».

Video muestra un tiroteo entre tropas ucranianas y rusas en Soledar 1:20

«Esta guerra se ha prolongado ya durante mucho tiempo. Y ahora es el momento de llevarla a su conclusión», añadió Cleverly, en una conversación con CNN en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales el miércoles.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también intervino este miércoles, pidiendo que los aliados suministren armamento «más pesado» y moderno.

«El mensaje principal [en Ramstein] será más apoyo y un apoyo más avanzado, armas más pesadas y armas más modernas», dijo Stoltenberg, refiriéndose a la reunión del Grupo de Contacto de los líderes de defensa de la OTAN en la base aérea de Ramstein el viernes. «Porque esta es una lucha por nuestros valores, es una lucha por la democracia y sólo tenemos que demostrar que la democracia vence a la tiranía y la opresión».

Con información de Alex Marquardt, Jennifer Hansler y Haley Britzky.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
15 ° C
16.2 °
13.5 °
64 %
4.1kmh
0 %
Lun
18 °
Mar
20 °
Mié
19 °
Jue
19 °
Vie
16 °

Artículos relacionados