La popular cadena de cines Pacific y Arclight, que cuenta con algunas de las salas más tradicionales que existen en la ciudad de Los Ángeles, anunció que no volverá a abrir sus puertas tras el cierre de más de un año por la pandemia de coronavirus.

“A pesar de un enorme esfuerzo que agotó todas las opciones potenciales, la compañía no tiene un camino viable por delante”, señaló un comunicado de la compañía Decurion, propietaria de ambas cadenas, según consignan diarios de esa ciudad.

Esta decisión implica que el próximo 15 de junio, fecha prevista para la reapertura de salas, haya unos 300 reductos menos, que son los que opera esta cadena en todo el estado.

Entre ellos aparece el domo emplazado en Sunset Boulevard, uno de los emblemas de esa zona, que fue homenajeado por Quentin Tarantino en el filme Había una vez en Hollywood.

Publicidad

La cadena Arclight, ubicada en Culver City, será otra de las grandes pérdidas con este anuncio, tal como lo lamentó en su cuenta de Twitter Rian Johnson, director de El último Jedi.

“Todos y cada uno de las personas que trabajaban en Arclight amaban las películas y eso podías sentirlo. Era mi sitio para cuando quería estudiar una película. Y el domo era un lugar de encuentro sagrado. Los cines son una experiencia demasiado poderosa como para dejarlos desvanecer?, escribió el realizador.

A pesar de que ya se anticipó que varias salas no lograrán sobrevivir al cierre por la pandemia, aún no existen cifras exactas de este impacto.

Publicidad