El reconocido cineasta, en asociación con Humane Society International, hizo un cortometraje que busca concientizar sobre la crueldad a la que exponen a los animales de laboratorio, práctica frecuente en industrias cosméticas y químicas aún habiendo otras alternativas. En el corto, un conejo llamado Ralph cuenta cómo es su vida: