¿Por qué hay protestas en Reino Unido? Lo que reclaman enfermeros, maestros y otros trabajadores

(CNN) –– “El país no está contento y eso se siente en las calles”, me dice un taxista en el centro de Londres cuando le pregunto cómo va su negocio desde que comenzó el 2023.

Y él no es el único: el malestar que sintieron los trabajadores de distintos sectores de la economía durante el 2022 continúa en el 2023, y se espera que cientos de miles de ellos se unan a las protestas en febrero y los meses que vienen.

El Reino Unido vive un momento difícil que no se ve hace décadas producto de la caída en el nivel de vida y de los salarios que no pueden seguirle el paso de la inflación.

¿Quiénes protestan en Reino Unido?

Maestros, profesores universitarios, conductores de trenes y autobuses, funcionarios públicos y guardias de seguridad en siete sindicatos, entre otros, paralizan sus labores a comienzos de febrero, de acuerdo la agencia de noticias británica PA Media.

Los maestros en Inglaterra y Gales que integran el Sindicato Nacional de Educación (NEU, por sus siglas en inglés) comienzan una protesta que afectará a unas 23.000 escuelas, según PA Media. Aunque el Ministerio de Educación les ofreció un 5% de aumento para 2023, ellos exigen un alza salarial por encima de la inflación, que en diciembre superó el 9% anualizado, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido.

publicidad

PA reporta que aproximadamente 70.000 profesores de 150 universidades del país también se unen a estas huelgas durante febrero y marzo. Sus reclamos incluyen mejoras salariales, de condiciones de trabajo y de pensiones.

En el sector del transporte, los maquinistas de tren continúan una larga disputa por sus sueldos que empezó en 2022 y que afectó a miles de pasajeros en una nación que depende fuertemente del transporte público, sobre todo en Londres.

Pese a un aumento del 4% ofrecido el año pasado y otro del 4% este año, los representantes sindicales rechazaron la oferta oponiéndose a las actuales condiciones laborales, que incluyen la obligación de trabajar los domingos, entre otros puntos, según reportó PA.

Los servicios de autobuses, especialmente en la capital, también se unieron a las huelgas en diciembre y continuarán con los reclamos en 2023.

Los funcionarios públicos no se han quedado atrás. Se espera que hasta 100.000 miembros del Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales realicen huelgas este año, según PA Media. El gremio incluye a trabajadores de inmigración, quienes estuvieron de paro por ocho días en diciembre, además del personal de museos y otras entidades gubernamentales.

Y los trabajadores del servicio postal también suspendieron sus labores algunos días en diciembre, el mes de mayor actividad para ellos, lo que hizo que muchos de nosotros no enviáramos tarjetas de Navidad.

¿Y el sector de la salud?

El Servicio Nacional de Salud, más conocido como NHS por sus siglas en inglés y considerado un emblema de los británicos, también se vio afectado por el descontento laboral y las huelgas, trayendo más dolores de cabeza para el gobierno. Una de las primeras promesas de la ex primera ministra Liz Truss fue salvar a esta institución considerada en crisis, sobre todo luego de la pandemia de covid-19.

El sindicato más grande de enfermeros del Reino Unido llamó a una de las huelgas más simbólicas por primera vez en 106 años, en diciembre. Mientras tanto, las protestas continúan en todo el país en febrero.

Estos trabajadores de salud se enfrentan día a día a la falta de personal, los salarios bajos y las listas de espera interminables con hospitales abarrotados de pacientes. Todo esto, luego de su sacrificada y meritoria labor durante la pandemia.

“La realidad es que, todos los días, los enfermeros en todo Reino Unido ingresan a hospitales con poco personal”, dijo Andrea Mackay a CNN en diciembre del 2022 con motivo de la primera huelga. Mackay ha trabajado como enfermera en un hospital en el suroeste de Inglaterra por 7 años.

“Durante uno de mis peores turnos, yo fui la única enfermera para cuidar a 28 niños enfermos”, añadió Jessie Collins, enfermera pediátrica.

Los trabajadores de ambulancias también se unieron a las voces de protesta, con paros pautados para febrero y marzo.

¿Por qué protestan?

El impacto de la inflación en el costo de vida, en especial el alza de precios de los alimentos y la energía, han dejado a los británicos en peores condiciones para el 2023.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas, ajustados por inflación, los salarios en el país han sufrido una de las caídas más pronunciadas desde que comenzaron los registros en 2001.

Los trabajadores han experimentado el mayor descenso en su poder adquisitivo en más de 20 años entre abril y junio del 2022. Los sueldos reales promedio, que tienen en cuenta el aumento de precios, cayeron en un 3%.

Y las perspectivas para la economía británica, que aún no se recupera completamente de la pandemia de covid-19, no ayudan. Un reciente pronóstico publicado por el Fondo Monetario Internacional para este año indica que el Reino Unido se ha quedado atrás entre las economías más avanzadas del mundo. Se espera que su PIB caiga 0,6%, con lo que sería el único país del G7 con proyecciones de contracción económica.

La inestabilidad en el gobierno durante 2022 tampoco aportó a que los trabajadores se sientan protegidos y puedan tener la esperanza de una mejora económica. En octubre, Rishi Sunak asumió como el quinto primer ministro conservador en seis años, luego de que su predecesora, Liz Truss, presentara un resistido programa de financiero que en pocas semanas le terminó costando el puesto.

¿Qué dice el gobierno?

El gobierno de Sunak, que lleva casi 100 días en el número 10 de Downing Street, asegura que no puede solventar las demandas de sindicatos del sector público.

En el caso de las huelgas ferroviarias, el gobierno conservador afirma que la responsabilidad es de las empresas privadas, a pesar de que es el gobierno el que controla cómo el dinero es invertido y de que rescataron financieramente a estas mismas compañías durante la pandemia.

Durante un evento con trabajadores del Sistema Nacional de Salud, Sunak no pudo esquivar las preguntas de la audiencia sobre las huelgas y aseguró que no desea elevar los impuestos a la población para mejorar los salarios.

“No quiero hacer eso porque ya es bastante duro para ustedes en casa, con cuentas por pagar y todo lo demás”, dijo Sunak. “Lo más importante en este momento es reducir la inflación”, añadió el primer ministro ante el silencio del auditorio.

Sus palabras no parecen calmar los ánimos y el descontento en el país.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
21 ° C
23.1 °
14.9 °
48 %
1.5kmh
0 %
Mar
31 °
Mié
32 °
Jue
31 °
Vie
30 °
Sáb
30 °

Artículos relacionados