La semana en que la tecnología volvió a ser emocionante

(CNN) — Seamos sinceros: durante gran parte de la última década, los eventos de tecnología han sido bastante aburridos.

Ejecutivos vestidos con ropa informal de negocios suben al escenario y fingen que unos cuantos retoques en la cámara y el procesador hacen que el teléfono de este año sea profundamente diferente del modelo del año pasado, o que añadir una pantalla táctil a otro producto más es estar a la vanguardia.

Pero eso cambió radicalmente esta semana. Algunas de las mayores empresas del mundo anunciaron importantes mejoras en sus servicios, algunos de los cuales son fundamentales en nuestra vida cotidiana y en nuestra experiencia con internet. En todos los casos, los cambios se basan en una nueva tecnología de inteligencia artificial que permite respuestas más complejas y conversacionales.

El martes, Microsoft anunció un renovado motor de búsqueda Bing que utiliza las capacidades de ChatGPT, la herramienta de inteligencia artificial (IA) viral creada por OpenAI, empresa en la que Microsoft invirtió recientemente miles de millones de dólares. Bing no solo ofrecerá una lista de resultados de búsqueda, sino que también responderá preguntas, chateará con los usuarios y generará contenidos en respuesta a las consultas de los usuarios. Y ya hay rumores de otro evento el mes que viene para que Microsoft demuestre funciones similares en sus productos de Office, incluidos Word, PowerPoint y Outlook.

El miércoles, Google celebró un evento para detallar cómo planea utilizar una tecnología de IA similar para permitir que su motor de búsqueda ofrezca respuestas más complejas y conversacionales a las consultas. Los gigantes tecnológicos chinos Alibaba y Baidu también dijeron esta semana que lanzarían sus propios servicios del estilo de ChatGPT. Y seguro que otras empresas no tardarán en seguir su ejemplo.

publicidad

Tras años de actualizaciones graduales de los teléfonos inteligentes, la promesa de un 5G que aún no ha despegado y las redes sociales copiando las funciones de las demás hasta que todas parecen iguales, la avalancha de anuncios relacionados con la IA de esta semana parece un soplo de aire fresco.

Sí, hay preocupaciones muy reales sobre el potencial de esta tecnología para difundir prejuicios e información inexacta, como ocurrió en una demostración de Google esta semana. Y sin duda es probable que numerosas empresas introduzcan chatbots de IA que simplemente no necesitan. Pero estas funciones son divertidas, tienen el potencial de devolvernos horas al día y, quizá lo más importante, algunas están aquí ahora mismo para probarlas.

Bard, chatbot de Google, falla respuesta en una demostración 1:08

¿Necesitas redactar un anuncio inmobiliario o una reseña anual para un empleado? Introduce unas cuantas palabras clave en la barra de consulta de ChatGPT y tendrás el primer borrador listo en tres segundos. ¿Quieres hacer un plan de comidas rápido y una lista de compras basada en tus sensibilidades dietéticas? Bing, aparentemente, lo tiene cubierto.

Si la introducción de los teléfonos inteligentes definió la década de 2000, gran parte de la década de 2010 en Silicon Valley se definió por las ambiciosas tecnologías que no llegaron del todo: vehículos autoconducidos probados en las carreteras, pero aún no listos para el uso diario; productos de realidad virtual que mejoraron y se abarataron, pero aún no encontraron la adopción masiva; y la promesa de 5G para impulsar experiencias avanzadas que no llegaron a hacerse realidad, al menos no todavía.

Pero el cambio tecnológico, como la idea de Ernest Hemingway sobre la bancarrota, tiene una forma de llegar gradualmente, y luego de repente. El iPhone, por ejemplo, estuvo en desarrollo durante años antes de que Steve Jobs asombrara a la gente en 2007. Del mismo modo, OpenAi, la empresa que está detrás de ChatGPT, se fundó hace siete años y lanzó una versión anterior de su sistema de IA llamada GPT3 en 2020.

«ChatGPT irrumpió en el mercado y en la conciencia de la gente», dijo Bern Elliot, analista de Gartner, «pero esto ha tardado mucho tiempo en gestarse».

Más que eso, los sistemas de inteligencia artificial han sustentado durante años muchas de las funciones que ahora la gente da por sentadas, desde las recomendaciones de contenidos en las plataformas de redes sociales y las herramientas de autocompletado en el correo electrónico hasta los asistentes de voz y las herramientas de reconocimiento facial. Pero cuando ChatGPT se hizo público en noviembre, puso el poder de los sistemas de IA al alcance de millones de personas de una forma entretenida e inmediatamente comprensible. Al mismo tiempo, ChatGPT hizo mucho más fácil ver cuánto ha avanzado la tecnología en los últimos años e imaginar el enorme potencial de impacto que podría tener en todos los sectores.

«Cuando aparecen nuevas generaciones de tecnologías, a menudo no son especialmente visibles porque no han madurado lo suficiente como para que se pueda hacer algo con ellas», afirma Elliott. «Cuando están más maduras, empiezas a verlas con el tiempo -ya sea en un entorno industrial o entre bastidores-, pero cuando es directamente accesible para la gente, como con ChatGPT, es cuando hay más interés público, de forma rápida».

Ahora que ChatGPT ha ganado adeptos y ha impulsado a grandes empresas a implantar funciones similares, no solo preocupa su precisión, sino también su impacto en personas reales.

A algunos les preocupa que pueda trastornar sectores y dejar sin trabajo a artistas, tutores, programadores, escritores y periodistas. Otros son más optimistas y afirman que permitirá a los empleados hacer listas de tareas con mayor eficiencia o centrarse en tareas de más alto nivel. En cualquier caso, es probable que obligue a las industrias a evolucionar y cambiar, pero eso no es necesariamente malo.

«Las nuevas tecnologías siempre conllevan nuevos riesgos y nosotros, como sociedad, tendremos que afrontarlos, como implantar políticas de uso aceptable y educar al público en general sobre cómo utilizarlas correctamente. Harán falta directrices», afirma Elliott.

Muchos expertos con los que he hablado en las últimas semanas han comparado el cambio de la IA con los primeros días de la calculadora y cómo los educadores y científicos temieron en su día que pudiera inhibir nuestros conocimientos básicos de matemáticas. El mismo temor existía con las herramientas de corrección ortográfica y gramatical.

Aunque las herramientas de IA aún están en pañales, esta semana puede representar el inicio de una nueva forma de hacer las tareas, similar a cómo el iPhone cambió la informática y la comunicación en junio de 2007. Pero esta vez podría ser en forma de navegador Bing.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
21 ° C
22.9 °
17.5 °
53 %
1.5kmh
0 %
Sáb
29 °
Dom
31 °
Lun
32 °
Mar
31 °
Mié
32 °

Artículos relacionados