Google fue un empleador muy querido durante años. Luego despidió a miles por correo electrónico

Nueva York (CNN) — La mañana del 20 de enero, un empleado de Google tuvo que llamar al servicio de asistencia técnica tras recibir un mensaje de error inusual cuando intentó iniciar sesión en su sistema de trabajo.

El jefe de otro empleado estaba de vacaciones, así que no tenía a nadie a quien recurrir cuando empezaron a circular rumores de despidos.

Un tercero se despertaba con las demandas de su hijo pequeño cuando su teléfono empezó a zumbar con mensajes de texto preguntando: «¿Estás a salvo?».

Los tres empleados, que hablaron con CNN bajo condición de anonimato, se encontraban entre los 12.000 trabajadores despedidos por Google ese día. Aunque el alcance de los despidos fue asombroso, y con diferencia los mayores recortes de su historia, fue la forma en que se gestionaron los recortes lo que dejó atónitos a muchos dentro y fuera de la empresa.

Google, que durante años fue la mejor empresa para trabajar en Estados Unidos, despidió a miles de trabajadores por correo electrónico. Y no a cualquier empleado: veteranos que llevaban décadas en la empresa, al menos un empleado de baja médica e incluso una empleada que estaba dando a luz a su segundo hijo fueron despedidos, sin explicaciones. Los empleados tuvieron que apresurarse para averiguar quién había sido despedido y los afectados no tuvieron la oportunidad de despedirse de sus compañeros ni de recoger sus despachos, según explicaron antiguos trabajadores a CNN.

publicidad

Para muchos, el planteamiento de Google respecto a los despidos, aunque no es único, parece desentonar con su famosa cultura centrada en el empleado. Google ha sido durante años el prototipo de empresa que daba prioridad al bienestar de sus empleados, un hecho casi tan importante para su imagen pública como su principal motor de búsqueda. Los empleados recibían grandes paquetes de compensación y beneficios, desde rocódromos en la oficina y comidas gourmet gratuitas hasta masajes en el trabajo y guarderías. La empresa implicaba a sus empleados en una misión común y les animaba a compartir libremente incluso sus opiniones críticas en el trabajo. Conocido por su mantra de «no seas malvado», Google funcionaba con otra ética, posiblemente sinónima: «No seas corporativo».

Pero para algunos antiguos empleados afectados por los despidos, los recortes no son más que el último ejemplo de un cambio de cultura que, según ellos, lleva años produciéndose en Google. Una cultura que valoraba la franqueza y premiaba a los empleados se ha visto cada vez más puesta a prueba y erosionada por escándalos internos, huelgas, el creciente escrutinio público, las exigencias empresariales y la realidad de que, a pesar de los esfuerzos de los líderes anteriores, o más probablemente debido a esos esfuerzos, Google se convirtió de hecho en una gran empresa.

En entrevistas concedidas a CNN, más de media docena de antiguos y actuales empleados de Google, entre ellos varios afectados por los recientes despidos, describieron una empresa cuya cultura lleva años cambiando de forma sutil e importante, como la reducción de las ventajas, la reducción del acceso a los altos cargos y un enfoque más centrado en las ganancias empresariales a corto plazo que en la visión a largo plazo.

«Al final del día, y probablemente al principio del día, hay una devoción permanente por los ingresos y el crecimiento aparentemente sin fin», dijo a CNN otro empleado afectado por el despido masivo de enero. «Y eso se hace sin pensar en el bienestar de los empleados al final».

Margaret O’Mara, historiadora de la tecnología y profesora de la Universidad de Washington que ha escrito sobre la evolución de Silicon Valley, dijo que los despidos de Google por correo electrónico «reflejan este problema de que … Google se ha convertido en una empresa tan grande y, algunos dirían, burocrática». Ese crecimiento hace que sea «particularmente» difícil para Google «mantener [su imagen] de que ‘somos un capitalismo más amable y gentil, somos Google-y, estamos centrados en las personas'».

Cuando se le pidió que comentara esta historia, Google remitió a CNN a la entrada de su blog sobre los despidos de enero. La empresa describió los despidos como una «decisión difícil para prepararnos para el futuro» en medio de un entorno económico difícil, y se disculpó por «decir adiós a algunas personas con un talento increíble que nos costó mucho contratar y con las que nos ha encantado trabajar».

Google es conocido desde hace años por ofrecer a sus empleados ventajas como guarderías, masajes, lavandería y rocódromos.

Los cambios en Google son emblemáticos de una evolución más amplia en el sector tecnológico, a medida que Silicon Valley madura y los fundadores que deseaban hacer las cosas de forma diferente se ven presionados para apaciguar a Wall Street o son sustituidos por ejecutivos con antecedentes más corporativos.

Otras grandes empresas tecnológicas han despedido a miles de trabajadores en los últimos meses, muchos de ellos de sus divisiones más experimentales e innovadoras, a medida que el sector se enfrenta a la realidad de que quizá no pueda seguir creciendo a una velocidad vertiginosa para siempre. Es posible que las empresas tecnológicas también estén intentando recuperar cierta influencia sobre sus empleados después de años en los que —a través del activismo de los trabajadores, un mercado laboral tenso y un cambio negativo en la percepción pública de los gigantes tecnológicos— los trabajadores mantuvieron un poder significativo.

«Creo que la tecnología ya no es inmune», dijo un antiguo empleado, añadiendo que los despidos marcaron «una especie de primer movimiento, o tal vez el movimiento final, de Google y muchas de las otras empresas tecnológicas volviéndose un poco más normales».

«Muchos de los trabajadores de abajo estamos confundidos sobre hacia dónde se dirige la tecnología», dijo el antiguo empleado.

No es una empresa convencional

Cuando Claire Stapleton se incorporó a Google en 2007, la empresa era relativamente nueva y acababa de entrar por primera vez en la lista de Fortune de las 100 mejores empresas para trabajar. Durante sus primeros años allí, trabajó en marketing y llegó a ser conocida como «El Bardo de Google» por los correos electrónicos internos que enviaba celebrando la cultura de la empresa.

«Para mí, no se trataba de los toboganes, los rocódromos y el hecho de que te reembolsaran la conexión Wi-Fi, sino de la gente, de la misión y de la sensación de que la empresa era muy creativa y libre», declaró Stapleton a CNN en una entrevista.

Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, escribieron en su primera carta a los accionistas en 2004 que «Google no es una empresa convencional. No pretendemos convertirnos en una». Entre los principios básicos de la empresa expuestos en esa carta figuraba que «nuestros empleados, que se han autodenominado Googlers, lo son todo», y decían a los accionistas que «esperaran de nosotros que añadiéramos beneficios [para los empleados] en lugar de reducirlos con el tiempo».

La empresa hizo hincapié en el mensaje de que sus empleados formaban parte de una misión más amplia para hacer del mundo un lugar mejor y más inteligente. Google ha sido conocida por permitir a sus trabajadores dedicar el 20% de su tiempo a proyectos paralelos que en ocasiones se convertían en productos reales. Antiguos empleados recuerdan cuando Page y Brin todavía organizaban reuniones semanales para todos los empleados, conocidas internamente como «TGIFs». Otros antiguos empleados hablaron de una práctica que aún se sigue aplicando en las entrevistas de trabajo para comprobar si los posibles nuevos empleados son «Google-yness», es decir, si su personalidad encaja con la cultura de colaboración y apertura de la empresa.

Claire Stapleton, una de las organizadoras del paro de Google de 2018 por acoso sexual y mala conducta, dijo que la cultura de la empresa había cambiado desde el año en que ella comenzó, cuando fue nombrada el mejor empleador de Estados Unidos.

El ejemplo de Google sentó las bases para una oleada de empresas de la nueva era que trataron de emular su ejemplo con plantas abiertas, mesas de ping pong en las oficinas y lujosos eventos fuera de ellas. Pero muchos señalan 2015 como punto de inflexión.

En marzo de ese año, Ruth Porat, hasta entonces directora financiera de Morgan Stanley y una de las mujeres más poderosas de Wall Street, se convirtió en directora financiera de Google. Meses después, Page y Brin anunciaron que Sundar Pichai asumiría el cargo de consejero delegado de Google y que la empresa se reestructuraría para separar Google y el resto de ambiciosos proyectos de la compañía en filiales de Alphabet. También fue por entonces cuando Google eliminó «no seas malvado» de su código de conducta, sustituyéndolo por «haz lo correcto.»

«Contratas a banqueros y directores financieros de Wall Street y entonces tienden a querer complacer a Wall Street, y te alejas un poco de lo que quizá pretendían los fundadores», dijo un antiguo empleado afectado por los despidos. Pero, añadió, los fundadores siguieron invirtiendo mucho en la empresa «así que lo aprueban».

La transición de Google a Alphabet sentó las bases para un enorme crecimiento en el precio de las acciones de la empresa, pero también cambió la naturaleza de lo que significaba trabajar para el gigante tecnológico, dijo Cameron Rout, un gerente de producto que estuvo entre los despedidos en enero. De repente, muchos de los proyectos más ambiciosos se derivaron a otras unidades de negocio.

Muchos de los trabajadores de abajo estamos confundidos sobre hacia dónde se dirige la tecnología».

Empleado de Google afectado por los despidos de enero

«El problema era que, de repente, no trabajabas para una empresa que enviaba cosas al espacio o construía coches autónomos», explica Rout. Google siempre fue, en esencia, un negocio de publicidad, pero, según él, «había una identidad asociada a Google en la que la gente sabía que podías estar en el equipo que fabricaba coches autónomos».

La cultura y la reputación de Google se cuestionaron aún más con una serie de eventos en 2017 y 2018, cuando los empleados organizaron huelgas masivas para protestar por lo que decían que era una cultura del lugar de trabajo que había hecho la vista gorda ante el acoso sexual y la discriminación. En aquel momento, los empleados también expresaron su preocupación por las relaciones comerciales de Google con el ejército, el trabajo en China y las acusaciones de que la empresa tomaba represalias contra los trabajadores que la criticaban.

Tras las huelgas, Google introdujo algunos cambios positivos, como poner fin al arbitraje forzoso para las denuncias de acoso y abuso sexual presentadas por los empleados. Pero también reprimió aún más la transparencia y apertura internas que habían sido su sello distintivo, según Stapleton, quien ayudó a organizar las huelgas y dejó Google en 2019 después de que la compañía supuestamente tomara represalias contra ella. (Google dijo en ese momento que una investigación interna no encontró evidencia de represalias).

Stapleton, que ahora escribe el boletín Tech Support dirigido a los trabajadores de la industria, dijo que «uno de los principales puntos de inflexión» fue cuando Google redujo el amplio acceso a los documentos en su intranet de Google y a los eventos del calendario público de otros trabajadores, haciendo que muchos de ellos solo fueran de conocimiento necesario después de las protestas.

«Es un gran ejemplo de la tensión en la cultura… todo el mundo tenía calendarios abiertos desde siempre», dijo, «que se pudiera ver el calendario de cualquiera era casi una flexión de la cultura, como si fuéramos tan confiados y abiertos. Y luego, de repente, querían reducirlo drásticamente para proteger el poder».

Más recientemente, según los antiguos empleados, Google ha reducido los beneficios materiales, como los masajes en la oficina y los presupuestos para viajes y reuniones fuera de ella. «Creo que muchos de nosotros esperábamos que fuera suficiente para mantener nuestros puestos de trabajo porque estaban recortando todos estos gastos», dijo un trabajador despedido.

Pero el mayor efecto ha sido el cambio de una cultura que antes acogía con satisfacción las opiniones y críticas de los empleados.

Un antiguo empleado, cuyo trabajo consistía en abogar en varios equipos por el bienestar de los usuarios y el equilibrio en su relación con la tecnología, se sintió frustrado tras verse repetidamente excluido y «apartado de conversaciones» y proyectos mientras intentaba impulsar también las prácticas de bienestar de los empleados. La exempleada acabó cogiendo una baja por salud mental por agotamiento.

«Una de las cosas que realmente estaba abordando en mi licencia, en términos de agotamiento, era este sentido de tratar de conciliar la diferencia entre el discurso sobre la pertenencia», dijo el exempleado a CNN, «y darse cuenta de que incluso con todo el discurso de la inclusión, en realidad no podía aparecer como mi ser completo y auténtico en el trabajo».

El empleado aún estaba de baja por salud mental cuando le notificaron que había sido despedido en enero.

Ansiedad e ira tras los despidos

Google, al igual que otras empresas tecnológicas que han anunciado despidos recientemente, planteó los recortes como una necesidad económica.

Alphabet incrementó su plantilla en más de 50.000 empleados en los dos últimos años, ya que el auge de la demanda de sus servicios durante la pandemia disparó los beneficios. Pero en los últimos trimestres, el negocio principal de publicidad digital de la empresa se ha ralentizado porque el temor a la recesión ha hecho que los anunciantes reduzcan su gasto.

«La empresa está afrontando algunos retos reales, ya sea por el contexto legal y normativo… y por un contexto macroeconómico que, en el mejor de los casos, es incierto», afirmó Scott Kessler, responsable del sector tecnológico mundial de la firma de investigación Third Bridge. En febrero, Alphabet registró un fuerte descenso de sus beneficios en los tres últimos meses de 2022, y se espera que en el trimestre en curso vuelvan a caer en términos interanuales.

A pesar de algunas frustraciones con la forma en que se llevaron a cabo los despidos, Google no abandonó del todo su compromiso con los empleados en el proceso, señaló Rout. Los empleados estadounidenses afectados recibieron al menos 16 semanas de salario en concepto de indemnización, además de otros beneficios, uno de los paquetes más generosos ofrecidos a empleados despedidos recientemente por gigantes tecnológicos.

Aun así, los despidos han creado inseguridad y frustración entre los empleados que permanecen en la empresa, según empleados actuales y antiguos.

Miembros del Sindicato de Trabajadores de Alphabet se manifestaron frente a la oficina de Google en Nueva York en enero tras los despidos. Cientos de nuevos empleados se han afiliado al sindicato desde los despidos, según declaró a CNN un miembro de la organización.

Cientos de empleados de Google en Suiza organizaron una huelga la semana pasada para protestar por los despidos, en parte por la frustración ante la falta de transparencia. Mientras tanto, en Estados Unidos, cientos de trabajadores más se han unido al sindicato de base Alphabet Workers Union desde que se anunciaron los despidos, según Hayden Lawrence, actual ingeniero de Google y miembro de AWU. Los trabajadores que permanecen en la empresa están «enfadados», afirma Lawrence, y «asustados» ante la posibilidad de que se produzcan más recortes, con pocas garantías de que un buen rendimiento o una larga permanencia en la empresa les protejan.

«Hay una especie de mito en la tecnología que mucha gente cree, que con una buena ética de trabajo y tu propio rendimiento, podrás seguir siendo empleado», dijo Lawrence a CNN. «Pero creo que hemos visto que no puedes confiar sólo en dar lo mejor de ti individualmente, necesitamos trabajar juntos colectivamente y organizarnos».

Los trabajadores de Google de todo el mundo hicieron circular durante el fin de semana una petición en la que pedían una mejor gestión de los despidos de la empresa, incluidas peticiones para que se dé prioridad a cubrir los nuevos puestos con empleados recién despedidos y se respeten los permisos parentales y otros permisos familiares programados. «En ninguna parte se ha tenido debidamente en cuenta la voz de los trabajadores, y sabemos que como trabajadores somos más fuertes juntos que solos», reza la carta abierta a Pichai, que este lunes habían firmado más de 1.400 empleados.

La creciente sensación de inseguridad no solo afecta a los empleados individualmente, sino que también corre el riesgo de erosionar lo que queda de la cultura interna original de Google. «El daño a los intangibles es muy importante», afirma Rout. «Es dolorosamente obvio desde dentro que no hay forma de que cualquier ganancia de acciones que vayas a obtener [valga la pena] por el daño a la cultura cuando la cultura de Google es su recurso más importante y todo el mundo lo sabe».

Antiguos empleados señalaron que el concepto de «seguridad psicológica» —que el exjefe de RRHH de Google, Laszlo Block, dijo que era clave para la cultura de la empresa al promover la colaboración y el intercambio abierto de información— se ve comprometido cuando los empleados empiezan a preocuparse por si son los siguientes.

«En cierto modo, Google está diciendo que ya no se preocupa por eso de la misma manera por la forma en que ha ejecutado los despidos y la forma en que está hablando de recortar las prestaciones y ese tipo de cosas», dijo Stapleton. Incluso los informes de que Google pidió a algunos empleados que compartan mesa en medio de la reducción de oficinas parecen reflejar ese cambio, dijo. «Es como si ya no fueras una persona de pleno derecho en la empresa. Antes era muy diferente».

Stapleton añadió que, aunque es casi seguro que Google seguirá siendo un lugar deseable para trabajar, como una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, el atractivo para los empleados puede que ahora se centre más en las ventajas materiales, como el salario, que en la creatividad y la camaradería que una vez definieron la cultura de la empresa. En otras palabras, será percibida como una empresa más convencional.

Aproximadamente un mes antes de los despidos de enero, un antiguo empleado dijo que Google había pintado «You Belong» en una de las paredes de su zona de trabajo. Formaba parte de una campaña interna más amplia para levantar la moral entre los empleados.

«Recuerdo que la primera vez que lo vi me dije: ‘Qué bonito’. Me gustó tanto que lo puse en mi portátil», explica el empleado. Pero tras los despidos, el mensaje le pareció «un chiste negro».

«Es como si pertenecieras a aquí, pero 12.000 de vosotros ya no pueden estar en el campus», dijo el empleado. «Hubo cierta desconexión, cierta pérdida de comunicación sobre la empresa y la dirección que estábamos tomando».

Últimas noticias

Santiago
niebla
8.3 ° C
11.2 °
5.5 °
100 %
0.9kmh
75 %
Dom
10 °
Lun
10 °
Mar
11 °
Mié
16 °
Jue
14 °

Artículos relacionados