Pocas personas han terminado la maratón inhóspita de Barkley. El último hombre que lo logró aún tiene pesadillas

(CNN) —  Hace unos días que arrastró su cuerpo maltratado y privado de sueño hasta la línea de meta del maratón de Barkley, una de las únicas 17 personas en lograrlo, y Aurelién Sánchez todavía sufre de visiones de la infamemente difícil carrera.

Celebrada en lo profundo de un bosque en el este de Tennessee, hogar de pinos imponentes, montañas inmensas y una antigua prisión de máxima seguridad, muchos piensan que el maratón de Barkley es la carrera a pie más dura y brutal del mundo.

La ruta es larga e indistinguible, las pendientes son empinadas y el terreno implacable, pero eso solo si eres capaz de navegar por el sistema de entrada confuso y te ganas un lugar en la línea de salida en primer lugar.

Sánchez, después de meses de cuidadosa preparación y más de 58 horas de esfuerzo en la pista, ahora ha conquistado todo esto, convirtiéndose en el primer francés y el decimosexto competidor en completar los cinco bucles de Barkley entre el 14 y el 16 de marzo.

“Todavía tengo pesadillas”, dice Sánchez, quien se encuentra ahora de vuelta en su hogar en Toulouse y en su trabajo como ingeniero eléctrico.

“Sueño que estoy en mi quinto circuito pero ya no estoy concentrado. Estoy perdido en el bosque, está oscuro y me despierto presa del pánico porque sé que no estoy concentrado y necesito estarlo para terminar”.

publicidad

Difícilmente es la primera vez que Barkley deja huella en la mente de un corredor. La carrera, entre 160 y 200 kilómetros de largo con una elevación de 19 kilómetros, tiene una tasa de abandono del 99%; antes de este año, no había finalistas desde 2017.

barkely maraton

Sánchez llegó a la línea de salida de los Barkley Marathons por primera vez este año. Crédito: Alejandro Ricaud

La creación de Gary Cantrell, mejor conocido como Lazarus Lake o «Laz», el Barkley se lleva a cabo anualmente en el Parque Estatal Frozen Head y consta de cinco circuitos de alrededor de 32 kilómetros cada uno, aunque muchos creen que el recorrido es varios kilómetros más largo.

Historia de una carrera de enormes proporciones

La inspiración para la carrera proviene de James Earl Ray, el asesino de Martin Luther King Jr. que escapó de la penitenciaría estatal de Brushy Mountain en 1977.

Ray viajó solo 12,8 kilómetros en poco más de dos días después de escapar de Brushy antes de ser recapturado, lo que llevó a Cantrell, un corredor local de larga distancia, a pensar que podría cubrir 160 kilómetros en la misma cantidad de tiempo.

Y así nació Barkley, durante el cual Cantrell envía un grupo de 40 corredores al Parque Estatal Frozen Head para luchar contra los bosques, colinas y zarzas sin la ayuda de teléfonos, rastreadores GPS, marcas de recorrido o estaciones de ayuda.

Un solo mapa de la ruta está disponible en la línea de salida para que los corredores lo estudien y lo copien por sí mismos, y en el camino deben rasgar una página correspondiente a su número de dorsal de una selección de libros de bolsillo que quedan en el recorrido.

Para los novatos como Sánchez, la navegación es la parte más compleja del Barkley.

“Realmente tienes que aprenderte el recorrido durante la carrera”, dice a CNN. “Hay algunos tramos que son realmente difíciles de recordar y de conocer a la perfección. Todavía luché en el quinto circuito para moverme y cometí muchos errores”.

El bucle final se hizo aún más difícil este año después de que un excursionista quitara uno de los 13 libros del curso. Sánchez decidió desmantelar una pila de piedras en el punto de control para demostrar que había pasado, pero se sintió aliviado al ver a Cantrell sosteniendo el libro perdido al final de la carrera.

“Guillaume [Calmettes], mi amigo que estaba en el campamento en ese momento se ofreció a reemplazar un libro porque tenía tiempo para volver a colocarlo”, dice Sánchez. “Pero Laz no quería, dijo que es parte de la carrera, así que tuve que lidiar con eso”.

aurelien snachez barkley

Una reja amarilla sin pretensiones marca el inicio y el final del curso Barkley Marathons. Crédito: Alejandro Ricaud

Evitar la privación del sueño es otro desafío del Barkley. En los tres días y dos noches que estuvo en el recorrido, Sánchez durmió solo 15 minutos, entre el tercer y cuarto circuito después de 33 horas de carrera.

“La segunda noche tuve un poco de lucha”, dice. “Me sentía mareado, no veía bien en el camino, ya no caminaba derecho”.

Desesperado por encontrar más energía, Sánchez tragó tabletas de cafeína, tomó más comida y agua e incluso trató de gritar en el bosque en un esfuerzo por revigorizarse.

Su combustible para la carrera consistía principalmente en hamburguesas con queso: «Fue una cantidad increíble de calorías, disfruté comiendo eso», dice Sánchez, así como dulces, chocolate, masa para galletas, queso y fruta.

Una breve pausa entre cada circuito también fue una oportunidad para cambiarse los calcetines y los zapatos antes de regresar al campo.

“Es como empezar una nueva carrera”, dice Sánchez. “Es casi como si el agotamiento desapareciera y comenzaras de nuevo en un nuevo ciclo. Y los calcetines nuevos también son muy importantes para evitar las ampollas”.

Preparándose para el Barkley

El maratón de Barkley de este año, por segunda vez en la historia, tuvo tres finalistas: Sánchez, el estadounidense John Kelly, quien también completó los cinco circuitos en 2017, y el belga Karel Sabbe, quien terminó a solo seis minutos y medio del tiempo límite de 60 horas.

Para Sánchez, el simple hecho de poder competir en el Barkley, y terminar la carrera, era cumplir una ambición que había tenido durante muchos años.

Como corredor experimentado, completó una travesía de 12 días de la cordillera de los Pirineos y tiene el tiempo más rápido conocido (FKT) sin asistencia yendo de sur a norte en el John Muir Trail de 339 kilómetros a través de Sierra Nevada en California.

Pero él considera el maratón de Barkley como su mayor logro de carreras, ya que soñó con participar durante los últimos seis años.

Sánchez pasó los meses previos a la carrera entrenando en los Pirineos y comenzó a investigar la carrera con meticuloso detalle: revisó informes de carreras antiguos para saber cómo triunfaron los corredores en el pasado, estudió detenidamente Google Earth para comprender la topografía del parque y leyó sobre cómo manejar la privación del sueño.

Toda esa preparación dio frutos durante las 58 horas y 23 minutos que dedicó a la carrera.

“Fue la carrera de mi vida, todo hizo clic”, dice Sánchez. “Cuando terminé, me sentía muy, muy emocionado”.

“En el parque, es muy silencioso; solo puedes oír los árboles y el viento. Y luego, después de un punto, a solo 90 metros de la meta, escuchas a la multitud, los gritos y los alaridos, y es una emoción tan grande”.

Agrega, sin embargo, que el final de la carrera fue agridulce. Calmettes, su amigo, compañero de entrenamiento y ex poseedor del récord francés en Barkley, se retiró de la carrera en el tercer circuito por una lesión en el tendón de Aquiles.

Pero la experiencia no hizo sino reforzar la fascinación de Sánchez con Barkley. Espera volver a competir en el futuro, aunque la forma exacta de entrar en la carrera es un secreto que no está dispuesto a compartir.

No hay un sitio web, correo electrónico o dirección física publicada en ninguna parte, y parte del proceso de solicitud requiere que los corredores esperanzados escriban un ensayo sobre por qué se les debería permitir competir. Si son aceptados, reciben una “carta de condolencias” de Cantrell.

“Estaba llorando cuando recibí esta carta”, dice Sánchez. “Estaba muy emocionado. Estuve esperando eso durante los últimos seis años”.

“Tú decides lo que quieres decir [en la aplicación], es tu historia. Le conté sobre mi dedicación durante los últimos seis años, que todo lo que hice fue alrededor de Barkley y que algún día quería tener el privilegio de correrlo”.

“En algún momento, decidió que yo merecía mi oportunidad”.

Sánchez, que tuvo que usar sus vacaciones anuales para competir en Barkley, sostiene que no tiene ningún deseo de ser un ultramaratonista profesional y prefiere una “vida normal” con su novia, Lucille, que prepararse para una gran carrera cada fin de semana.

Pero también ve los ultramaratones como algo más que un pasatiempo casual, principalmente debido a las valiosas lecciones que ha aprendido al explorar sus límites físicos y mentales.

“Tuve muchos proyectos fallidos en los últimos seis años”, dice Sánchez, incluyendo el John Muir Trail FKT en su tercer intento.

“Fue muy difícil, muy difícil fallar en algunas de las formas en que fallé, pero aprendí de eso. Aprendí que nunca fui la persona más fuerte, que tenía que lidiar con mis debilidades”.

Todo esto suena como una excelente preparación para los Barkley Marathons, una carrera capaz de exponer las debilidades de un corredor como pocas.

Últimas noticias

Santiago
nubes
7.8 ° C
9.2 °
5.5 °
92 %
1.5kmh
100 %
Dom
10 °
Lun
9 °
Mar
11 °
Mié
14 °
Jue
15 °

Artículos relacionados