ANÁLISIS | Las 9 promesas que Elon Musk no ha cumplido como jefe de Twitter

Nueva York (CNN) — El historial de Elon Musk en el cumplimiento de la avalancha de promesas que ha hecho como jefe de Twitter es menos que ideal. De hecho, es francamente decepcionante.

Hace apenas un año se reveló que el multimillonario se había convertido en el mayor accionista de Twitter. Semanas después de esa revelación, Musk dijo que privatizaría la empresa con una compra de US$ 44.000 millones.

Desde entonces, Musk ha realizado una serie de promesas y cambios salvajes relacionadas con Twitter. Algunas de esas promesas hablan de nuevas características que supuestamente se implementarían en la red social. Otras se han referido a cómo gobernará la plataforma. Y otras más han estado dirigidas a sus empleados.

Bajo la propiedad errática de Musk, la plataforma ha visto cómo su fortuna se desvanece rápidamente. Los anunciantes han huido en masa, la plataforma ha sufrido interrupciones significativas, el discurso de odio ha prosperado y miles de empleados se han visto obligados a abandonar la empresa.

Al estilo típico de Musk, ha hecho tantos compromisos que puede ser difícil hacer un seguimiento de ellos. Y eso ha jugado a su favor, dado que no ha cumplido con la montaña de promesas que ha hecho. A medida que nos acercamos a la marca de un año de la incursión de Musk en Twitter, estas son algunas de las promesas importantes que hizo y no cumplió:

publicidad

Decisiones por encuesta: después de que Musk generó una reacción violenta por prohibir los enlaces a otras plataformas de redes sociales, prometió: “En el futuro, se realizará una votación para los cambios de política importantes. Mis disculpas. No volverá a suceder». Desde entonces, ha implementado una gran cantidad de cambios de política sin solicitar comentarios de los usuarios.

Renuncia: Musk preguntó a los usuarios en diciembre si debería dejar el cargo de director de Twitter, prometiendo “cumplir con los resultados” de la encuesta. Los usuarios rechazaron a Musk, pero él se ha negado a renunciar por ahora, diciendo que no cree que nadie más pueda dirigir adecuadamente la empresa.

Máxima libertad de expresión: Musk dijo en repetidas ocasiones que Twitter es un hogar para la libertad de expresión. Pero varias veces, ha censurado descaradamente publicaciones en su plataforma. Musk suspendió las cuentas de varios periodistas destacados a fines del año pasado (luego restauró sus cuentas, pero los obligó a eliminar los tuits que no le gustaban) y eliminó el contenido de la BBC después de que el Gobierno de la India lo exigiera. Musk también mantuvo una suspensión sobre la cuenta de Alex Jones y exilió a Kanye West de la plataforma por violaciones de las reglas, lo que realmente no parece estar en el espíritu de la máxima libertad de expresión que pretende apoyar.

Plaza de la ciudad digital: cuando Musk compró Twitter, declaró la plataforma como una “plaza de la ciudad digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad”. Pero esta semana anunció que los usuarios que no paguen ni siquiera podrán votar en el sitio y sus voces serán minimizadas. Musk también dijo que solo promocionará los tuits de los usuarios que le paguen.

Verificación: Musk dijo que, como propietario de Twitter, trabajaría en «autenticar a todos los humanos» en la plataforma. Pero Musk se ha movido para hacer lo contrario al despojar a las figuras públicas notables que se niegan a pagarle sus credenciales de verificación, al tiempo que verifica simultáneamente a los usuarios que se hacen pasar por otros.

Algoritmo de código abierto: Musk ha prometido repetidamente que abriría el algoritmo de código abierto de Twitter. Así lo hizo cuando anunció su adquisición de la compañía. Y el 21 de febrero dijo que sucedería “la próxima semana”. Todavía tiene que ocurrir. Musk ahora afirma que ocurrirá el 31 de marzo.

Consejo de moderación: cuando Musk se convirtió en propietario de Twitter, dijo que nombraría un consejo de moderación de contenido que asesoraría sobre todas esas decisiones. El consejo nunca fue designado y Musk indicó más tarde que en realidad no crearía tal organismo.

Función Shadow Ban: Musk prometió en diciembre que lanzaría una función que le mostraría a los usuarios si habían sufrido «shadow banning», que es cuando las personas son bloqueadas o restringidas de una plataforma. Han pasado meses sin que esa característica esté disponible.

Indemnización: Musk se jactó de ofrecer a los empleados despedidos tres meses de indemnización, que dijo que era más de lo que legalmente se exigía a la empresa. Meses después de ser despedidos, a muchos empleados solo se les ofreció un mes de pago a cambio de aceptar varios términos y condiciones.

Cuando contacté a Musk el miércoles por la mañana con preguntas sobre sus promesas fallidas, no respondió. Pero recibí un emoji de caca como respuesta automática de la dirección de correo electrónico press@twitter.com, una función que Musk dijo recientemente que implementaría.

Es quizás una de las únicas promesas que realmente ha cumplido.

Últimas noticias

Santiago
niebla
8.3 ° C
11.2 °
5.5 °
100 %
0.9kmh
75 %
Dom
10 °
Lun
10 °
Mar
11 °
Mié
16 °
Jue
14 °

Artículos relacionados