Elon Musk establece bajas expectativas antes del primer lanzamiento de SpaceX del Starship, el cohete más poderoso jamás construido

(CNN) — Apenas unos meses después de que la NASA presentara al mundo el cohete más poderoso jamás puesto en órbita, SpaceX de Elon Musk está preparado para lanzar su propia creación, que podría contener casi el doble de la potencia de cualquier objeto que haya volado anteriormente.

El vehículo de SpaceX, llamado Starship, se encuentra actualmente en una plataforma de lanzamiento en las instalaciones de la compañía en la costa sur de Texas. La compañía tiene como objetivo el despegue a las 8 a.m., hora local, (9 a.m., ET) de este lunes, aunque tiene la capacidad de despegar en cualquier momento entre las 8 a.m. hora local (9 a.m. ET) y las 9:30 a.m. hora local (10:30 a.m. ET).

“Supongo que me gustaría simplemente establecer expectativas bajas”, dijo el CEO de SpaceX, Elon Musk, durante un evento de Twitter “Spaces” para sus suscriptores este domingo por la noche. “Si nos alejamos lo suficiente de la plataforma de lanzamiento antes de que algo salga mal, creo que lo consideraría un éxito. Simplemente que no explote la plataforma”.

Agregó: “Hay una buena posibilidad de que se posponga ya que vamos a tener mucho cuidado con este lanzamiento”.

Será el primer intento de SpaceX de lanzar un vehículo Starship completamente ensamblado, sobre la base de una campaña de prueba de años.

publicidad

Musk ha hablado sobre Starship, haciendo presentaciones elaboradas sobre su diseño y propósito, durante media década, y con frecuencia insiste en su potencial para transportar carga y humanos a Marte. Musk incluso ha dicho que su único propósito al fundar SpaceX era desarrollar un vehículo como Starship que pudiera establecer un asentamiento humano en Marte.

Además, la NASA ya ha otorgado contratos y opciones de SpaceX por valor de varios miles de millones de dólares para usar Starship para transportar astronautas del gobierno a la superficie de la luna bajo el programa Artemis de la agencia espacial.

Espectadores se reúnen para ver el SpaceX Starship en su plataforma de lanzamiento de Boca Chica después de que la Administración Federal de Aviación de EE.UU. otorgara una licencia tan esperada que permite a SpaceX de Elon Musk lanzar el cohete a la órbita por primera vez, cerca de Brownsville, Texas, EE.UU. 16 de abril de 2023. (Crédito: Go Nakamura/Reuters)

La prueba de vuelo inaugural no completará una órbita completa alrededor de la Tierra. Sin embargo, si tiene éxito, viajará unos 240 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, a altitudes que se consideran el espacio exterior.

Starship consta de dos partes: el propulsor Super Heavy, un cohete gigantesco que alberga 33 motores, y la nave espacial Starship, que se asienta sobre el propulsor durante el lanzamiento y está diseñada para separarse después de que el propulsor gasta su combustible para terminar la misión.

El enorme cohete propulsor Super Heavy dará la primera explosión de energía en el despegue.

Menos de tres minutos después del despegue, se espera que gaste su combustible y se separe de la nave espacial Starship, dejando que el propulsor se deseche en el océano. El Starship utilizará sus propios seis motores, encendidos durante más de seis minutos, para impulsarse a velocidades casi orbitales.

El vehículo luego completará una vuelta parcial al planeta, reingresando a la atmósfera de la Tierra cerca de Hawai. Se espera que caiga frente a la costa aproximadamente una hora y media después del despegue.

Llega con éxito la cápsula Crew Dragon 0:52

Lo que está en juego en este lanzamiento

El éxito o fracaso final de Starship es inmensamente importante. No solo es crucial para el futuro de SpaceX como empresa, sino que también sustenta las ambiciones del gobierno de Estados Unidos para la exploración humana.

Pero no todo es viajar en este vuelo de prueba inaugural. SpaceX ha establecido durante mucho tiempo su voluntad de aceptar percances, errores y explosiones con el fin de refinar el diseño de su nave espacial.

En el período previo al primer lanzamiento del cohete Falcon Heavy de la compañía en 2018, que ostentaba el título de cohete más poderoso antes de que el SLS de la NASA despegara el año pasado, Musk previó solo una probabilidad de éxito de 50-50.

“Gente (vino) de todo el mundo para ver lo que será un gran lanzamiento de cohetes o la mejor exhibición de fuegos artificiales que jamás hayan visto”, dijo Musk a CNN en ese momento.

El lanzamiento inaugural de Falcon Heavy finalmente fue un éxito.

Cómo llegamos aquí

El desarrollo de Starship se ha basado en el puerto espacial privado de SpaceX a unos 40 minutos en las afueras de Brownsville, Texas, en la frontera entre Estados Unidos y México. Las pruebas comenzaron hace años con breves «pruebas de salto» de los primeros prototipos de naves espaciales. La compañía comenzó con vuelos breves que se elevaban unos cuantos metros del suelo antes de evolucionar a vuelos a gran altura, la mayoría de los cuales resultaron en explosiones dramáticas cuando la compañía intentó aterrizarlos en posición vertical.

Una prueba de vuelo suborbital en mayo de 2021, sin embargo, terminó con éxito.

SpaceX

El 8 de febrero, los trabajadores de SpaceX realizan los ajustes finales en el soporte de lanzamiento orbital de Starship y en la matriz de refuerzo de los motores Raptor en su interior, antes de la prueba del motor de la compañía. (Crédito: Reginald Mathalone/Nurpho/Associated Press)

Desde entonces, SpaceX también ha estado trabajando para preparar su propulsor Super Heavy para el vuelo. El enorme cilindro de 69 metros de altura está equipado con 33 de los motores Raptor de la compañía.

Totalmente apilados, Starship y Super Heavy miden unos 120 metros de altura.

SpaceX ha estado esperando más de un año para obtener la aprobación de la FAA para este intento de lanzamiento.

La compañía y los reguladores federales encargados de certificar que los lanzamientos de SpaceX no supondrán riesgos para las personas o la propiedad en el área que rodea el sitio de lanzamiento, se han enfrentado a un rechazo significativo de la comunidad local, incluidos los grupos ambientalistas.

Pero la Administración Federal de Aviación, que autoriza los lanzamientos de cohetes comerciales, anunció el viernes 14 de abril que accedió a la solicitud de la compañía de realizar una prueba de vuelo del cohete sin tripulación fuera de las instalaciones de SpaceX en el sur de Texas.

“Después de un proceso integral de evaluación de la licencia, la FAA determinó que SpaceX cumplió con todos los requisitos de seguridad, ambientales, de políticas, de carga útil, de integración del espacio aéreo y de responsabilidad financiera”, dijo la agencia en un comunicado.

Durante una llamada con los periodistas la semana pasada, un funcionario de la FAA, que se negó a ser identificado para su publicación, dijo que la agencia ha estado supervisando el cumplimiento de SpaceX con las medidas de mitigación, algunas de las cuales aún están en proceso, incluso mientras la compañía se prepara para lanzamiento

El funcionario de la FAA dijo que el personal del gobierno estará en el terreno para garantizar que SpaceX cumpla con su licencia durante el lanzamiento de prueba.

La NASA y el futuro de Starship

El contrato de SpaceX con la NASA para usar Starship para el alunizaje Artemis III de la agencia espacial a finales de esta década deja gran parte del trabajo de desarrollo de Starship a SpaceX. Se otorgó un acuerdo de US$ 2.900 millones, firmado en abril de 2021, a SpaceX sobre varios competidores. Más tarde se amplió para incluir una segunda misión de alunizaje en 2027.

La NASA ha estado trabajando durante el último año para establecer un flujo de trabajo entre la agencia espacial y SpaceX. Es una dinámica que las dos organizaciones han tenido que resolver en proyectos anteriores de SpaceX-NASA, incluida una asociación en curso que utiliza la nave espacial Dragon de SpaceX para llevar a los astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional.

Una misión lunar implica un hardware más potente y complejo.

Sin embargo, la NASA no está involucrada en la planificación del perfil de vuelo para este vuelo de prueba ni en la dirección de SpaceX sobre qué hacer, según Lisa Hammond, gerente asociada del programa de la NASA del Sistema de aterrizaje humano en el Centro espacial Johnson en Houston.

Hammond no compartió una lista específica de pruebas o vuelos que la NASA espera ver antes de que a Starship se le confíe una misión de alunizaje.

“No lo pondría con un número”, dijo, y agregó que la misión Artemis II, programada para el próximo año, verá humanos volar sobre el cohete SLS después de solo un vuelo de prueba sin tripulación.

“La confianza viene del diseño, la confianza viene de la seguridad del vehículo para la tripulación”, dijo Hammond.

La presidenta de SpaceX, Gwynne Shotwell, dijo anteriormente que espera que la compañía realice más de 100 vuelos de prueba orbitales de Starship antes de poner humanos a bordo, como deberá hacer la compañía para ayudar a la NASA a llevar a cabo su alunizaje con la misión Artemis III, programada para 2025.

“Creo que sería un gran objetivo”, dijo Shotwell el miércoles, cuando se le preguntó si ese objetivo aún era factible. “No creo que hagamos 100 vuelos de Starship el próximo año, pero tal vez (en) 2025 haremos 100 vuelos”.

La línea de tiempo actual de la NASA tiene como objetivo 2025 para la primera misión de aterrizaje lunar, en la que los astronautas se transferirán desde su cápsula Orion, que se lanzará sobre un cohete del Sistema de lanzamiento espacial de la NASA, y hacia una nave espacial Starship que ya está en órbita lunar. Será el vehículo Starship el que transportará a la tripulación a la superficie lunar.

No está claro, sin embargo, si 2025 es factible. El inspector general de la NASA ya ha sugerido que no lo es. Los retrasos, según los comentarios del inspector general en marzo de 2022, podrían girar en torno a Starship.

 

Últimas noticias

Santiago
muy nuboso
15.3 ° C
16.3 °
14.5 °
73 %
3.6kmh
75 %
Lun
20 °
Mar
23 °
Mié
22 °
Jue
22 °
Vie
18 °

Artículos relacionados