La mujer contó todo lo que vivió durante todos sus años en el negocio que le convirtió en una mujer más deseada y más buscada de la web.

La joven ganó fama mundial cuando apareció en un video de contenido sexual portando un hiyab islámico (el pañuelo usado por algunas mujeres musulmanas para cubrirse la cabeza) que causó gran controversia e hizo que recibiera amenazas de simpatizantes del autodenominado Estado Islámico (EI), detalló La Nación.

En muchos sentidos, eres una mujer muy famosa. Pero el origen de tu fama radica en tu breve participación en la industria del porno. ¿Es difícil para vos lidiar con eso?

– Absolutamente. Después de dejarlo, mi cuenta de Instagram fue hackeada por simpatizantes de EI, que publicaron propaganda por todas partes. Así que Instagram la eliminó y no me hice una cuenta nueva hasta un año después, cuando decidí aceptar mi destino como la infame exestrella porno e intentar cambiar la narrativa.

Así que volví a crear una cuenta de Instagram e intenté, a falta de un mejor término, convertirme en una influencer.

– Si pones tu nombre en Google aparecen innumerables enlaces a videos. Las palabras “estrella porno” aparecen inmediatamente, ¿eso es algo que nunca superarás?

– Estoy tratando de hacerlo. No soy muy amigable con Google y estamos tratando de cambiar eso.

Lo primero que aparece es un sitio del que no tengo control, pero que desde el inicio está escrito en primera persona, como si fuera mío. Y en mi Wikipedia se publica como mi sitio web oficial. Y hemos intentado innumerables veces eliminarlo, incluso a través de acciones legales, pero la compañía no escucha. Y les hemos hecho innumerables propuestas.

– Fuiste llevada por tus padres siendo una niña desde Líbano a EE.UU., donde recibiste tu educación. Sos claramente inteligente, fuiste a la universidad en Texas, donde estudiaste historia. ¿Cómo entraste en la industria del porno?

– Yo no creo que la baja autoestima discrimine a nadie.

¿Importa si vienes de una buena familia o si vienes de un entorno no tan bueno? Luché toda mi infancia con el sobrepeso y nunca me sentí atractiva o digna de la atención masculina.

/gap