La historia de más de 25 años de Las Manos de Filippi se recorre en sus diversas estaciones contestatarias, divertidas, políticas y siempre independientes gracias al libro Tienen el poder y lo van a perder, escrito por el periodista Diego Skliar que, para Hernán “Cabra” de Vega, líder y fundador del grupo, “sirve para ver nuestro camino ya que somos una banda que no tomó conciencia de lo hecho”.

“Las Manos de Filippi nunca se paró a pensar lo que hizo porque somos de darle para adelante y cada año hacíamos más. Hasta el 2020 veníamos haciendo más de 100 shows por año”, se ufana De Vega durante una charla con Télam.

En la vereda de un bar del barrio porteño de La Paternal, Skliar aporta a esa caracterización del conjunto que narró en “Tienen el poder y lo van a perder”: “En lo musical sigue teniendo una pata punk-rock por el ‘hazlo tú mismo’ y siempre al costado del camino entre la cosa callejera y circense, pero cuando querés poner a Las Manos en algún casillero, eso se desborda de un modo ridículo”.

“El hecho de que en la propuesta del grupo haya todo el tiempo como una caída del mapa configura un hilo rojo medio solitario en el trayecto de Las Manos”, reflexiona por su parte, el periodista y escritor Skliar en su diálogo con Télam.

Publicidad

“Tienen el poder y lo van a perder” tendrá su presentación pública mañana desde las 20 en Cultura del Sur en la localidad de Temperley, Buenos Aires donde tras las palabras de rigor se desplegará el “Circo Filippi”, un recital donde tocarán el “Cabra” solo, Che Chino, Germán “Pecho” Anzoátegui con Exagerados y luego habrá canciones de Mamanis y algunas de Las Manos.

Skliar publicó la biografía Arbolito. Por todas las libertades (2016), Conversaciones ante la máquina (2015, junto a Diego Sztulwark y Natalia Gennero), Claro que dolerá (2011) y 28 días (2008).

Desde 2005 y durante 15 años años hizo La mar en coche en FM La Tribu y actualmente coordina Radio Mosquito en las Unidades Penitenciarias 46, 47 y 48 de José León Suárez y dicta cursos de radio y comunicación en instituciones públicas y privadas.

Arriba del cuarto de siglo rockeando, Las Manos crearon himnos como Sr. Cobranza, El himno del Cucumelo (que se popularizaron por las versiones de Bersuit y Rodrigo) y Los métodos piqueteros, pero, además, sostienen un febril estilo único dentro del rock combativo que cultivan desde la autogestión y una coherencia desacartonada.

Publicidad

Frente al autor del reciente libro que traza ese recorrido, el “Cabra” considera: “Hicimos un camino muy personal, que es creer en lo que hacemos y eso nos arrima a las nuevas generaciones que también son más experimentales”.

“Con Las Manos -abunda el músico- nos corrimos de toda esa época de privatización de la música que fue seguir a (los lineamentos sonoros de) Santaolalla y sacarle también esa presión de militar con la música. La música es algo que tiene que ver con el entretenimiento y en eso el humor es fundamental”. 

Publicidad