«Culpo a una persona», dice la madre del adolescente asesinado por la Policía mientras hay cientos de detenidos por las protestas en Francia

(CNN) — La madre de un joven de 17 años asesinado por la Policía francesa afirmó que solo culpa de su muerte al agente que disparó a su hijo, una tragedia que ha desencadenado tres noches consecutivas de disturbios destructivos y reavivado un acalorado debate sobre la discriminación y la actuación policial en comunidades multiétnicas de bajos ingresos.

El niño, Nahel, murió por disparos durante un control de tráfico ocurrido este martes por la mañana en el suburbio parisino de Nanterre. Las imágenes del incidente filmadas por un transeúnte mostraban a dos agentes situados en el lado del conductor del automóvil, uno de los cuales disparó su arma contra el conductor a pesar de que no parecía estar en peligro inmediato.

Según el fiscal de Nanterre, Pascal Prache, el agente dijo que disparó por miedo a que el chico atropellara a alguien con el coche.

«No culpo a la Policía, culpo a una persona, la que acabó con la vida de mi hijo», declaró la madre de Nahel, Mounia, a la cadena de televisión France 5 en una entrevista a cámara.

Prache dijo que se cree que el agente actuó ilegalmente al utilizar su arma. Actualmente se enfrenta a una investigación formal por homicidio voluntario y ha ingresado en prisión preventiva, informó este jueves BFMTV, filial de la CNN.

publicidad

A pesar de los llamamientos de los altos funcionarios a la paciencia para dar tiempo a que el sistema judicial siga su curso, un número considerable de personas en toda Francia siguen conmocionadas y enfadadas, especialmente hombres y mujeres jóvenes de color que han sido víctimas de discriminación por parte de la Policía.

Durante tres noches consecutivas, esa ira ha dado paso a violentas protestas en todo el país.

En previsión de una noche de disturbios, Francia desplegó este jueves cerca de 40.000 agentes y envió a su cuerpo policial de élite, el RAID, a las ciudades de Burdeos, Lyon, Roubaix, Marsella y Lille para ayudar a contener las protestas, en las que se detuvo a 875 personas en todo el país, según anunció el Ministerio del Interior el viernes por la mañana. Según las autoridades, 249 policías y gendarmes resultaron heridos.

Se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y policías en el barrio parisino de Nanterre -donde días antes murió Nahel, de 17 años- y en la ciudad portuaria de Marsella, al sur del país.

Entre escombros ardiendo, en un muro de Nanterre apareció pintado con spray «vengeance pour Nael», que se traduce como «venganza por Nael», en referencia al adolescente muerto y utilizando una grafía alternativa de su nombre, según imágenes del suburbio.

Un banco fue incendiado en Nanterre, según fotografías tomadas en el lugar de los hechos, y 15 personas han sido detenidas para ser interrogadas por la policía después de que una marcha celebrada en memoria del adolescente se tornara violenta.

Los manifestantes lanzaron fuegos artificiales contra los agentes de policía en Marsella, según la cadena BFMTV, afiliada a CNN, mientras que las imágenes de la ciudad norteña de Lille mostraban incendios en las calles y agentes antidisturbios corriendo. Seis personas fueron detenidas para ser interrogadas tras participar en una protesta prohibida por las autoridades en Lille, según informó la autoridad regional en un post de Facebook.

Esta captura de pantalla de un video publicado en Twitter muestra el momento en que la policía interactúa con un adolescente de 17 años durante un control de tráfico en un suburbio de París.

Esta captura de pantalla de un video publicado en Twitter muestra el momento en que la policía interactúa con un adolescente de 17 años durante un control de tráfico en un suburbio de París.

El presidente Emmanuel Macron mantendrá una reunión de crisis este viernes por segundo día consecutivo tras la violencia del jueves por la noche, informó BFMTV.

Las autoridades esperaban evitar que se repitieran las escenas vividas el miércoles por la noche, cuando se incendiaron comisarías, ayuntamientos y escuelas en varias ciudades y se detuvo a unas 150 personas. El Ministerio del Interior había anunciado que tenía previsto desplegar el jueves 40.000 agentes de policía en todo el país, 5.000 de ellos en París, para sofocar posibles disturbios.

Los disturbios estallaron este martes, horas después de que un control policial de tráfico en Nanterre se saldara con la muerte de Nahel. En el transcurso de una noche caótica se quemaron 40 coches y 24 policías resultaron heridos, según las autoridades francesas. El agente de policía fue sometido a una investigación formal por homicidio voluntario y puesto en detención preventiva, informó el jueves BFMTV.

Este jueves, unas 6.000 personas, según BFMTV, se unieron a una marcha en honor a Nahel encabezada por su madre en Nanterre.

Muchos llevaban camisetas en las que se leía «justicia para Nahel», mientras que otros gritaban el mismo lema. A algunos se les vio con carteles que decían «la policía mata». Un abogado de la familia confirmó el jueves que el nombre del niño era Nahel (inicialmente se le identificó como Naël).

Los autobuses y tranvías de Lille cerraron después de las 08 p.m. hora local, según BFMTV, y un par de suburbios parisinos han instalado toques de queda.

Los servicios de autobús y tranvía también fueron suspendidos en la región de Île-de-France, que incluye París, desde la noche del jueves, dijo la autoridad local de transporte. Se pidió a los ministros del gobierno que pospusieran los viajes no urgentes y permanecieran en París debido a las protestas, dijo una fuente gubernamental a CNN el jueves, hablando bajo condición de anonimato y citando las normas profesionales francesas.

Las violentas escenas de los dos últimos días han generado preocupación de que la muerte de Nahel desemboque en un nivel de agitación y disturbios que no se veía desde 2005, cuando la muerte de dos adolescentes que se escondían de la policía desencadenó tres semanas de disturbios y llevó al gobierno a decretar el estado de emergencia.

Ira por la brutalidad policial

El video de la muerte de Nahel ha desatado un nivel similar de conmoción y rabia en toda Francia, tocando un nervio particular entre los hombres y mujeres jóvenes de color que sienten que han sido discriminados por la policía. Un estudio realizado en 2017 por los Defensores de los Derechos, un organismo independiente de vigilancia de los derechos humanos en Francia, reveló que los hombres jóvenes percibidos como negros o árabes tenían 20 veces más probabilidades de ser detenidos por la policía que sus compañeros.

Muchos de estos individuos simplemente están «cansados», dijo a CNN el periodista y activista por la igualdad racial Rokhaya Diallo.

«La gente sabe y ha estado hablando sobre la brutalidad policial y no ha sido escuchada», afirmó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores argelino transmitió el jueves sus condolencias a la familia de Nahel, afirmando en un comunicado que su «pena y dolor son ampliamente compartidos en nuestro país» y que «seguirá de cerca la evolución de este trágico caso».

Agentes de policía se enfrentan a manifestantes en el suburbio parisino de Nanterre el 29 de junio.

Agentes de policía se enfrentan a manifestantes en el suburbio parisino de Nanterre el 29 de junio.

El ministerio dijo que confía en que el gobierno francés «cumpla con su deber de protección, garantice la tranquilidad y la seguridad a la que tienen derecho los nacionales argelinos en su país de acogida».

Medios de comunicación franceses han informado que el adolescente era de ascendencia argelina.

El video del tiroteo en Nanterre apareció en redes sociales poco después de que se produjera el incidente el martes por la mañana. El video muestra a dos agentes de policía situados en el lado del conductor de un Mercedes AMG amarillo, uno cerca de la puerta y otro cerca del guardabarros delantero izquierdo. Mientras el coche intenta alejarse se ve a uno de los agentes disparando su arma.

La bala que alcanzó a Nahel le atravesó el brazo y el pecho. Tras huir del lugar, el coche se estrelló contra un objeto inmóvil en una plaza cercana. Nahel iba en el coche con otras dos personas en el momento del incidente. Uno de los pasajeros del vehículo fue detenido y posteriormente puesto en libertad, mientras que otro, que se cree que huyó del lugar, está desaparecido, según las autoridades.

El fiscal local de Nanterre, Pascal Prache, declaró el jueves que los dos agentes que testificaron sacaron sus armas y apuntaron al conductor para disuadirle de que volviera a arrancar el motor. El agente que disparó su arma dijo, según el fiscal, que tenía miedo de que el chico atropellara a alguien con el coche. Sin embargo, Prache dijo que se cree que el agente acusado de disparar y matar a Nahel pudo haber actuado ilegalmente al hacerlo.

Los abogados de la familia de Nahel criticaron la decisión de no presentar cargos por supuestas declaraciones falsas, alegando que el agente dijo en su declaración inicial que «el joven Nahel había intentado atropellarle con el vehículo». CNN pidió a la policía nacional francesa una respuesta a las acusaciones contra el agente que no ha sido identificado.

Prache dijo que las autoridades tenían identificado a Nahel por un anterior «incumplimiento de las normas», pero no está claro a qué ley u orden se refiere. Se esperaba que el adolescente compareciera ante un tribunal de menores en septiembre.

Laurent-Franck Lienard, abogado del agente acusado de disparar a Nahel, declaró a la emisora de radio francesa RTL que su cliente actuó «cumpliendo la ley».

En otra entrevista con BFMTV afirmó que las acusaciones de que su cliente había mentido en una declaración eran falsas, ya que nunca había hecho una declaración escrita y que su testimonio verbal no contradecía los hechos.

Afirmó que la acusación de su cliente era «política» y se utilizaba como forma de calmar las tensiones violentas.

En cuanto al incidente mortal, Lienard dijo que los policías habían «luchado durante 30 segundos» para detener al conductor cuando el coche paró. Añadió que su cliente temía por la seguridad del público, ya que el coche había estado a punto de atropellar a los peatones antes del comienzo del video.

Lienard dijo que su cliente no era la persona que en el video gritaba «Te voy a meter una bala en la cabeza», aunque también sugirió que podría no haber sido eso lo que se dijo.

Añadió que su cliente estaba «devastado» por la muerte de Nahel y que no quería matarlo. «Cometió un acto en un segundo, en una fracción de segundo. Quizás cometió un error, la justicia lo dirá», dijo Liénard.

El debate sobre el racismo en Francia

Macron y otros responsables del gobierno, entre ellos la primera ministra, Elisabeth Borne, han pedido paciencia para permitir que la justicia penal siga su curso.

«Necesitamos calma para que la justicia lleve a cabo su trabajo», dijo Macron el miércoles. «No podemos permitir que la situación empeore».

Sin embargo, es probable que para el Gobierno de Macron sea difícil reunir el apoyo público y la buena voluntad, dado el gran capital político que gastó en la primera mitad de 2023 impulsando reformas de pensiones impopulares, que desataron meses de protestas masivas, en su mayoría pacíficas.

Reconociendo la enorme impopularidad del Gobierno, Macron se dio 100 días para sanar y unir al país. Ese plazo expira el 14 de julio, día nacional de Francia.

Bomberos extinguen un incendio en una oficina del banco francés Credit Mutuel en el suburbio parisino de Nanterre el 29 de junio de 2023.

Bomberos extinguen un incendio en una oficina del banco francés Credit Mutuel en el suburbio parisino de Nanterre el 29 de junio de 2023.

Abordar las acusaciones de racismo institucional en Francia es especialmente difícil dado el carácter único del laicismo del país, que busca garantizar la igualdad para todos eliminando los marcadores de diferencia y convirtiendo a todos los ciudadanos en franceses ante todo. En la práctica, sin embargo, la vigorosa adhesión al republicanismo francés impide a menudo al gobierno hacer cualquier cosa que pudiera parecer que diferencia a los ciudadanos franceses por motivos de raza, incluida la recopilación de estadísticas.

Los datos raciales y religiosos, cuando están disponibles, suelen proceder de instituciones privadas.

«En general, la gente tiende a pensar que en Francia no hay racismo. Y es una de las razones por las que la gente está tan enfadada, porque sienten y experimentan el racismo a diario», afirma Diallo, activista contra el racismo. «A pesar de ello, siguen enfrentándose a instituciones, discursos públicos y medios de comunicación que siguen diciendo que no hay racismo y que el debate sobre la raza no tiene lugar en Francia. Y esa es la razón por la que la gente está tan enfadada y tan indignada».

Los funcionarios del gobierno no han abordado hasta ahora las interrogantes sobre el racismo en la policía. Los líderes de los partidos de izquierda de la oposición han centrado sus críticas en la violencia policial y no en el racismo. El portavoz del gobierno, Olivier Veran, declaró a BFMTV que, sin embargo, la ira contra el propio Estado es injustificada.

«No es la república la que ha matado a este joven», declaró Veran. «Es un hombre el que debe ser juzgado si la justicia lo considera necesario».

Últimas noticias

Santiago
muy nuboso
14.6 ° C
17 °
12.5 °
77 %
1kmh
75 %
Mar
23 °
Mié
22 °
Jue
21 °
Vie
19 °
Sáb
19 °

Artículos relacionados