Las imágenes, publicadas en Instagram y vendidas a una variedad de medios de comunicación, muestran a Rihanna con un abrigo largo rosa vintage de Chanel con botones dorados enjoyados de la colección de otoño de 1996 sobre jeans rasgados extralargos encharcados en la calle y sostenidos por un cinturón de cadena Chanel de oro y cuero. Su estómago, enmarcado por el abrigo, que se cierra con un solo botón en el esternón, está cubierto únicamente por una cruz de bisutería con incrustaciones de joyas en un largo collar de perlas, también de Chanel.Por su parte, el rapero vistió pantalones de cuero, una campera de jean de la firma Carhartt, un suéter universitario con capucha y un gorro negro.

En una foto, están paseando por una calle del barrio Harlem en Nueva York, aparentemente bajo el viaducto de Riverside Drive, tomados de la mano; en otra, él la está besando a ella en la coronilla, creando un círculo amoroso de dos. En ninguno de las dos parece haber nadie más alrededor. Hay lo que parece ser solo una pizca de nieve en su cabello, lo que sugiere que las fotos se tomaron antes de la tormenta de nieve y las temperaturas bajo cero del fin de semana, y se publicaron en un horario planificado.

El encuadre está cuidadosamente calculado en su fingida intimidad. Parecen “atrapados” por los paparazzis para que la audiencia tenga la sensación de que está echando un vistazo a un momento privado, aunque de una manera que ha sido completamente coreografiada hasta el anillo de sello de diamantes vintage en su dedo.

En esto, la instantánea de Rihanna es la última etapa de una tradición fotográfica que se remonta a la portada del embarazo de Demi Moore en Vanity Fair en 1991. Ese retrato, que muestra a la actriz acunando su vientre distendido, desnuda excepto por un anillo de diamantes gigante, fue tan escandaloso cuando se publicó que fue prohibido en ciertas tiendas a pesar de que se envió por correo con una cubierta de papel. La toma inició una tendencia de creación de imágenes que se extendió a través de Cindy Crawford, Britney Spears, Ciara y Gigi Hadid, aunque todas ellas fueron superadas por la foto de Beyoncé de 2017 embarazada. Esa instantánea estableció un nuevo estándar para la gestión de la revelación pública del embarazo, convirtiéndose no solo en la foto con más likes del año en Instagram cuando alcanzó los 11,1 millones, sino también en la primera de una serie completa de sesiones fotográficas de maternidad de alto concepto lanzadas por la estrella.

Ahora Rihanna ha devuelto la tradición a la tierra, conectándola con dos fenómenos contemporáneos. Primero, la evolución de la fotografía de estilo callejero desde el reportaje de guerrilla hasta un nuevo tipo de creación de imágenes de moda (el equivalente visual del viernes casual); y segundo, el creciente uso de las redes sociales como un ejercicio de construcción de imagen. Es una forma en que las celebridades se comunican con su base de fans y su comunidad, y ofrecen vislumbres aparentemente personales y sin adornos de sus vidas de la manera más barnizada y controlada posible.

Rihanna eligió un look y una composición que parece un guiño astuto a la moda en sí misma, específicamente, a la primera portada de Vogue de Anna Wintour, en 1988 (Vogue)

De hecho, Diggs, cuya firma es resaltar sus sujetos sobre un fondo blanco y negro para que se enfoquen, dijo a Vogue que parte de su éxito fue su deseo de representar a sus protagonistas en su mejor luz, y su disposición a abstenerse si los sorprende en un mal día.

A diferencia de la tradición de Moore, que a menudo implicaba estar lo más desnuda posible, o la imagen de Beyoncé, que se sumergió en la historia del arte, Rihanna eligió un look y una composición que parece un guiño astuto a la moda en sí misma, específicamente, a la primera portada de Vogue de Anna Wintour, en 1988, que presentaba a la modelo israelí Michaela Bercu vistiendo viejos jeans Guess y una chaqueta de Christian Lacroix con una cruz adornada con joyas en el frente, su cabello alborotado y ondulado, riéndose en la calle.

En ese momento se consideró revolucionario: una manera de dejar fuera la congestión de Vogue, demostrar una era de moda más cruda y anunciar el advenimiento de un nuevo poder en la cima. En este momento, subraya la facilidad de Rihanna para apropiarse de las imágenes callejeras y revisarlas para sus propios fines. Sin mencionar su habilidad para mover productos, los cuales la ayudaron a transformarse de un simple ícono de la moda a una empresaria multimillonaria.

Según el sitio de compras en línea Lovethesaleslas búsquedas de “abrigos acolchados rosas” aumentaron un 200% en las horas posteriores a la publicación de las fotos; para “jeans rasgados”, 175%; y para “collar de perlas”, 80%. En la misma línea, A$AP Rocky provocó un aumento en los chalecos de suéter para hombres, pantalones de cuero y chaquetas Carhartt. Todo lo cual sugiere que cuando se trata de estilo de maternidad, sin mencionar los kits para bebés, esto puede ser solo el comienzo.

/gap