Cada caída de Demi Lovato representa un resurgir. Y así lo decidió nuevamente, cuando en una especie de adiós al ritmo pop, la cantante se transformó en una completa rockera con cabello semi rapado, piercing en la nariz y nuevos outfits. La constante lucha de sobrevivencia de la artista estadounidense le deja un camino nuevo que recorrer. Y en ese trajinar, la artista está experimentando nuevos…

Source