En Japón, a los jóvenes les cuesta tanto tener citas que sus padres lo hacen por ellos

(CNN) — Es una calurosa tarde de verano en la ciudad japonesa de Osaka, donde un grupo de alrededor de 60 hombres y mujeres se han reunido para una sesión de “omiai”, o emparejamiento, para encontrar el amor verdadero.

Se mezclan, saltando de un extremo a otro de la sala de conferencias del edificio de la Cámara de Comercio de Sakai mientras evalúan posibles coincidencias y la competencia.

Pero este no es un evento cualquiera de citas rápidas.

Pocos de los participantes hablan de sus aficiones, películas o restaurantes favoritos, o incluso de ellos mismos. Están hablando de sus hijos adultos, todavía solteros, a quienes esperan emparejar y casar.

Una mujer, de unos 60 años, habla con orgullo de su hijo de 34 años, maestro de escuela primaria pública. Un hombre de unos 80 años habla afectuosamente de su hijo de 49 años, con vocación profesional, que trabaja como controlador en una empresa eléctrica.

publicidad

Cada uno de los padres ha desembolsado 14.000 yenes (US$ 96) para asistir a este evento, organizado por la agencia casamentera Association of Parents of Marriage Proposal Information. Y todos esperan conocer a alguien como ellos; un padre cuya hija o hijo todavía soltero podría ser la pareja perfecta para su propio hijo solitario.

No es que Japón, una nación notoriamente obsesionada con el trabajo donde el tiempo es un bien escaso, no haya probado el enfoque más directo de las citas rápidas, donde los jóvenes lo hacen por sí mismos. Es más, dejar a los jóvenes solos no parece funcionar.

Con los crecientes costos de vida, las malas perspectivas económicas y la exigente cultura laboral que conspiran en su contra, hoy en día son menos los japoneses que optan por casarse y tener hijos. Sus padres, alarmados por la disminución de sus posibilidades de tener nietos, están interviniendo.

«La idea de que está bien que los padres ayuden a sus hijos a casarse de esta manera se ha generalizado», afirmó la directora de la empresa, Noriko Miyagoshi, que organiza eventos de emparejamiento desde hace casi dos décadas.

En el pasado la gente se habría sentido avergonzada de asistir a estos eventos, añadió.

«Pero los tiempos han cambiado».

Los padres participan en una sesión de emparejamiento para sus hijos mayores organizada por la Asociación de Padres de Información sobre Propuestas de Matrimonio en Osaka el 19 de julio. (Crédito: Junko Fukutome/CNN)

Crisis matrimonial

Las mismas fuerzas que están impulsando a estos padres a la sala de conferencias de Osaka han causado estragos en la demografía de la tercera economía más grande del mundo.

Hoy en día en el Japón hay menos matrimonios, menos nacimientos y menos gente. La población lleva mucho tiempo en una trayectoria descendente y en el año transcurrido hasta enero, según datos del gobierno, sufrió una caída récord de 800.523 a 125,4 millones.

Detrás de esa caída demográfica está el número cada vez menor de matrimonios y nacimientos.

En 2021, el número de matrimonios recién registrados cayó a 501.116, el menor número desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, y apenas la mitad del número registrado en la década de 1970. Y cuando las personas se casan, lo hacen en etapas más avanzadas de la vida, lo que les deja menos tiempo para tener bebés. La edad media para casarse en 2021 fue de 34 años para los hombres, frente a los 29 en 1990, y de 31 años, frente a los 27, para las mujeres.

Junto a la caída de los matrimonios hubo una caída en la tasa de fertilidad, que el año pasado alcanzó un mínimo histórico de 1,3, muy por debajo del 2,1 necesario para mantener una población estable.

Todo eso ha dejado un dolor de cabeza cada vez mayor para un gobierno que de alguna manera debe financiar la atención sanitaria y las pensiones de una población que envejece rápidamente y con un número cada vez menor de contribuyentes jóvenes.

A principios de este año, el primer ministro Fumio Kishida dio a conocer un plan multimillonario de yenes destinado a aumentar la tasa de natalidad, advirtiendo que era un caso de “ahora o nunca”.

Entre los incentivos ofrecidos a los padres se encontraba una asignación mensual de 15.000 yenes (US$ 100) por cada hijo que tuvieran hasta dos años y 10.000 yenes por los de tres años o más.

Pero James Raymo, experto en estudios de Asia Oriental de la Universidad de Princeton, dijo que es poco probable que intentar aumentar la tasa de natalidad funcione sin aumentar primero la tasa de matrimonio.

“No se trata realmente de que las parejas casadas tengan menos hijos. En primer lugar, se trata de si la gente se casa”, dijo Raymo.

No abordar el tema tendría graves consecuencias, afirmó el sociólogo Shigeki Matsuda, de la Universidad Chukyo en Aichi, Japón.

«Las principales preocupaciones incluyen una disminución de la fortaleza económica general y de la riqueza nacional del país, la dificultad para mantener la seguridad social y una pérdida de capital social en las comunidades locales», dijo.

Una pareja fotografía flores de cerezo en el distrito Roppongi de Tokio el 29 de marzo de 2023. (Crédito: Philip Fong/AFP/Getty Images)

Lo que desanima a la gente

Entonces, ¿qué es lo que desanima a la gente?

Matsuda dijo que no es que la gente ya no tenga el deseo de casarse per se: alrededor del 80% todavía lo tiene, según una encuesta realizada el año pasado por el Instituto Nacional de Población y Seguridad Social.

Es más bien que creen que los obstáculos en el camino son insuperables.

Los jóvenes japoneses se han enfrentado a malas perspectivas de empleo y salarios fijos desde los años 1990, señaló. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el salario medio anual en Japón aumentó sólo un 5% entre 1991 y 2021, en comparación con un aumento del 34% en otras economías del G7, como Francia y Alemania.

«Esto ha debilitado su capacidad económica para iniciar matrimonios», afirmó Matsuda.

Raymo tenía una opinión similar, diciendo que el alto costo de vida en Japón y las jornadas de trabajo notoriamente largas empeoraban las cosas.

«Si trabajas 70 horas a la semana, entonces, por supuesto, no tendrás una pareja adecuada, porque no tienes tiempo para conocerla», afirmó.

La profundidad de la crisis se puede vislumbrar en los pasillos de los supermercados y en las tiendas de conveniencia, donde los estantes están llenos de comidas empaquetadas para una sola persona, o en las calles llenas de pequeños departamentos hechos a medida para la vida de soltero, agregó Raymo.

«Este es un país que está diseñado para hacer que la vida de soltero sea lo más fácil posible», dijo.

Para las mujeres, los costos económicos no son el único obstáculo. Japón sigue siendo una sociedad altamente patriarcal en la que a menudo se espera que las mujeres casadas asuman el papel de cuidadoras, a pesar de los esfuerzos del gobierno por involucrar más a los maridos.

«Aunque Japón es legalmente igual entre hombres y mujeres, en realidad existe una creencia profundamente arraigada entre hombres y mujeres de que las mujeres deben tener hijos y criarlos, mientras que los hombres deben trabajar fuera del hogar», dijo Miyagoshi, la casamentera.

Una pareja posa para una fotografía de boda cerca de cerezos en flor en el área de Yonomori en Fukushima, Japón, el 2 de abril de 2023. (Crédito: Tomohiro Ohsumi/Getty Images)

No hay necesidad de “conversaciones incómodas”

De vuelta en la Cámara de Comercio de Sakai, suena música ligera para calmar el ambiente en lo que de otro modo podría parecer un escenario poco probable para que Cupido tense su arco.

CNN asistió a la reunión con la condición de que los participantes fueran citados de forma anónima para proteger su privacidad.

Algunos de los padres ya han asistido a algunas sesiones, otros son principiantes y hay mucho en juego. Cada uno de ellos viene armado con un cuestionario completo sobre su descendencia, que les pregunta cosas como si estarían dispuestos a mudarse si las cosas funcionan. Los padres también muestran fotografías de perfil, muchas de ellas tomadas profesionalmente, algunas de las cuales muestran a mujeres jóvenes vestidas para impresionar con kimonos tradicionales.

La mayoría de las fotografías son de solteronas y solteros de entre 30 y 40 años; el más joven tiene 28 años y el mayor 51, y ejercen diversas profesiones, desde médicos y enfermeras hasta funcionarios y secretarias.

Una pareja, de unos 80 años, dice que su hijo de 49 años ha pasado demasiado tiempo en el trabajo como para prestar atención a su vida amorosa.

Siempre quisieron tener nietos, así que decidieron asistir al emparejamiento después de leer sobre ello en un periódico.

Otra pareja, de unos 70 años, dice que su hija de 42 años no tiene citas porque quiere tener la libertad de salir con sus amigos de la universidad cuando quiera. Quieren a alguien que pueda cuidar de su hija y que diga que está feliz de que ellos hagan la búsqueda.

A otros sus hijos les han pedido que asistan al evento. Una madre, de unos 60 años, dice que su hija de 37 se siente ansiosa al ver a amigos de su edad casarse y tener hijos. Dice que se arrepiente de no haber presionado a su hija para que buscara pareja cuando era más joven.

La agencia estima que alrededor del 10% de los emparejados se casan, aunque dice que la cifra real podría ser mayor porque los padres no necesariamente les informan cómo progresan las relaciones de sus hijos.

Una madre, cuya hija se casó a través del servicio de búsqueda de pareja, recordó haber hecho fila para encontrarse con el padre de un candidato popular y sentirse sorprendida cuando recibió una llamada preguntándole si sus hijos podían conocerse.

A primera vista, dijo, “mi hija empezó a mirarlo fijamente y fue entonces cuando supe que había encontrado su pareja”.

La pareja ahora está casada.

Ella dice que hay ventajas en involucrar sólo a los padres al principio; pueden ser más directos al expresar lo que sus hijos quieren y no quieren.

«[Los niños] no tienen las conversaciones incómodas que a veces se recuerdan durante años en una relación», dijo.

Novios participan en una ceremonia de boda en el santuario Hie, en el centro de Tokio, el 3 de noviembre de 2022. (Crédito: Richard A. Brooks/AFP/Getty Images)

Busque una pareja, espere un nieto

Para muchos de los padres, es el atractivo de los nietos lo que los atrae a los eventos de emparejamiento, dice Miyagoshi.

A menudo se encuentra con padres de hombres de unos 40 años que buscan mujeres de entre 20 y 30 años.

Un padre se quejó de que no había podido establecer una relación con su hijo de 40 años a pesar de haber intercambiado su perfil con otros 10 padres, dijo.

Al mirar más de cerca, descubrió que el padre había rechazado a todas las mujeres de unos 30 años y a aquellas con más educación que su hijo. También rechazó a un candidato que no tenía hermanos varones: las mujeres en esta situación son vistas como una carga a los ojos de los padres japoneses tradicionales que creen que se distraerán teniendo que cuidar de sus suegros cuando envejezcan.

Pero por muy grande que sea el anhelo por tener nietos, Miyagoshi dice que siempre enfatiza a los padres que sus hijos deben ser lo primero.

“No importa cuánto sientan los padres el uno por el otro, sus hijos deben estar de acuerdo. No importa cuánto quieran los padres tener nietos, los hijos deben estar dispuestos a tener hijos”, dijo.

Puede parecer poco probable que lo diga un casamentero profesional, pero Miyagoshi cree en el «go-en», un concepto japonés que se refiere al romance que surge de conocer a la persona adecuada en el momento adecuado.

“No importa cuánto esfuerzo le pongas, a veces no funciona. Eso es matrimonio”, dijo.

Últimas noticias

Santiago
muy nuboso
18.4 ° C
21.4 °
15.5 °
58 %
1kmh
75 %
Sáb
23 °
Dom
20 °
Lun
21 °
Mar
24 °
Mié
20 °

Artículos relacionados