Marilyn Manson no fue el único hombre famoso de Hollywood acusado de abuso y maltrato. 

Por estos días, también se reflotaron las denuncias de varias mujeres contra el actor Shia LaBeouf, quien al igual que el cantante performático quedó afuera de su agencia de talentos, aunque luego de una decisión consensuada.  

En su caso particular, además, decidió tomarse un tiempo fuera de la actuación hasta tanto sus demonios personales se acallen, de acuerdo a información surgida de su entorno.  

Los problemas de LaBeouf se desataron en diciembre de 2020, cuando sus exnovias FKA twigs (cantante británica) y Karolyn Pho (fotógrafa y estilista) presentaron una demanda en la que lo acusaba de una variedad de abusos emocionales y físicos. 

Publicidad

Puntualmente, FKA twigs aseguró allí que LaBeouf una vez la arrojó contra un automóvil y, a los gritos, la amenazó con estrangularla, además de haberla obligado a dormir desnuda. 

Pho, por su parte, dijo ser víctima de situaciones similares, incluido un incidente en el que LaBeouf la inmovilizó contra una cama y la golpeó con la cabeza lo suficientemente fuerte como para hacerla sangrar.

Mientras esta presentación se convertía en un expediente judicial, el actor ingresó a un centro de rehabilitación para ser tratado por adicción y problemas psicológicos.

De acuerdo a lo informado por Variety, LaBeouf quiere “concentrarse únicamente en su recuperación y obtener la ayuda que ha admitido que necesita”. 

“No estoy en posición de decirle a nadie cómo las hizo sentir mi comportamiento. No tengo excusas para mi alcoholismo o agresión, solo racionalizaciones. He sido abusivo conmigo mismo y con todos los que me rodean durante años. Tengo un historial de lastimar a las personas más cercanas a mí. Me avergüenzo de esa historia y lo siento por los heridos. No hay nada más que pueda decir”, expresó el actor al New York Times luego de ser denunciado.

Publicidad

Uno de los últimos trabajos de Shia LaBeouf fue el de Fragmentos de una mujer, en la que comparte protagónico con Vanessa Kirby y compone a un esposo temperamental y propenso a la sustancias. 

En una escena, tras haber consumido, su personaje desata toda su ira arrojándole un objeto a su mujer y degradándola con insultos, algo que, a juzgar por las acusaciones de sus ex, había hecho detrás de cámara en reiteradas oportunidades. 

Publicidad