Cómo guardias voluntarios frustraron un ataque de Hamas, minuciosamente planeado, en un kibutz

(CNN) — Cuando los combatientes de Hamas atravesaron la valla de Gaza en el ataque sin precedentes de este mes contra Israel, el kibutz de Mefalsim, a menos de tres kilómetros de la frontera, se encontraba en primera línea.

Portando rifles AK-47 y lanzagranadas, un grupo de combatientes se dirigió directamente a las puertas de la comunidad, mientras que otro grupo se dirigió a destruir su generador, según los videos de seguridad y los residentes locales.

Según el personal de seguridad israelí, esa precisión no fue casual: los combatientes parecían saber exactamente hacia dónde se dirigían.

CNN revisó documentos que, según funcionarios israelíes, eran planes de ataque de Hamas, que sugieren que el grupo recopilaba información notablemente detallada sobre sus objetivos. Pero ninguno de los ataques se desarrolló según lo previsto, gracias en parte a un puñado de guardias voluntarios que defendieron a sus vecinos en dramáticos tiroteos.

Un grupo israelí de primeros auxilios publicó en Internet fotos del plan para atacar Mefalsim, y afirmó que se había recuperado del cadáver de un combatiente de Hamas. Dos miembros del personal de seguridad israelí dijeron a CNN que habían visto fotos del plan de forma independiente y que coincidía estrechamente con las tácticas de los combatientes de Hamas durante el ataque.

El documento, codificado por colores, incluye información detallada sobre los guardias y la seguridad del kibutz.

publicidad

Dice que un grupo de combatientes rompería la valla de la comunidad, mientras que a otros se les ordenó «capturar soldados y civiles y mantener rehenes» para negociar.

Yarden Reskin, miembro de la fuerza de seguridad voluntaria de Mefalsim que pasó horas intercambiando disparos con los combatientes, ayudando a evitar cualquier muerte dentro de la comunidad, dijo que estaba sorprendido por el nivel de detalle.

«Lo sabían todo», dijo Reskin. «Sabían dónde están las puertas, dónde están los generadores, dónde está la armería, sabían básicamente cuántos miembros del equipo de seguridad éramos… tenían muy, muy buena información».

Otro supuesto documento de Hamas en el que se exponían los planes para atacar el cercano kibutz de Sa’ad, que CNN obtuvo de un alto funcionario del gobierno israelí, era aún más escalofriante. En él se enumeraba que el objetivo de los atacantes era «infligir el mayor número posible de víctimas humanas».

Al igual que en Mefalsim, los planes no se hicieron realidad, y un grupo de primeros auxilios y un residente local dijeron a CNN que ningún residente había muerto dentro de Sa’ad.

La diferencia entre los planes detallados y lo que ocurrió sobre el terreno es una muestra del caos que se extendió durante el ataque, ya que los combatientes de Hamas encontraron mucha menos resistencia por parte del Ejército israelí de la que esperaban. A pesar de los miles de millones de dólares que Israel ha gastado en asegurar su frontera y en desarrollar una de las operaciones de inteligencia con más reputación del mundo, sus fuerzas armadas se vieron sorprendidas con la guardia baja.

CNN tradujo los documentos, pero no ha verificado su origen de forma independiente. Varios portavoces de Hamas, designada organización terrorista por Estados Unidos, no respondieron a los mensajes en los que se les pedía que comentaran o confirmaran los planes.

Los expertos señalaron que los documentos de planificación sugieren que Hamas había recopilado meticulosamente información de inteligencia sobre las comunidades objetivo para preparar el asalto del fin de semana, aunque no todos esos planes llegaran a materializarse. Matthew Levitt, que dirige un programa sobre contraterrorismo e inteligencia en el Washington Institute for Near East Policy y revisó los documentos para CNN, dijo que «la granularidad de esto es muy sorprendente».

«Hubo un tremendo esfuerzo en esto», dijo. «Se trataba de una operación muy cuidadosamente planificada que implicaba el tipo de procesamiento y difusión de inteligencia que no creo que mucha gente pensara que Hamas tenía».

Funcionarios de Hamas han afirmado que a sus combatientes se les dijo que no mataran a mujeres y niños y que tales asesinatos fueron el resultado de otros combatientes no afiliados que afluyeron a través de la frontera de Gaza durante el caos del ataque. Pero funcionarios y expertos israelíes han argumentado que los documentos de planificación muestran que causar víctimas civiles era una parte central de la misión del grupo.

«La ejecución no fue obra de un actor sin escrúpulos», afirmó Levitt. Los documentos, dijo, sugieren que matar civiles «es exactamente lo que planeaban hacer».

Superados en número y armamento

Mefalsim, comunidad en la que viven unas 1.000 personas, ha sido durante mucho tiempo objetivo de los cohetes de Hamas debido a su proximidad a Gaza. Por eso, cuando el sábado a las 6:30 de la mañana los habitantes de la zona recibieron alertas sobre la llegada de cohetes, supieron que debían dirigirse a sus refugios antiaéreos.

Pero los residentes del kibutz pronto se dieron cuenta de que este ataque era diferente de todos los anteriores. Reskin, que ha vivido en Mefalsim toda su vida, estaba escondido con su familia en el refugio de su casa cuando oyó una ráfaga de disparos en las cercanías. «Besé a mi mujer, besé a mis dos hijas pequeñas y salí por la puerta para ver qué podía hacer», dijo.

Reskin dijo que se sorprendió al ver a combatientes vestidos de negro con AK-47 a las puertas del kibutz. Él y un puñado de guardias se enzarzaron en enfrentamientos con los atacantes durante horas, a menudo enfrentándose a un mayor número y potencia de fuego.

Videos de cámaras de seguridad de Mefalsim publicados en Telegram por un grupo de socorristas israelíes muestran a los combatientes acercándose a la puerta principal del kibutz y disparando a un hombre que corre hacia ella, antes de intercambiar disparos con los guardias. En un momento dado, solo había tres guardias de seguridad «luchando contra una fuerza de unos 15 o 16 terroristas», dijo a CNN otro guardia voluntario, Eli Levi. El diario The Wall Street Journal ya había informado de los detalles del enfrentamiento.

Más tarde, las fuerzas militares israelíes llegaron y derrotaron a otros combatientes que se acercaban a la comunidad, dijeron Reskin y Levi. Aunque los atacantes mataron al menos a un civil y posiblemente a otros fuera de las puertas del kibutz, y un puñado de residentes resultaron heridos, nadie murió dentro de la comunidad, según Reskin y Levi.

Reskin dijo que más tarde vio fotos del documento de planificación de Hamas, en el que figuran detalles sobre la fuerza de seguridad y estimaciones del tiempo que tardarían en llegar los refuerzos del Ejército israelí.

El documento está fechado en 2022 en su portada, lo que podría sugerir que el ataque se había estado preparando durante un año o más, aunque en otra página figura la fecha del 15 de junio de 2023.

Ver el documento lo convenció de que el atentado era «algo que llevan años planeando», dijo Reskin. «No es algo que se planifica en semanas o meses».

Levi, que también vio una copia del plan, dijo que la estrategia de ataque parecía haber sido seguida por los combatientes de Hamas. Algunos combatientes habían atacado un generador de energía, cuya ubicación estaba marcada en un mapa, dijo, y otros habían intentado tomar el control de la puerta principal.

«La mayoría de las cosas ocurrieron tal y como estaban escritas», afirmó Levi.

Colin P. Clarke, investigador principal del Centro Soufan, una organización sin fines de lucro dedicada a la seguridad, que revisó los supuestos documentos de Hamas para CNN, dijo que la información detallada que el grupo había recopilado sobre kibutz individuales planteaba la posibilidad de que el grupo terrorista tuviera fuentes dentro de Israel.

«El nivel de detalle es extraordinario», afirmó Clarke. El alcance de la planificación «demuestra que se piensa a largo plazo de una forma que la mayoría de los grupos terroristas no tienen en su organización», afirmó.

Clarke afirmó que el hecho de que el grupo fuera capaz de reunir este nivel de información demuestra no solo que «Hamas mejoró enormemente su capacidad operativa, sino que Israel se durmió en sus laureles».

«Creíamos que estábamos a salvo»

Un documento, que un alto funcionario israelí facilitó a CNN, detalla los planes para atacar Sa’ad, una comunidad de unas 850 personas a pocos kilómetros al sur de Mefalsim.

El documento, del que informó en primer lugar NBC News, dice que la misión de los combatientes de Hamas era «controlar el kibutz e infligir el máximo posible de bajas humanas, y capturar rehenes». CNN no ha verificado de forma independiente la autenticidad del documento.

Al igual que el plan Mefalsim, el documento contiene información sobre el kibutz y su seguridad, incluida información detallada sobre el número de guardias que protegen la comunidad.

A un grupo de combatientes se le ordenó abrir una brecha en la valla del kibutz y destruir la sala de guardia antes de «reunir rehenes en el comedor y prepararse para trasladar a varios de ellos a la franja». A un segundo grupo se le ordenó «recoger rehenes y entregarlos al primer grupo».

soldados israel kibutz

Fuerzas israelíes patrullan zonas a lo largo de la frontera entre Israel y Gaza. Crédito :Ilia Yefimovich/picture alliance/dpa/Getty Images

El documento también dice que los grupos debían «controlar» e «inspeccionar» dos escuelas, y registrar una «zona de movimiento juvenil». E incluye mapas detallados con imágenes por satélite del kibutz y sus alrededores.

Pero al igual que en Mefalsim, Hamas no logró atacar Sa’ad: nadie murió, según el grupo de primera intervención. No está claro por qué: varias otras comunidades cercanas, algunas de las cuales estaban identificadas en un mapa del plan, fueron atacadas por combatientes de Hamas que mataron a civiles, según funcionarios israelíes.

Sarah Pollack, una residente de Sa’ad que pasó el sábado en el refugio antibombas de su familia, dijo que el kibutz fue alcanzado por un cohete procedente de Gaza, y algunos residentes que estaban fuera de la comunidad durante el ataque murieron. Pero ningún combatiente entró en el kibutz, y nadie murió dentro de sus puertas, dijo.

«No sabemos cómo explicarlo», dijo en una entrevista desde su hotel cerca de Arad, en Israel, donde ella y su familia habían sido evacuados tras el ataque. «Es una pregunta enorme, enorme para nosotros. Es un milagro».

Pollack dijo que ver los amplios detalles que Hamas tenía sobre Sa’ad en los documentos de planificación era escalofriante. «Sorprendentemente, los detalles son muy precisos… horriblemente precisos», dijo.

Aunque Sa’ad escapó con muchas menos muertes y destrucción que los kibutz vecinos, Pollack dijo que el ataque había sacudido profundamente la sensación de seguridad de los residentes en lo que describió como una «preciosa, exuberante y hermosa zona verde con jardines y árboles de la que estamos tan orgullosos».

«Pensábamos que había una barrera física entre Gaza e Israel para protegernos, pensábamos que estábamos a salvo», dijo. «Estábamos muy equivocados».

— Audrey Ash y Scott Bronstein de CNN contribuyeron con este reportaje.

Últimas noticias

Santiago
niebla
15.8 ° C
18.4 °
13.5 °
66 %
2.6kmh
40 %
Mar
23 °
Mié
22 °
Jue
21 °
Vie
20 °
Sáb
19 °

Artículos relacionados