Un estudiante le preguntó a una maestra de Nueva York de qué lado está en la guerra entre Israel y Hamas. Esto es lo que respondió

(CNN) — Hace poco, Sari Beth Rosenberg estaba dando una clase de historia en una escuela secundaria en la ciudad de Nueva York cuando un estudiante la interrumpió con una pregunta: “¿Eres del equipo de Israel o del equipo palestino?”.

Rosenberg acababa de comenzar su lección sobre la guerra entre Francia e India cuando surgió la pregunta.

Como maestra de escuela pública durante más de dos décadas, Rosenberg ha hablado con sus alumnos sobre muchos temas controvertidos, incluida la violencia armada, la guerra entre Ucrania y Rusia y la insurrección del 6 de enero.

Pero la actual guerra entre Israel y Hamas es, por lejos, el tema más divisivo que ha tenido que abordar como educadora, afirma.

Rosenberg, que es judía, temía que entablar una conversación sobre las complejidades del conflicto pudiera alienar a algunos de sus estudiantes con vínculos con Oriente Medio. Entonces intentó convertir la pregunta en una experiencia de aprendizaje.

publicidad

«Les dije que soy el ‘Equipo Humanidad'», dice. Les dijo a sus estudiantes que pensaba que tanto los mortíferos ataques terroristas de Hamas en Israel como los continuos bombardeos de Gaza por parte de Israel eran horribles.

Luego les preguntó qué sabían o pensaban sobre lo que estaba pasando.

“Este requería un enfoque diferente, uno que se alinee con la forma en que quiero que sea mi salón de clases, que sea justo para todos, donde nadie sienta que hay una agenda o un prejuicio”, dice. “Porque tengo niños que usan hijabs; Tengo estudiantes judíos; Tengo niños que no saben nada al respecto”.

Una maestra de California dice que el conflicto le ha cobrado un precio emocional a ella y a sus alumnos

La preocupación de Rosenberg refleja una lucha que enfrentan los educadores en todo EE.UU. mientras intentan navegar conversaciones, tanto dentro como fuera del aula, sobre un conflicto internacional polarizador.

Muchos judíos han pedido una condena más fuerte después de que militantes de Hamas atacaran un festival de música y ciudades israelíes cerca de Gaza, matando y secuestrando a civiles y provocando la última guerra en la región. Otros grupos han salido a las calles en EE.UU. y otros lugares para protestar por décadas de sufrimiento de los palestinos en la superpoblada Gaza.

Una maestra palestina de sexto grado en el condado de Alameda, California, dice que le ha costado responder las preguntas de sus alumnos de una manera que les brinde una imagen clara de lo que está sucediendo en la región. Pidió a CNN que no usara su nombre por miedo a una reacción violenta por discutir un tema tan divisivo.

Miembros de las fuerzas de seguridad buscan identificación y efectos personales en el sitio del festival de música Supernova, donde cientos fueron asesinados y decenas fueron secuestrados por militantes de Hamas cerca de la frontera con Gaza, el 12 de octubre de 2023, en el Kibbutz Re’im, Israel. (Leon Neal/Getty Images)

Sus alumnos conocen su herencia palestina y notaron que parecía distraída desde que comenzó la guerra, dice.

“Pudieron ver lo mucho que me afectó. Y todas las mañanas que llegaba me preguntaban: ‘¿Hay alguna buena noticia, está sucediendo algo? ¿Están deteniendo esta guerra?’”.

Esta semana un estudiante le preguntó cómo comenzaron las tensiones entre israelíes y palestinos, por lo que ella le ofreció un contexto histórico. También leyó en voz alta a sus alumnos un libro para niños, “Baba, ¿qué significa mi nombre?” del autor palestino-estadounidense Rifk Ebeid, que detalla el viaje de una joven refugiada palestina que recurre a su padre en busca de respuestas sobre su herencia cultural.

La maestra dice que, emocionalmente, las últimas semanas han sido difíciles para ella. Ha sido especialmente desalentador ver declaraciones de distritos escolares denunciando los ataques de Hamas contra Israel sin mencionar el sufrimiento de los palestinos, dice.

“¿Qué pasa con nosotros, los palestinos? Es como si ni siquiera nos vieran… ni siquiera nos ven como humanos”, dice. “Ha sido muy difícil trabajar y tratar de poner una cara falsa y tratar de terminar mis lecciones, tratar de pasar el día. La semana pasada llegué temprano a casa. No pude hacerlo más”.

Su trabajo docente ha sido su pasión durante tres años, dice, pero el conflicto entre Israel y Hamas le ha pasado factura.

“Ya no estoy tan motivada como antes, lo que hace que mis alumnos no lo estén tanto”, dice.

Una maestra en Georgia dice que está pidiendo a sus estudiantes que hablen sobre la guerra con sus padres

CNN habló con otros cuatro profesores que tampoco quisieron ser nombrados. Dijeron que han evitado responder preguntas sobre la guerra en clase por temor a que haya estudiantes conectados con ambos lados. También temen que los estudiantes puedan grabar sus comentarios y publicarlos en las redes sociales, exponiéndolos a malas interpretaciones y amenazas.

Un maestro de escuela secundaria en un suburbio de Atlanta le dijo a CNN que ha sido difícil hablar sobre el conflicto con los niños pequeños. Algunos alumnos de sexto y séptimo grado le preguntaron qué es Hamas y parecieron confundidos cuando ella les explicó que es a la vez una organización militante y política que gobierna Gaza.

La maestra dice que evita hablar de temas controvertidos con sus alumnos y los insta a que, en cambio, discutan los temas con sus padres.

Pero le preocupa el efecto del conflicto entre Israel y Hamas y la guerra entre Rusia y Ucrania en sus jóvenes estudiantes.

Se intensifican los bombardeos sobre Gaza 2:53

«Se preguntan si nos dirigimos a la Tercera Guerra Mundial», dice. “Entre la pandemia y las amenazas de guerra, realmente lo siento por estos niños pequeños. Está duro.»

Gail Hoffer-Loibl, una madre judía de dos hijos que vive en el norte del estado de Nueva York, dice que se alegra de que la escuela de sus hijos no hablara con los estudiantes sobre la guerra cuando estalló por primera vez. Ella quería que sus hijos, de 8 y 10 años, supieran de ella lo que estaba sucediendo, dice.

“Entiendo la sensibilidad que hay detrás de hablar de cualquier crisis internacional en el aula y respeto que se deba considerar la edad de los estudiantes. También reconozco que reducir estos eventos a una forma que sea digerible para estudiantes muy jóvenes es difícil”, afirma.

“Me alegré de que mis hijos aprendieran de mí lo que estaba sucediendo, permitiéndome explicarles con mis propias palabras y permitiéndoles hacerme preguntas”.

Hoffer-Loibl dice que los maestros no deberían cargar con la carga de asesorar a los niños durante la guerra y el conflicto. En cambio, los estudiantes deberían ser conscientes de los recursos disponibles para ellos, incluidos los consejeros escolares y los servicios de salud mental fuera del campus, dice.
«Mucha gente piensa que esto no está afectando a los niños fuera de las comunidades judía, árabe y otras comunidades con vínculos directos con la región», dijo a CNN. “Independientemente de su fe u origen étnico, la guerra da miedo y nuestros niños necesitan todo el apoyo que puedan obtener para procesar la violencia que están viendo.

“Esta es una generación que nunca ha conocido un mundo sin tiroteos en las escuelas, una generación que quedó varada durante el covid. Tanto las escuelas como las familias deben afrontar este momento difícil con compasión y comprensión por nuestros niños”.

Una mujer sostiene una bandera israelí mientras grupos opositores protestan cerca del consulado israelí el 8 de octubre de 2023 en la ciudad de Nueva York. (Adam Gray/Getty Images)

Un distrito escolar de Illinois se pronunció tras la muerte de un niño en un ataque vinculado a la guerra

Varios distritos escolares de todo el país han emitido declaraciones destacando su apoyo a los afectados por la guerra. Algunos han señalado a los israelíes como víctimas del último conflicto, mientras que otros han optado por no emitir ninguna declaración sobre la guerra.

Otros más han emitido vagas condolencias que tienen cuidado de no parecer que están tomando partido, enojando a algunos padres que sienten que los educadores deberían condenar el terrorismo.

«No hay una manera fácil de expresar el dolor y la angustia que sentimos por la pérdida de vidas durante la semana pasada en el Medio Oriente y la violencia y el trauma que continúa ocurriendo a diario», dijeron las Escuelas del Condado de Fulton en Georgia en un comunicado del 12 de octubre en redes sociales. “Puede que a los estudiantes les resulte difícil comprender el alcance de lo que está sucediendo en el mundo, pero cuando vienen a la escuela, queremos que sepan que son vistos, escuchados y amados”.

Algunos distritos escolares han distribuido materiales educativos para ayudar a los profesores a hablar sobre la guerra y la historia del conflicto palestino-israelí.

“Estos ataques han provocado una ola de miedo, incertidumbre y angustia dentro de nuestras comunidades. Es primordial que los educadores desempeñen un papel de apoyo durante este momento difícil”, dijo el Departamento de Educación del Estado de Nueva York en un comunicado a principios de este mes.

«Los educadores desempeñan un papel fundamental al brindar oportunidades para debates abiertos sobre cómo gestionar el trauma de la guerra en Israel y Palestina y ayudar a los estudiantes a procesar sus emociones y obtener una comprensión más profunda de las complejidades de este tema delicado».

En los suburbios de Chicago, donde un niño palestino-estadounidense de 6 años fue asesinado a puñaladas hace dos semanas en lo que las autoridades llamaron un crimen de odio relacionado con el conflicto en curso, el Distrito Escolar Consolidado de la Comunidad de Plainfield ofreció asesoramiento sobre el duelo y dijo que está vigilando de cerca en los estudiantes para detectar signos de angustia emocional.

En una declaración a CNN, el superintendente Glenn Wood dijo que el personal del distrito continuará tratando a los estudiantes con respeto y buscará un ambiente inclusivo en las aulas.

“Las emociones pueden estar a flor de piel en la comunidad en momentos como estos”, dijo Wood. “Si bien intentamos centrarnos en lo que sucede dentro de nuestras escuelas, nuestros estudiantes se ven muy afectados por lo que sucede fuera del entorno de aprendizaje. La intolerancia y el odio no tienen cabida en nuestras escuelas”.

Una maestra palestina dice que sus alumnos hacen muchas preguntas de «por qué»

Ghadeer Soof Haddad ha enseñado literatura a estudiantes de tercer y cuarto año de secundaria durante 12 años en Gary, Indiana. La guerra estalló mientras su distrito escolar estaba en las vacaciones de otoño, dice, pero sus estudiantes la acribillaron con preguntas sobre su origen palestino cuando regresaron.

Sacó un mapa y les mostró dónde viven los miembros de su familia: en la Ribera Occidental y Gaza.

“Hicieron muchas preguntas sobre por qué, cómo… ‘¿Por qué está sucediendo esto? ¿Por qué ha durado tanto tiempo? ¿Alguien alguna vez intentó arreglar la situación?’ Se sorprendieron de que hubiera durado tanto tiempo”, dice.

Haddad dice que los estudiantes también quedaron atónitos de que tantos niños hayan sido víctimas de la guerra.

“El solo hecho de saber que hay niños de su edad pasando por esto realmente los afectó… simplemente pensar, ¿cómo sería si esa fuera mi familia?”, sostiene. Haddad dice que recibió mucho apoyo de sus compañeros maestros y del director, quienes se acercaron para ver cómo podían ayudar.

Y agrega que ha sido un desafío tratar de explicar la guerra a los estudiantes de manera objetiva.

“Obviamente, siendo palestino, tienes cierto nivel de parcialidad. Estaba tratando de presentar los hechos objetivamente y simplemente responder a sus preguntas de una manera directa y manteniendo mi parcialidad fuera de ello”, dice. «Pero son estudiantes de tercer y cuarto año, y a algunos de ellos les he enseñado durante años, para que pudieran ver las cosas».

Los tres profesores de secundaria con los que habló CNN dicen que están animando a sus estudiantes, como adultos jóvenes que se preparan para salir al mundo, a hacer su propia investigación sobre lo que está sucediendo en el Medio Oriente.

Rosenberg, la maestra de la ciudad de Nueva York, asegura que sus alumnos han expresado una variedad de perspectivas sobre la violencia en Israel y Gaza. Han hablado abiertamente sobre sus preocupaciones, incluido el antisemitismo y la islamofobia, y han escuchado los puntos de vista de cada uno, dice.

Al responder a las preguntas de los estudiantes, sostiene que intenta subrayar el hecho de que cada vez que un civil resulta herido en una guerra, es una abominación.

“Si no tenemos estas conversaciones en clase, ¿dónde las harán los niños?”, dice. «Los niños necesitan aprender a hablar (entre ellos) sobre temas en los que tal vez no estén de acuerdo, sin poner fin a las amistades».

Rosenberg  asegura que cada mano levantada en clase le genera temor de que la siguiente pregunta pueda resultar ofensiva para algunos estudiantes.

Pero hasta ahora eso no ha sucedido, dice.

«Voy a responder (la pregunta) de una manera que sea auténtica», dice, «pero tampoco de una manera que haga que ciertos niños sientan que no pueden compartir lo que sienten al respecto».

Últimas noticias

Santiago
niebla
15.8 ° C
18.4 °
13.5 °
66 %
2.6kmh
40 %
Mar
23 °
Mié
22 °
Jue
21 °
Vie
20 °
Sáb
19 °

Artículos relacionados