Angelina Jolie insiste en que son falsas las afirmaciones de Brad Pitt de que vendió la mitad de su amada bodega francesa Miraval al oligarca ruso con “asociaciones venenosas” para “causarle daño”, luego de que el actor la acusara en documentos judiciales de intentar destruirlo.

Ella y Pitt compraron la propiedad juntos en 2008 y habían organizado fiestas en la bodega a lo largo de los años. La pareja incluso se casó en el castillo localizado en el sur de Francia. Pero después de que se separaron, Jolie, de 47 años, vendió en octubre su mitad de la próspera bodega Chateau Miraval a una empresa dirigida por el oligarca Yuri Shefler, el propietario de la empresa que fabrica el vodka ruso insignia Stolichnaya, rebautizado como Stoli.

En su demanda, Pitt afirmó que la venta representaba “una responsabilidad internacional masiva” dada la invasión de Ucrania por parte del presidente ruso, Vladimir Putin, y dijo que la motivación de Jolie para la venta era “infligirle daño”.

Pitt afirma en la demanda que la venta de la bodega francesa a un oligarca ruso será perjudicial para el negocio, ya que Stoli “ha sido objeto de boicots en todo el mundo” desde que Putin invadió Ucrania en febrero.

La compañía es una subsidiaria de Stoli Group, lo que significa que es “propiedad indirecta” de Shefler, que tiene su sede en el Reino Unido.

En esta foto de archivo tomada el 18 de febrero de 2022, botellas de vino rosado Chateau Miraval Cotes de Provence se muestran en un estante en una tienda de Los Ángeles. (Foto de Chris DELMAS / AFP) Foto: AFP

Señala que “el Departamento del Tesoro de Estados Unidos nombró a Shefler como un oligarca en la federación rusa en un informe al Congreso realizado de conformidad con la Ley de 2017 para contrarrestar a los adversarios de Estados Unidos a través de sanciones”, según los documentos presentados en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles el pasado 3 de junio.

Los abogados de Pitt continúan argumentando que “Jolie persiguió y luego consumó la supuesta venta en secreto, manteniendo deliberadamente a Pitt ignorante del tema y violando a sabiendas los derechos contractuales de Pitt”.

“Al hacerlo, Jolie buscó aprovechar las ganancias que no había obtenido y los rendimientos de una inversión que no hizo. También a través de la supuesta venta, Jolie buscó causar daño a Pitt. Jolie sabía y tenía la intención de que Shefler y sus afiliados intentaran controlar el negocio que el actor había construido y socavar la inversión de Pitt en Miraval”, se detalla en el documento.

Desavenencias por custodia

Las fuentes señalan que el momento de la venta estuvo relacionado con la decisión de un juez de emitir un fallo tentativo que otorgaba a Pitt la custodia 50/50 en la amarga batalla de custodia de la pareja sobre sus cinco hijos menores. En ese momento, “Jolie estaba furiosa y se mostró muy vengativa”, dijo una fuente al DailyMail.

Sin embargo, una fuente cercana a Jolie ahora ha refutado esas afirmaciones, y ha explicado que “después de los eventos que llevaron a Angelina Jolie a solicitar el divorcio, ni ella ni sus hijos pudieron regresar a la propiedad, y tomó la difícil decisión de vender su participación en el negocio”, dijo la fuente no identificada.

Jolie “hizo múltiples ofertas a su exmarido y, sabiendo que sus hijos heredarían el negocio, encontró un socio comercial con experiencia en la industria del alcohol”, afirmó la misma fuente.

“Es desafortunado que después de que ella abandonó el negocio de manera adecuada y legal, el señor Pitt la está enredando en múltiples demandas”, dijo la fuente.

Del lado de Pitt se argumentó que dichas afirmaciones no tenían sentido, al afirmar: “La mejor manera de retener el valor para la familia habría sido que uno de sus padres retuviera la propiedad de un activo cada vez más valioso”. “Hay mucho más valor en una familia que posee el 100 por ciento, que entre el 40 y el 50 por ciento”, señaló la fuente.