«Nunca volveré atrás»: los israelíes evacuados de una ciudad fronteriza con el Líbano temen una guerra con Hezbollah

(CNN) — Debería ser el apogeo de la temporada turística en Tiberíades, una ciudad israelí en la costa occidental del Mar de Galilea donde, según el Nuevo Testamento, se realizaron muchos de los milagros de Jesús.

Pero en lugar de peregrinos, han llegado a Tiberíades miles de israelíes evacuados de las comunidades próximas a la frontera libanesa, aumentando la población de la ciudad en un 20%, dijo a CNN el alcalde Boaz Yosef. Describió la evacuación como “el mayor” movimiento de israelíes en décadas.

En las semanas transcurridas desde que Hamas lanzó su ataque contra Israel, un conflicto de baja intensidad se ha desatado en el norte del país a medida que el fuego cruzado entre Israel y combatientes con base en el Líbano se vuelve cada vez más mortífero. Un periodista de Reuters figura entre los civiles asesinados en el lado libanés de la frontera, y el domingo pasado un empleado de un proveedor de electricidad israelí murió en un ataque con un misil antitanque en la ciudad fronteriza israelí de Dovev.

Al igual que el sur, la zona fronteriza norte de Israel se ha ido vaciando, después de que el Ministerio de Defensa ordenara la evacuación obligatoria de más de 40 comunidades allí en octubre. Se teme una confrontación en toda regla con Hezbollah en el sur del Líbano, lo que abriría un nuevo y peligroso frente en la guerra.

Varios de los evacuados de Dovev, que llevan un mes viviendo en Tiberíades, dijeron a CNN que quizá nunca estén preparados para regresar a su moshav (comunidad cooperativa).

publicidad

Los residentes de Dovev señalan al jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, quien ha evocado repetidamente un escenario hipotético en el que sus combatientes llevarían a cabo una incursión en el norte de Israel en caso de que estallara nuevamente la guerra entre el Líbano e Israel.

Hezbollah es una de las fuerzas paramilitares más poderosas de Medio Oriente. El movimiento islamista respaldado por Irán, que tiene su base principal en la frontera entre Israel y el Líbano, ha participado en varios conflictos en Medio Oriente, incluidos Iraq y Siria. Las escaramuzas fronterizas entre Israel y el grupo se han intensificado en las últimas dos semanas y el fuego cruzado se ha intensificado en frecuencia y profundidad del territorio en la región fronteriza.

Desde el sótano de un hotel en Tiberíades, donde decenas de niños evacuados asistían a una clase improvisada, Elana Pilveny le dijo a CNN que “no había manera de volver”. Su familia no quiere correr ningún riesgo con el aliado de Hamas en el sur del Líbano después del 7 de octubre, cuando Hamas masacró a 1.200 personas, muchas de las cuales eran civiles.

«Un nuevo nivel de miedo»

Un tranquilo círculo de tejido en el vestíbulo del hotel, formado por cuatro primas que han vivido en Dovev durante décadas, contradice el pánico entre los evacuados. «No sé cómo funcionar normalmente si tengo que regresar a Dovev», dijo a CNN Shoshana Yakut, de 77 años, desde un hotel en Tiberíades donde ha vivido durante más de un mes.

Han vivido la Guerra de los Seis Días, la Guerra de Yom Kippur, la invasión israelí del Líbano en 1982 y la lucha con Hezbollah en 2006. “Nunca habíamos sentido algo tan poderoso”, dijo sobre los ataques del 7 de octubre. «Ni en 67, ni en 73, ni en 82 y 2006; este es un nivel de miedo completamente nuevo en este momento».

Pilveny es propietaria de una pequeña granja avícola en Dovev con su marido y dijo que el trabajador de la compañía eléctrica que murió la semana pasada estaba allí para restaurar una línea eléctrica a las granjas avícolas de la comunidad. Desde entonces, su marido pidió al Ministerio de Agricultura de Israel que sacrificara humanamente a sus pollos, dijo.

Desde su oficina, mirando hacia el mar azul de Galilea, el alcalde de Tiberíades, Yosef, dijo que más de 10.000 personas han sido evacuadas a su ciudad, llenando 35 hoteles en la ciudad, que está a 30 kilómetros al sur de la frontera.

Dice que los residentes han «acogido» a los recién llegados, pero que la guerra ha perjudicado a la industria turística local: los restaurantes están vacíos y las excursiones en barco son escasas.

La comunidad internacional ha intentado evitar una guerra regional más amplia. Pero Yosef dijo que cree que para garantizar la seguridad de Israel “debemos hacer la guerra en el Líbano” para desmantelar las capacidades de Hezbollah, citando los peligros del arsenal estimado del grupo, estimado 150.000 cohetes y municiones guiadas con precisión.

«Si no, lo que pasó en el sur (de Israel) sucederá en el norte», dijo, añadiendo que ésta era la opinión de otros alcaldes del norte de Israel. La semana pasada, el ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, lanzó una advertencia a Hezbollah después de un día de intercambios transfronterizos, dijo: “Lo que estamos haciendo en Gaza también se puede hacer en Beirut. No utilizamos ni el 10% de las capacidades de la Fuerza Aérea en Gaza”.

Zonas de amortiguamiento

En otro hotel en Tiberíades, el veterano David Shenfer, de 75 años, que fue evacuado de la ciudad de Kiryat Shemona, cerca del extremo norte de Israel, dijo que aunque no puede esperar a regresar a casa, le preocupa la violencia con Hezbollah.

La situación ideal es una “solución política” en la que Hezbollah se retire detrás del río Litani en el Líbano, dijo, citando una resolución de la Organización de las Naciones Unidas de 2006 que pedía que Hezbollah no operara entre la frontera israelí-libanesa y el río Litano, a 20 kilómetros al norte.

Hezbollah continúa operando al sur del río e Israel ha violado sistemáticamente la resolución con violaciones territoriales con sobrevuelos en el Líbano.

A falta de un acuerdo político “van a tener que obligar a Hezbollah a ir al norte”, dijo Shenfer.

En la guerra entre Israel y Hezbollah de 2006 se intentó crear una zona de amortiguación en esa zona, pero el conflicto terminó sin un claro vencedor o vencido. Muchas partes del Líbano quedaron devastadas, pero Hezbollah frustró el plan final de Israel para desmantelar el grupo.

La preocupación abrumadora entre los evacuados es cuándo podrán regresar a casa, o si lo harán, y si no, ¿qué será lo siguiente? La portavoz del Kibbutz Bar’am, uno de los 30 kibutzim del país que se han adherido a un modelo socialista, dijo que su principal preocupación es lo que la guerra le hará a su modelo comunitario.

«Hemos perdido muchas de las certezas que teníamos antes», dijo Lea Raivitz. Los residentes de su kibutz aportan todo su salario neto a la comunidad y reciben a cambio un presupuesto mensual. Como resultado, “no pagamos por las casas. No pagamos por la electricidad. No pagamos por el agua, la salud, la atención sanitaria, la educación”, dijo.

Después de pasar un mes en un hotel, existe el temor de que algunos miembros del kibbutz se muden. Aunque está decidida a regresar a su comunidad en la ladera, la perspectiva actualmente parece imposible, dijo Raivitz, explicando que militantes de Hezbollah han izado banderas cerca de una valla fronteriza cerca del kibbutz. “Es nuestra casa, estamos esperando ese momento (para regresar), pero es difícil siquiera imaginarlo”.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
14.5 ° C
15.7 °
13.3 °
51 %
2.1kmh
0 %
Mié
17 °
Jue
18 °
Vie
15 °
Sáb
18 °
Dom
18 °

Artículos relacionados