ANÁLISIS | Mientras la unidad occidental en Ucrania se tambalea, Putin busca una victoria a paso lento

Kyiv, Ucrania (CNN) — Este es el momento que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha estado esperando: cuando realmente no necesita hacer mucho, y puede cantar victoria.


Los frentes estáticos en Ucrania se están endureciendo lentamente a medida que la nieve se hace más profunda. En Kyiv se palpa que la moral, antaño insuperable, está decayendo ligeramente. Se habla abiertamente de desacuerdo entre el comandante en jefe y el jefe del Estado Mayor, Volodymyr Zelensky y Valery Zaluzhny.

Rusia ya no está perdiendo la guerra, ni el terreno del que se apoderó, por lo que Ucrania definitivamente no la está ganando. En las capitales europeas se avecinan elecciones e incluso los agricultores de Polonia, aliada incondicional, están discutiendo con sus vecinos ucranianos.

En Estados Unidos, los republicanos del Senado impidieron el miércoles por la noche que avanzara un paquete legislativo que incluía US$ 60.000 millones en ayuda a Ucrania, en medio de un pulso con los demócratas sobre la política estadounidense de fronteras e inmigración.

En un intento de desbloquear la situación, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había hecho un llamamiento al Congreso para que no permitiera que la «mezquina política partidista» se interpusiera en el camino de la ayuda a Kyiv. «La historia juzgará duramente a quienes den la espalda a la causa de la libertad», dijo el presidente. «No podemos dejar que gane Putin».

El recién nombrado ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, David Cameron, tenía previsto intervenir este jueves junto al secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en Washington, mientras el Reino Unido también insta a mantener el apoyo internacional a Ucrania en su lucha contra la invasión rusa.

publicidad

biden ucrania

El presidente estadounidense, Joe Biden, pronuncia un discurso sobre la financiación para Ucrania desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca, el miércoles 6 de diciembre de 2023, en Washington. Crédito: Evan Vucci/AP

La unidad de propósitos e intenciones, tan notable durante los primeros 21 meses del acontecimiento europeo más trascendental desde la caída del Muro de Berlín, siempre había sido una excepción. Se avecina más desorden y desunión.

En Washington, la incertidumbre es aún más desconcertante. La reticencia del Congreso a proporcionar ayuda urgente se atribuye a menudo a la preocupación de los republicanos por no arrastrar a Estados Unidos a otro conflicto. Pero el objetivo de la ayuda es precisamente evitarlo: garantizar que Ucrania pueda seguir luchando contra Moscú, en lugar de permitir que Putin se acerque lo suficiente a las fronteras de la OTAN como para que Estados Unidos se vea obligado a luchar por sus aliados en persona, no por delegación.

Se ha iniciado un sutil juego de acusaciones, con extensos artículos en los que se esboza por qué la contraofensiva ucraniana no ha dado los resultados largamente previstos que necesitaba. El diario The Washington Post cita a funcionarios estadounidenses anónimos que explican que Kyiv actuó demasiado tarde, o escuchó demasiado poco.

Los funcionarios ucranianos aún deben sorprenderse de que sus aliados esperen que lleven a cabo complejos asaltos militares sin la superioridad aérea, sin la cual un ejército de la OTAN ni siquiera se levantaría de la cama.

Es una lenta sangría de vigor que Putin seguramente ha deseado durante mucho tiempo. Y es un giro notable para un líder autoritario que hace apenas seis meses se enfrentaba a una rebelión abierta pero efímera del secuaz Yevgeny Prigozhin.

Prigozhin ha muerto, junto con otros altos cargos de Wagner, en un misterioso accidente aéreo. Moscú es rica en dinero del petróleo. Las prisiones llenan las trincheras de carne de cañón aparentemente inagotable. El ejército ruso ha vuelto a ponerse en pie y, en su mayor parte, ha frenado hasta ahora la contraofensiva ucraniana, junto con los miles de millones de dólares en entrenamiento y armas de la OTAN que se destinaron a ella.

Los frentes cuentan tres historias. Al oeste, Ucrania ha realizado una valiente, aunque difícil de sostener, zambullida a través del río Dnipro para crear un puente y amenaza con atacar el acceso de Rusia a Crimea desde el oeste. La cercana ciudad de Jersón paga el precio, bombardeada a diario y ya fantasmal. Ucrania puede tener suerte en este frente, pero necesitará mucha para marcar la diferencia y mantener reabastecidas a sus fuerzas.

Hacia el centro, las líneas del frente por debajo de Zaporiyia, durante meses el foco clave de los ataques de Ucrania hacia la ciudad de Melitópol, se mantienen prácticamente sin cambios. La esperanza era lograr un avance en esta zona, el resultado clave que Occidente y Kyiv podrían haber considerado una victoria, separando la parte continental de Rusia de la Crimea anexada, pero puede que esto no ocurra. La nieve y la oscuridad que se avecinan ralentizarán aún más los combates.

soldados ucranianos

Soldados ucranianos disparan contra objetivos en la dirección de Avdiivka en Donetsk Oblast, este de Ucrania, el 1 de diciembre de 2023. Crédito: Ozge Elif Kizil/Anadolu/Getty Images

Y hacia el este, se está formando un ritmo más preocupante en torno a la ciudad de Avdiivka. De escaso valor estratégico, es un símbolo de la ilimitada tolerancia rusa al dolor y a las bajas para lograr una victoria básica y aplastante. Sus fuerzas están rodeando lentamente la ciudad, al igual que hicieron con la ciudad de Bakhmut a principios de este año. Puede que la tomen y pierdan a miles de personas al hacerlo. Y el temor es que así es como avanzarán por toda Ucrania. Una pequeña y costosa victoria cada vez.

La mayor ventaja con la que cuenta Putin es un Occidente sin ideas, una alianza que vio fracasar su principal estrategia con Kyiv y que ahora piensa que más ayuda de lo mismo es esencialmente inútil, ya que la guerra no puede ganarse de forma decisiva.

Pronto, Putin podría mostrarse más dispuesto a negociar, y Europa podría empujar a Kyiv hacia ellas para su tranquilidad. Pero esto es así a pesar de que la mayoría de los líderes occidentales son plenamente conscientes de que no se puede confiar en Putin y de que Moscú utiliza la diplomacia como un truco útil para avanzar en sus objetivos militares. Cualquier acuerdo de paz podría durar lo suficiente para permitir a Putin reequiparse y volver a por más de Ucrania.

Una victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del año que viene añadiría a esta peligrosísima mezcla para la seguridad europea a un presidente estadounidense con una afición inexplicable por el jefe del Kremlin. Trump se jacta de que podría forjar un acuerdo de paz en Ucrania en 24 horas. Tendrá suerte si dura ese tiempo.

soldados ucranianos

Soldados ucranianos de la 57 Brigada caminan con los restos de una carga de pólvora en dirección a Kupiansk, en la región ucraniana de Járkiv, el 27 de noviembre de 2023. Crédito: Diego Herrera Carcedo/Anadolu/Getty Images

¿A dónde vamos ahora? ¿Qué debe hacer Ucrania? En primer lugar, Occidente debe abandonar su miedo a una Rusia humillada. Putin ha demostrado, después de los ataques en el territorio continental ruso, un golpe de Estado fallido, y múltiples buques de su Flota del Mar Negro subiendo palos a la seguridad de la principal costa rusa del mar Negro, que no está interesado en la escalada. Está luchando por derrotar a su débil vecino y no puede enfrentarse a la OTAN en su totalidad. Lo mismo vale para la guerra nuclear: Putin ha demostrado que es un superviviente pragmático, no un loco empeñado en el apocalipsis global.

En segundo lugar, Occidente debe armar a Ucrania al máximo, y rápido. El enfoque de suministrar armas poco a poco ha resultado catastrófico: los sistemas de misiles tácticos del ejército estadounidense, los tanques M1 Abrams… llegan, pero demasiado tarde para marcar la diferencia.

En tercer lugar, Occidente debe dejar claro que ningún acuerdo de paz con Rusia puede permitirle mantener un corredor terrestre a través del sureste de Ucrania entre el territorio continental ruso y Crimea. Eso privará a Moscú de algo que puede llamar una victoria estratégica.

Pero lo más importante es que Europa y Estados Unidos mantengan la convicción de que se trata de una lucha existencial para la seguridad occidental. De su resultado dependen las ambiciones de China hacia Taiwán, la propia seguridad fronteriza de la OTAN y permitir que un dirigente acusado de crímenes de guerra se salga con la suya.

Putin no puede ganar, o de lo contrario el precio lo pagará quizá no sólo esta generación, sino las venideras.

Últimas noticias

Santiago
nubes
17.8 ° C
19.8 °
14.5 °
70 %
2.6kmh
100 %
Vie
29 °
Sáb
30 °
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
24 °

Artículos relacionados