Las relaciones entre Israel y la ONU alcanzan un mínimo histórico luego de que Guterres invocara una medida diplomática poco habitual

(CNN) — Las relaciones de Israel con las Naciones Unidas alcanzaron un mínimo histórico tras la escalada de tensión entre ambos organismos esta semana.


El secretario general de la ONU, António Guterres, invocó este miércoles una herramienta poco utilizada pero poderosa en su decidida apuesta por un alto el fuego en Gaza, suscitando la indignación de los diplomáticos israelíes.

El Artículo 99 de la Carta de la ONU permite al jefe de la ONU llamar la atención del Consejo de Seguridad sobre «cualquier cuestión que pueda agravar las amenazas existentes para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales». Guterres, en una carta al Consejo de 15 miembros, utilizó esa herramienta diplomática e instó al organismo a «presionar para evitar una catástrofe humanitaria» y unirse en un llamamiento a un alto el fuego humanitario total.

Israel se ha opuesto firmemente a los llamamientos a un alto el fuego, argumentando que necesita seguir adelante con su ofensiva en Gaza para eliminar a Hamas después de que sus combatientes atacaran el país el 7 de octubre, matando a 1.200 personas y tomando más de 240 rehenes. La campaña israelí en Gaza ha causado la muerte de más de 16.000 personas, según el Ministerio de Sanidad palestino, con sede en Ramala, que elabora sus informes con datos de fuentes médicas de la Gaza gobernada por Hamas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Eli Cohen, arremetió contra el secretario general por su carta, afirmando que el mandato del jefe de la ONU era «un peligro para la paz mundial» y que su llamamiento a un alto el fuego en Gaza equivalía a apoyar a Hamas y el ataque del 7 de octubre.

La carta de Guterres representa la séptima vez en los 78 años de historia de la ONU en la que se invocaba el Artículo 99, y la primera vez que se utilizaba desde 1989, cuando el entonces secretario general Javier Pérez de Cuéllar instó al Consejo de Seguridad a pedir un alto el fuego durante la guerra civil libanesa, según Daniel Forti, analista principal de la ONU en el International Crisis Group, un grupo de reflexión con sede en Bruselas.

publicidad

Fue un «puñetazo simbólico», dijo Forti a CNN sobre la medida de Guterres. «Una petición urgente de acción diplomática para evitar que la catástrofe humanitaria en Gaza cruce un punto de no retorno».

Wang Yi

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, asisten a una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto entre Israel y Hamas, en Nueva York, el 29 de noviembre. Crédito: Brendan McDermid/Reuters

Está previsto que el Consejo de Seguridad celebre una reunión de emergencia para tratar la crisis el viernes a las 10 de la mañana, hora local, en Nueva York. Los Emiratos Árabes Unidos presentaron este jueves un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad pidiendo un alto el fuego humanitario urgente, afirmando que cuenta con el apoyo de las naciones árabes e islámicas.

Forti dijo que era poco probable que la carta de Guterres cambiara la dinámica política dentro del Consejo de Seguridad, pero que podría crear más urgencia para la acción diplomática. «Dado que esta herramienta se utiliza tan raramente, tiene un impacto moral», afirmó.

Guterres ya se había enfrentado a intensas críticas por parte de Israel, que desde hace tiempo considera que la ONU es parcial en su contra, y múltiples funcionarios israelíes han pedido públicamente su dimisión. El jefe de la ONU ha condenado repetidamente el ataque de Hamas del 7 de octubre, incluso en la carta en la que invocó el Artículo 99.

Gabriela Shalev, que fue embajadora de Israel ante la ONU de 2008 a 2010, afirmó que las relaciones entre Israel y la ONU se encuentran ahora en un mínimo histórico, y recordó que los lazos se tensaron poco después de la creación de Israel tras una resolución de la Asamblea General de la ONU en 1947.

«Creo que es un punto muy bajo en las relaciones entre Israel y la ONU… un punto muy bajo en nuestras relaciones con el mundo», a excepción de Estados Unidos, dijo a CNN Shalev, que también es profesora emérita de la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea. «Tenemos la sensación de que las organizaciones de la ONU de todo el mundo no entienden que Israel está ahora en guerra por su existencia como Estado judío y democrático, (se enfrenta) a una amenaza existencial desde todos los lados».

El Consejo de Seguridad de la ONU no ha logrado ponerse de acuerdo sobre cómo responder a los atentados de Hamas y a la posterior guerra de Israel contra el grupo radical palestino, con enfrentamientos entre bandos rivales dentro del organismo, en particular Estados Unidos y Rusia. El 15 de noviembre se aprobó una resolución en la que se pedía la liberación inmediata de todos los rehenes de Hamas, así como la adopción de pausas humanitarias urgentes y prolongadas. Israel ha censurado que el Consejo no condenara el atentado del 7 de octubre.

palestinos

Tiendas de campaña para los palestinos que buscan refugio se instalan en los terrenos de un centro del Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNWRA, por sus siglas en inglés) en Khan Younis, en el sur de Gaza, el 19 de octubre. Crédito: Mahmud Hams/AFP/Getty Images

Los diplomáticos israelíes han utilizado sus plataformas en la ONU para denunciar al organismo mundial desde que comenzó la guerra. Gilad Erdan, embajador israelí ante la ONU, y su personal han portado estrellas de David amarillas para protestar por la supuesta inacción de la ONU ante el ataque de Hamas, evocando recuerdos de la persecución de judíos en la época nazi.

Él y Cohen, el ministro de Relaciones Exteriores, han estado en el centro de los intentos de Israel de desacreditar a la ONU y a su jefe.

El 24 de octubre, Guterres pronunció un discurso ante el Consejo de Seguridad en el que condenó «inequívocamente» el ataque de Hamas, pero dijo que no se había producido «en el vacío» y que los palestinos habían estado «sometidos a 56 años de ocupación asfixiante» por parte de Israel.

Esto causó furia entre los diplomáticos israelíes. En respuesta, Erdan pidió al secretario general que dimitiera y dijo que su país bloquearía los visados a los funcionarios de la ONU para «darles una lección». Señaló que los funcionarios de Hamas estaban citando su discurso como justificación para su ataque, y acusó a la ONU de antisemitismo, pidiendo que se detuviera su financiación.

Desde entonces, Cohen se ha negado a reunirse con Guterres, afirmando que «no hay lugar para un enfoque equilibrado» del atentado del 7 de octubre, y le ha pedido reiteradamente que dimita.

Shalev, exembajadora de Israel, dijo que la forma en que los diplomáticos israelíes han estado abordando el conflicto con la ONU «no es la correcta», en particular los llamamientos a la dimisión del secretario general. Hacer caso omiso de las opiniones de la ONU o abandonar la organización no ayudaría a Israel, añadió.

«El secretario general es nombrado por la Asamblea General y el único órgano que puede despedirle u obligarle a retirarse es la Asamblea General», afirmó.

La disputa va más allá del secretario general

La disputa de Israel con la ONU va más allá del secretario general. Las autoridades israelíes también han criticado a la Organización Mundial de la Salud, a ONU Mujeres y a la relatora especial de la ONU para los Territorios Palestinos Ocupados, Francesca Albanese.

Mientras tanto, más de 100 miembros del personal de la ONU han muerto en Gaza desde que comenzó el conflicto, la mayor pérdida en la historia del organismo mundial. UNRWA emplea a más de 10.000 personas en Gaza. Las oficinas de la ONU en todo el mundo guardaron un minuto de silencio e izaron sus banderas a media asta el mes pasado para rendirles homenaje. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) declaró el mes pasado que había registrado daños colaterales y directos en más de 60 de sus instalaciones, la mayoría de las cuales eran escuelas que albergaban a miles de civiles.

La UNRWA ha sido uno de los principales blancos de las críticas israelíes. La organización fue fundada por la ONU un año después de la guerra árabe-israelí de 1948, para proporcionar ayuda a los palestinos desplazados. Define a los refugiados palestinos como aquellos que fueron desposeídos de sus hogares durante la creación de Israel en 1948, así como sus descendientes, lo que les da derecho a regresar a sus hogares ancestrales en lo que hoy es Israel. Las personas que encajan en esa definición son ahora 5,9 millones. Israel ha rechazado la idea de que puedan regresar, argumentando que ello anularía su carácter judío.

israel

La entonces embajadora de Israel ante la ONU, Gabriela Shalev, interviene en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para debatir la crisis de Gaza en la sede de la ONU en Nueva York, el 6 de enero de 2009. Crédito: Mike Segar/Reuters

Israel lleva mucho tiempo acusando a la UNRWA de incitación antiisraelí, algo que la agencia ha negado en repetidas ocasiones, y en 2017, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, trató de desmantelar el organismo de la ONU, diciendo que debería fusionarse con la principal agencia de la ONU para los refugiados.

Desde el ataque del 7 de octubre, los periodistas y medios de comunicación israelíes han vuelto a centrar su atención en la UNRWA y han amplificado las historias que cuestionan su papel en la guerra.

El mes pasado, un periodista israelí afirmó en la plataforma de medios sociales X, antes Twitter, que uno de los secuestradores de Gaza era un profesor de una escuela gestionada por la UNRWA. Ese informe fue recogido por los medios de comunicación israelíes, lo que llevó a la agencia de la ONU a emitir un comunicado pidiendo el «cese inmediato» de la difusión de «afirmaciones sin fundamento» sobre la organización, diciendo que equivalían a «desinformación».

Otra noticia ampliamente retomada por los medios de comunicación israelíes afirmaba que el ejército israelí había encontrado armas en Gaza almacenadas debajo de las cajas de la UNRWA, sugiriendo que la agencia de la ONU podría ser cómplice de la militancia de Hamas. Erdan, embajador de Israel ante la ONU, dijo que el video demostraba que la ONU se había convertido en «cómplice del terror».

Albanese ha sido objeto de una feroz campaña de críticas israelíes. Recientemente, un portavoz del gobierno israelí acusó al funcionario de ser «un desvergonzado funcionario cómplice de Hamas» que ejerce una «repugnante inversión del Holocausto».

Al día siguiente, Albanese escribió que cualquiera que trabaje sobre Israel o los territorios palestinos es acusado de «apoyar el terror» o «ser antisemita».

«Los ataques más vergonzosos dirigidos a la ONU son los que se dirigen contra la UNRWA, que representa a la ONU en momentos críticos de guerra, incluso con apoyo vital», añadió Albanese.

Artículos en los medios de comunicación israelíes también han cuestionado la credibilidad de UNRWA y han pedido un «replanteamiento» de la organización.

Shalev dijo que había poca confianza israelí en UNRWA.

«¿Adónde va la ayuda humanitaria que llega a Gaza? ¿Va a la población o a Hamas?».

La UNRWA ha negado repetidamente las acusaciones de que su ayuda está siendo desviada y de que enseña el odio en sus escuelas, y ha cuestionado «la motivación de quienes hacen tales afirmaciones, a través de grandes campañas de promoción». Ha condenado el atentado de Hamas como «aborrecible».

A pesar de la antigua desconfianza, Shalev dijo que la retórica contra la ONU no era la mejor forma de responder para los israelíes.

«Tenemos que mostrar al mundo… lo que realmente ocurrió el 7 de octubre», dijo, añadiendo que Israel no tiene que «actuar emocionalmente» o «hacer todas estas declaraciones vacías» para perseguir ese objetivo.

Últimas noticias

Santiago
nubes
17.8 ° C
19.8 °
14.5 °
70 %
2.6kmh
100 %
Vie
29 °
Sáb
30 °
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
24 °

Artículos relacionados