El defensa del Barcelona y de la selección de España, Gerard Piqué,asisitió al clásico español jugado en Las Vegas al que asistieron más de 50.000 personas y aunque había seguidores de los dos bandos, cuando el jugador catalán apareció en el campo de juego se hicieron sentir mucho más.