Funcionarios rusos de alto rango están desertando. Este hombre les está ayudando

(CNN) — Vladimir Osechkin dice que se dirigía a la mesa del comedor, con platos de espaguetis para sus hijos en las manos, cuando vio el láser rojo bailando en la pared. Sabía lo que se avecinaba.

Apagó las luces de golpe, dijo que él y su mujer tiraron a sus hijos al suelo y se apresuraron a desaparecer de su vista y a entrar en otra zona del apartamento. Minutos después, dice Osechkin, un posible asesino disparó, confundiendo a los agentes de policía llegados a toda prisa con el disidente ruso.

Osechkin declaró a CNN que durante los 30 minutos siguientes, su mujer y sus hijos estuvieron tumbados en el suelo. Su mujer, más cerca de sus hijos, los protegió de más balas durante el ataque del 12 de septiembre.

“En los últimos 10 años he hecho muchas cosas para proteger los derechos humanos y a otras personas. Pero en este momento, comprendí que mi misión de ayudar a otras personas creaba un riesgo muy alto para mi familia”, dijo Osechkin a CNN desde Francia, donde vive desde 2015 tras huir de Rusia y pedir asilo. Ahora cuenta con protección policial a tiempo completo.

Se ha convertido en el defensor de un creciente número de funcionarios rusos de alto nivel que desertan a Occidente, envalentonados y descontentos por la guerra del Kremlin en Ucrania. Dice que entre ellos hay exgenerales y agentes de inteligencia.

publicidad

El disidente ruso exiliado Vladimir Osechkin posa durante una sesión fotográfica el 20 de septiembre de 2022 en París.

El disidente ruso exiliado Vladimir Osechkin posa durante una sesión fotográfica el 20 de septiembre de 2022 en París.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha demostrado su determinación de dar caza a los enemigos del Kremlin en el extranjero. Osechkin ha sido detenido en rebeldía en Rusia y actualmente figura en la “lista de buscados” de las autoridades rusas. Francia le ha proporcionado refugio, pero la seguridad es mucho más difícil de conseguir.

El trabajo de Osechkin como periodista de investigación y activista contra la corrupción —lo que significa que se ha propuesto conocer los secretos del Estado ruso— ayuda hasta cierto punto. En dos ocasiones, cuenta a CNN, los chivatazos han hecho que los asesinos llegaran antes a su puerta.

“Vladimir, ten cuidado”, le envió un mensaje de texto una fuente de la diáspora chechena en febrero. “Ya ha habido una oferta de pago por adelantado para eliminarte”.

La respuesta de Osechkin es escalofriantemente tranquila. “Buenas tardes. Vaya. ¿Y cuánto ofrecen por mi cabeza gris?”.

Osechkin vive ahora bajo constante vigilancia armada, proporcionada por las autoridades francesas, su dirección y su rutina son secretas.

Enemigos poderosos

Como influyente activista de derechos humanos y periodista, Osechkin ha sido durante mucho tiempo una espina en el costado de muchos rusos poderosos. Tras fundar Gulagu.net en 2011 —una organización colaborativa de derechos humanos contra la corrupción y la tortura en Rusia—, ha supervisado una serie de investigaciones de gran repercusión en las que se acusaba de delitos a instituciones y ministerios rusos. Una de ellas denunció la violación sistemática de presos varones en cárceles rusas.

Pero ha sido el trabajo de Gulagu.net desde que los tanques rusos cruzaron la frontera ucraniana en febrero lo que ha dado a la organización una nueva relevancia internacional.

La investigación sobre las prisiones inspiró a un grupo de agentes del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, por sus siglas en inglés) —sucesor del KGB de la Unión Soviética— a convertirse en denunciantes, impulsados por lo que los agentes dijeron que era su “sorpresa indignada” ante los hallazgos de Gulagu.net, dijo Osechkin. Esto dio lugar a #windofchange, una serie de cartas supuestamente del personal del FSB compartidas con la organización de Osechkin. Publicadas en Internet por el equipo de Osechkin, detallaban su disconformidad con la dirección y la guerra de Rusia en Ucrania.

Así opera el temido grupo ruso Wagner en Ucrania 4:12

La llamada “operación militar especial” de Putin no fue el único movimiento de rusos tras el 24 de febrero. También desencadenó “una gran oleada” de funcionarios rusos que abandonaron su patria, dijo Osechkin, empequeñecida solo por la avalancha de hombres que huyeron de la orden de “movilización parcial” del Kremlin en septiembre. Ahora, dijo a CNN, “cada día algunas personas… nos piden [ayuda]”.

Muchos son soldados de bajo rango, pero entre ellos hay premios mucho mayores: Osechkin dice que entre ellos hay un exministro del gobierno y un exgeneral ruso de tres estrellas; CNN ha confirmado las identidades de un exoficial del FSB y de mercenarios de Wagner.

En enero, Osechkin ayudó a un excomandante de Wagner que huyó de Rusia a pie hasta la vecina Noruega para solicitar asilo. El exsoldado temía por su vida tras negarse a renovar su contrato con el grupo mercenario.

“Cuando una persona se encuentra en un nivel muy alto, entiende muy bien cómo funciona la maquinaria del régimen de Putin y sabe muy bien que si habla de ello, corre un riesgo muy alto de que se produzca un acto terrorista con Novichok o con asesinos”, declaró Osechkin a CNN. Novichok fue el agente nervioso utilizado en un ataque en 2018 contra el exespía ruso Sergei Skripal en Salisbury, Inglaterra. El gobierno del Reino Unido evaluó que el gobierno ruso “casi con certeza” aprobó el envenenamiento; Moscú negó estar involucrado.

La huida de estos funcionarios de Rusia a través de la red de Osechkin lleva implícito un acuerdo para facilitarle información sobre el funcionamiento interno de Moscú. Parte de esa información acaba en manos de las agencias de inteligencia europeas, con las que Osechkin mantiene contactos regulares, dijo.

Un antiguo lugarteniente de alto rango del FSB a quien Osechkin está ayudando en Europa, Emran Navruzbekov, dijo que preparaba directivas del FSB sobre las operaciones de espionaje de Rusia en Europa para ofrecerlas a las agencias de inteligencia occidentales.

“Nuestros jefes del FSB pidieron a sus agentes en Europa que se informaran sobre los ‘mercenarios’ que irían a Ucrania. A los voluntarios que van a luchar por Ucrania los llaman terroristas. Yo guardaba esa correspondencia”, declaró a CNN.

Emran Navruzbekov, ex teniente del FSB, es uno de los ayudados por Osechkin en Europa.

Algunos de aquellos a los que Osechkin ayuda llevan información —incluso secretos militares— que admite que tiene un interés limitado para su organización de derechos humanos. Pero las agencias de inteligencia occidentales tienen prioridades muy distintas.

Michel Yakovleff, exgeneral del ejército francés y excomandante adjunto de operaciones de la OTAN, que a petición de CNN revisó varios archivos militares obtenidos por Osechkin, dijo que aunque no tengan mucha importancia para un comandante militar, “se trata de fragmentos de inteligencia. Aunque individualmente sean medianamente interesantes, construyen una imagen. Y ése es el interés de la recopilación de información”.

Secretos sobre el papel

Según Osechkin, un exgeneral ruso trajo consigo documentos militares que incluían el plano arquitectónico de un edificio, con una leyenda en la que se detallaba el significado de los símbolos, se enumeraban los servicios públicos y las fechas de construcción.

El general, que pretendía ganarse el favor de Europa, esperaba que las autoridades occidentales vieran su valor, dijo Osechkin. Fuentes de inteligencia confirmaron a CNN la probable autenticidad de los documentos, pero han planteado dudas sobre su utilidad y exclusividad.

Para Yakovleff, los documentos no son la única moneda de cambio que tienen los desertores.

“Las verdaderas preguntas son: ¿qué lugar ocupabas en la jerarquía? ¿Hasta qué punto se confiaba en ti? ¿Quiénes eran las personas de confianza que te rodeaban? ¿Qué tipo de acceso tenías a qué?”, dijo.

“No nos interesa ese expediente. Nos interesa tu grado de acceso. Y muy a menudo son las cosas que sabes, pero [que] no sabes [que sabes] las que son vendibles” para los servicios de inteligencia, añadió Yakovleff.

Michel Yakovleff, entonces comandante de la OTAN para el norte de Kosovo, en diciembre de 2008.

Además de los documentos militares, el exgeneral ruso aportó información sobre la corrupción en el ejército y grabaciones secretas que mostraban cómo el FSB mueve los hilos incluso dentro de las unidades militares, dijo Osechkin.

Otra desertora, Maria Dmitrieva, de 32 años, escapó con supuestos secretos de las filas del FSB. Dijo a CNN que había trabajado durante un mes como médico para el FSB. Como preparación para su deserción, afirma que grabó en secreto conversaciones con pacientes, cuyos síntomas a veces ocultaban secretos de Estado.

Un agente de la infame GRU —o inteligencia militar rusa— padecía malaria tras una misión en África de la que no se había hecho publicidad, dijo. Otras conversaciones revelaron que se concedía impunidad judicial a oficiales chechenos, según ella, o que oficiales hablaban del colapso del ejército ruso.

CNN no ha podido verificar este extremo de forma independiente.

Dmitrieva, que busca asilo en el sur de Francia, dejando atrás a su familia y a su novio, que según ella trabaja para la inteligencia rusa, no está segura de si la información que proporcionó a las autoridades será suficiente para garantizar su asilo permanente.

Una razón para huir

“Se necesitan buenas razones para desertar”, afirma Yakovleff. “No es de repente, [que] ‘se me ha ocurrido que la democracia es mejor que la tiranía, y por eso aquí estoy'”.

“Esa es una de las primeras preguntas que se van a hacer [las agencias de inteligencia]. ¿Por qué esta persona está desertando ahora?”, añadió.

Navruzbekov, exoficial del FSB, afirmó que la desesperación ante las posibilidades de Rusia en Ucrania estaba llevando a muchos de sus colegas a buscar una vía de escape.

“Ahora en el FSB todo el mundo quiere escapar de Rusia. Uno de cada dos oficiales del FSB quiere huir”, declaró a CNN.

“Ya entienden que Rusia nunca ganará esta guerra, se desviven por encontrar alguna solución”, añadió.

También para Dmitrieva, la guerra en Ucrania fue el detonante. Dijo que espera inspirar a otros dentro del sistema para socavar el régimen de Putin.

“No temo a nadie, salvo al Todopoderoso. Porque para mí es importante que con mi acción pueda servir de ejemplo a mis compatriotas, a mis compañeros agentes de seguridad, a los encargados de hacer cumplir la ley”, declaró.

Maria Dmitrieva busca asilo en Francia tras abandonar Rusia, donde dice haber trabajado para el FSB.

Dejó atrás algo más que a su familia en Moscú. Dmitrieva afirma que su cargo le otorgaba privilegios únicos, como un coche de lujo con matrícula del Estado y un despacho con vistas al Ministerio de Defensa. Dice que no se arrepiente de haberse ido.

“Lo que más me inspira es que estoy segura de que estoy tomando las medidas correctas para detener lo que está ocurriendo y que muera menos gente”, afirma Dmitrieva.

“Putin y su séquito y todos los que aprueban esta guerra: estas personas son asesinos. ¿Por qué molestan a este país que ha estado bien durante 30 años?”.

Osechkin afirmó que la herencia ucraniana y los lazos familiares de muchos funcionarios rusos desempeñaron un papel clave en su deserción, lo que les llevó a unirse a un éxodo de periodistas y defensores de los derechos humanos que lleva años saliendo de Rusia.

“No hay verdad en esta guerra”, afirmó. “Es la guerra de un hombre que quiere salvar su poder, su control sobre Rusia y que quiere inscribirlo en la historia internacional y en los libros de las escuelas”.

Como resultado de su trabajo ayudando a escapar a los delatores de Rusia, Osechkin se ha convertido en una especie de faro para los desertores, que saben que tiene los contactos con las autoridades occidentales y el perfil público necesarios para garantizar el tratamiento más eficaz de los secretos que sacan de contrabando.

Un cuco en el nido

Recelosos de los intentos de Moscú de infiltrarse en su organización y desacreditar su trabajo, sus colegas verifican la identidad de todos aquellos a los que ayudan, dijo Osechkin.

Aun así, un hombre que se hizo pasar por desertor puso en aprietos a Gulagu.net, y sus aparentes motivos —no desertar realmente— solo se revelaron después de que Osechkin retransmitiera cuatro entrevistas con él en el canal de YouTube de la organización. En una entrevista en video con otro bloguero, el impostor criticó el nivel de atención de Osechkin hacia él una vez en Europa. Osechkin admite que esto puede dificultar que los verdaderos denunciantes confíen en él.

Osechkin argumenta que los “verdaderos agentes secretos de la Federación Rusa” no necesitan su ayuda para entrar en Europa.

Los aliados europeos han adoptado una postura cada vez más agresiva contra el espionaje ruso tras una serie de ataques rusos, como la ocupación de Crimea y partes del este de Ucrania en 2014, el envenenamiento de Skripal en Reino Unido y la invasión a gran escala de Ucrania en febrero.

El año pasado, 600 rusos fueron expulsados de países europeos, 400 de los cuales eran espías, según los servicios de inteligencia británicos. Muchos trabajaban como diplomáticos.

Osechkin también cree que la invasión de Ucrania por Putin es un punto de inflexión para el líder ruso, que deshace décadas de estabilidad rusa bajo su poder.

“Tiene muchos enemigos en su sistema porque han trabajado con él durante más de 20 años por la estabilidad, el dinero y una vida hermosa para las próximas generaciones. Y ahora, en este año, Putin anuló esta perspectiva de su vida”, dijo.

Anna Shpakova colaboró con este informe.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
22.1 ° C
22.1 °
20.9 °
27 %
1.5kmh
0 %
Vie
31 °
Sáb
32 °
Dom
32 °
Lun
32 °
Mar
24 °

Artículos relacionados