Ashkan Morovati: el boxeador que se convirtió en héroe del movimiento de protesta iraní

(CNN) — El video se hizo viral al instante: las imágenes grabadas con un teléfono celular en las protestas contra el gobierno en la ciudad kurda iraní de Sanandaj mostraban a un hombre con el torso desnudo que blandía un cuchillo, rodeado por una docena de fuerzas del régimen armadas con pistolas.

Los agentes de seguridad parecían turnarse para blandir cautelosamente sus porras contra el manifestante, algunos incluso disparando sus armas contra él, mientras saltaban de un lado a otro con cada embestida que daba.

Al final, el manifestante cayó de rodillas tras recibir varios disparos a quemarropa.

Fue la primera vez que el mundo vio a Ashkan Morovati, boxeador kurdo iraní que desde entonces se ha convertido en un héroe para los partidarios del movimiento de protesta iraní.

En una entrevista exclusiva con CNN, Morovati explicó la historia detrás del video, grabado a finales de octubre.

En los momentos previos al enfrentamiento que se ve en la cámara, se dirigió a las fuerzas de seguridad y les pidió que actuaran con más calma ante los manifestantes que pedían el fin del férreo régimen clerical del país.

publicidad

«Fui allí para decirles que apoyaran al pueblo y se comprometieran con él», declaró Morovati a CNN. «Están reprimiendo a la gente sin piedad y esto es indigno de la humanidad».

Sin embargo, mientras se dirigía a ellos, las fuerzas de seguridad atacaron sin previo aviso, utilizando gas pimienta, porras y, en última instancia, disparando contra él, según Morovati. Dice que solo sacó su cuchillo en defensa propia, aunque fue en vano.

«Me dispararon con una escopeta desde muy cerca y luego me dispararon dos veces con balas de tipo militar en ambas piernas».

Las autoridades de Irán no respondieron a la petición de comentarios de CNN.

Morovati fue detenido y posteriormente acusado de «librar una guerra contra Dios» o «moharebeh», un cargo que conlleva la pena de muerte y que el régimen iraní ha utilizado en repetidas ocasiones para procesar a manifestantes políticos en el país.

El calvario podría haberle costado la vida. En lugar de ello, le llevó a una audaz huida de Irán.

Ashkan Morovati

Ashkan Morovati se entrena en el ring de boxeo. Cortesía de Ashkan Morovati

Aferrarse a la vida

El levantamiento nacional de Irán convulsionó el país cuando comenzó a mediados de septiembre, planteando la mayor amenaza interna para la clase clerical gobernante en más de una década. Las protestas masivas penetraron en la base de apoyo conservadora del régimen y produjeron innumerables actos de desafío, y a veces de violencia, contra el tremendo Basij, un grupo paramilitar voluntario que es el punto de apoyo del aparato de seguridad de la República Islámica. Los manifestantes eran jóvenes y estaban furiosos, y parecía haberse roto una barrera de miedo.

Pero cuatro meses después, una creciente ola de represión contra los manifestantes, incluidas decenas de condenas a muerte dictadas contra manifestantes, ha amortiguado las protestas de Irán, aunque no la ira popular que las respaldaba. Las recientes condenas a muerte son la culminación de una represión cada vez más violenta que incluye el asesinato a tiros de manifestantes, detenciones masivas, agresiones físicas y violencia sexual.

El propio Morovati afirma que “murió” muchas veces antes de escapar finalmente de Irán. Alega que las fuerzas del régimen lo maltrataron incluso después de su detención, golpeándolo e incluso disparándole de nuevo, hasta que estuvieron seguros de que no sobreviviría.

«Cuando me trasladaban al hospital, me dispararon desde muy cerca con una escopeta, como si fuera un golpe de gracia», explica Morovati. Cree que los agentes solo lo llevaron al hospital porque estaban seguros de que moriría.

Pero sobrevivió.

En el hospital Kowsar de Sanandaj lo llevaron a la Unidad de Cuidados Intensivos y lo trataron varios médicos, entre ellos el cirujano Iman Navabi.

Según Morovati explicó a CNN los médicos del hospital le dijeron que tenía una arteria de la pierna seccionada, un pulmón perforado con perdigones y tenía unos 200 perdigones más en el cuerpo, algunos de los cuales le habían causado heridas graves.

Aunque su estado era grave, salió adelante milagrosamente.

«¿Estás al 100%? Abre los ojos», dijo Navabi en un video publicado en su Instagram en el que se ve a Morovati después de la operación. Navabi estaba de pie junto a Morovati, que debido a su gran estatura tenía los pies colgando de la parte delantera de la camilla. Sus padres, visiblemente preocupados, estaban sentados a su lado con batas de hospital.

«Ashkan Morovati está bien, la operación ha sido un éxito, su estado es estable, está fuera de peligro, esta noche está en la UCI y no hay nada de qué preocuparse», escribió Navabi en el pie de foto de su video.

Muchos médicos y trabajadores sanitarios iraníes han sido detenidos como castigo por proporcionar tratamiento médico a manifestantes, y tras tratar a Morovati, el propio Navabi fue detenido a principios de diciembre, según la Organización Hengaw para los Derechos Humanos, registrada en Noruega. Posteriormente fue puesto en libertad, según el parlamentario canadiense Terry Beech.

El boxeador kurdo, al que anteriormente se había visto entrenando con pesas, lanzando puñetazos y corriendo a toda velocidad en videos publicados en sus cuentas de redes sociales, pasó casi un mes postrado en una cama de hospital recuperándose.

Entonces, según él, las fuerzas del régimen irrumpieron en el hospital y lo sacaron a rastras en la madrugada del 23 de noviembre.

«Vinieron unos 10 agentes vestidos de civil junto con unos 20 soldados armados que habían tomado totalmente el hospital, y me sacaron de la sala aislada de la UCI», dijo Morovati, describiendo la escena. «Tenían orden judicial de disparar a cualquiera que se acercara a interferir y me llevaron a prisión en esas condiciones».

Lo llevaron a prisión, donde dice que experimentó una agonía insoportable a causa de sus heridas abiertas.

En la cárcel, Morovati ya no recibía oxígeno continuo ni le cambiaban los vendajes de las heridas con frecuencia como en el hospital; el personal de la prisión ignoraba sus gritos de dolor, dice.

«Tuve que buscar sal y ponérmela en las heridas para desinfectarlas un poco», cuenta Morovati sobre sus casi 10 días en prisión. «No prestaron ninguna atención a mi estado».

Confiaba en que sus compañeros de prisión compartieran sus analgésicos.

Al cabo de 10 días, ante la insistencia de su familia y la presión de los médicos del hospital de Kowsar sobre la judicatura, el personal de la prisión accedió a proporcionar tratamiento médico a Morovati trasladándolo a un hospital del ejército.

«Estuve allí en esas condiciones, con las manos y los pies encadenados a la cama», cuenta Morovati, describiendo su estancia de seis días en el centro. Dice que los médicos del ejército pensaron que se estaba muriendo y sugirieron que lo trasladaran a un hospital mejor equipado para tratarlo.

Una vez más, a instancias de la familia y de la presión de los médicos, Morovati obtuvo un indulto.

«Me dieron 20 días para trasladarme a un hospital bien equipado», afirma.

Fue durante este tiempo cuando la judicatura le acusó de “moharebe”, sin audiencia ni interrogatorio. Y ese fue precisamente el tiempo que Morovati aprovechó para emprender su gran huida.

Ashkan Morovati

El boxeador kurdo iraní Ashkan Morovati dice que pasó casi un mes en el hospital tras ser golpeado y tiroteado por las fuerzas del régimen iraní. Cortesía de Ashkan Morovati

Escape de milagro

En lugar de ir a un hospital, Morovati huyó del país, viajando por tierra. «Salí del país a través de montañas y desiertos sangrando mucho y en muy, muy mal estado», cuenta Morovati.

Con la ayuda de amigos, dice que ahora se encuentra en un lugar seguro, en una ubicación no revelada fuera de las fronteras de Irán.

«Mucha gente en Irán se muere por salir del país y contar al mundo la verdad», explica Morovati. «Nuestro único delito es que exigimos libertad y democracia y queremos que nuestras mujeres sean iguales a nuestros hombres. Gritamos ‘Mujer, vida, libertad’: ése es nuestro delito».

A la pregunta de si los iraníes tienen miedo a la luz de la actual represión de los manifestantes, Morovati discrepa, haciendo referencia a un lema popular utilizado por los manifestantes: «Por cada persona que muere, hay mil personas que la apoyan».

«No creo que la gente tenga miedo», afirma Morovati. «La gente sigue en pie con valentía y [seguirá] en pie con valentía».

Morovati aún no ha recibido atención médica desde su huida y dice que la pierna en la que recibió la herida de bala está entumecida, pero se las arregla. Afirma que le resulta muy doloroso aceptar que no podrá dedicarse profesionalmente al boxeo tras sus heridas, pero que sus esperanzas están puestas ahora en un destino diferente.

Cuando se le pregunta por su seguridad y por el dolor físico que siente, Morovati se apresura a responder que no se siente seguro y que siente dolor. Rápidamente añade que «lo más importante para mí ahora es la liberación de Irán».

«Daré mi vida por mi pueblo, por mi Irán, no una vez, sino cien mil veces», añade.

— El periodista Omid Shams contribuyó con este reportaje.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
14.5 ° C
15.7 °
13.3 °
51 %
2.1kmh
0 %
Mié
17 °
Jue
18 °
Vie
15 °
Sáb
18 °
Dom
18 °

Artículos relacionados