«El enemigo siempre nos está buscando»: escondidos en el bosque, los operadores de drones de Ucrania son cruciales para la batalla en el este

Cerca de Kreminna, Ucrania (CNN) — Los bosques de pinos cerca de la ciudad de Kreminna se han convertido en una de las zonas de combate más calientes de la guerra en el este de Ucrania. Casi todas las armas parecen estar trabajando aquí: artillería, obuses, tanques y morteros. Pero quizás el más importante sea el más pequeño: el dron de reconocimiento.

Las fuerzas ucranianas y rusas han estado luchando aquí durante casi dos meses. Si los ucranianos pueden atravesar las líneas rusas y llegar a Kreminna, pueden interrumpir las rutas de suministro rusas.

Pero es una propuesta mucho más difícil de lo que era a fines del año pasado. Las líneas defensivas de Rusia se han reforzado con armas pesadas y artillería de largo alcance.

CNN acompañó a dos operadores de drones ucranianos del batallón Dnipro-1 a las profundidades del bosque para ver cómo operan. El viaje transcurría por caminos de arena suave en medio de un dosel delgado de pinos, a través de un paisaje espeluznante salpicado de arroyos y pantanos.

Hace un año, uno de los operadores de drones, que solo se identificó como Ruslan, era instructor de snowboard y kayak. Ahora está observando el movimiento de los blindados rusos a lo largo de los senderos del bosque, deslizándose expertamente con su dron por las copas de los árboles.

publicidad

Al llegar a una trinchera, los vehículos de los operadores de drones se maniobran cuidadosamente bajo la cubierta de árboles. Los rusos también tienen drones de reconocimiento, y los operadores de drones ucranianos se consideran objetivos de alto valor.

Ruslan señala hacia el este y el norte: los rusos estaban a 7 kilómetros de distancia en una dirección y a 3 kilómetros en la otra.

Un dron Mavic-3, el caballo de batalla del reconocimiento ucraniano, incluso si pesa menos de un kilogramo y tiene una envergadura de solo 35 centímetros, asciende con un zumbido desde un claro cercano. Puede permanecer en el aire durante unos 45 minutos y viajar hasta 30 kilómetros en total, transmitiendo video de alta definición a los operadores.

Su trabajo es proporcionar inteligencia en tiempo real sobre posiciones y movimientos rusos, y también ayudar a la artillería ucraniana a fijar objetivos. Escondidos entre los bosques hay emplazamientos de artillería de 120 mm y 82 mm, y en algún lugar cercano un enorme obús Krab de 155 mm, uno de los 50 donados por Polonia. A los ucranianos les gusta el Krab por su precisión y poder, pero es difícil de mantener.

“Esto es batalla de artillería todo el día”, dice Ruslan.

Camuflados se ven colgando de una cuerda en un edificio en ruinas, en el pueblo de Zarichne, en este de Ucrania. (Matthias Somm/CNN)

No está exagerando. Hay pocos momentos de silencio durante la hora que CNN está con Ruslan y su colega. Los proyectiles de artillería lanzados desde un emplazamiento ucraniano cercano hacen un rugido ensordecedor. El crujido de los bombardeos rusos resuena en la distancia.

“El último mes, el Ejército ruso está aquí cada vez más”, dice Ruslan. “La línea general es estática, pero todo el tiempo las posiciones cambian. A veces los rusos van [adelante] y a veces el nuestro”.

Eso significa tiroteos en la espesura del bosque. Pero también significa que Ucrania está agotando rápidamente sus municiones de artillería. Los camiones retumban en el pueblo cercano de Yampil con suministros frescos, pero Ruslan dice que Ucrania necesita mucha más munición de artillería aquí.

En el pueblo cercano de Zarichne, un poco más allá del borde del bosque, la artillería rusa apunta a un puente destartalado todos los días. No queda mucho del pueblo en pie: los que quedan aquí son principalmente los ancianos y los indigentes. O no pueden o no quieren irse.

Estos dos gráficos explican el alcance del envío de tanques occidentales a Ucrania

Los bombardeos han causado graves daños al pueblo de Zarichne, cerca de Kreminna. (Crédito: Matthias Somm/CNN)

Uno de ellos, una mujer de 69 años que dice llamarse Valentina, le dice a CNN que los rusos bombardean la aldea todo el tiempo.

“Es peligroso, pero ¿qué podemos hacer? Aguantamos. A veces nos escondemos. Pero ahora hace demasiado frío en el sótano, puedes congelarte hasta morir allí”, dice.

“Mira mis ventanas, no queda vidrio. Solo madera y plástico que usamos para cubrirlos. Y hace frío».

Mira calle abajo con nostalgia, como si recordara tiempos mejores.

La hija de Valentina está lejos en Dnipro, en el centro de Ucrania, pero la mujer no quiere dejar su hogar para reunirse con su hija. Después de todo, ella ha plantado papas. “No las abandonaré”, dice con una sonrisa cansada.

Zarichne, como gran parte de esta región, estuvo ocupada por los rusos durante gran parte del año pasado antes de ser liberada por las fuerzas ucranianas en el otoño. Pero la liberación vino solo de nombre. Las laderas y los bosques más allá hacen eco al impacto de cohetes y proyectiles. Las unidades ucranianas están atrincheradas entre los pinos y la arena cercana, donde las municiones sin detonar ensucian el suelo del bosque.

Una mujer conduce una bicicleta por la devastada aldea de Zarichne, en el este de Ucrania. (Crédito: Matthias Somm/CNN)

A pocos kilómetros de distancia, el batallón Dnipro-1 tiene su propio taller de drones, donde las granadas de la OTAN se cortan cuidadosamente por la mitad para reconstituirlas en pequeñas municiones de caída libre. Debajo de una mesa se encuentra una losa de explosivo plástico C-4. Es un proceso laborioso y exigente, que produce una munición artesanal cada 20 minutos.

Algunas de las municiones de los drones de la unidad son esencialmente granadas de fragmentación lanzadas sobre la infantería, y especialmente los combatientes del mercenario contratista militar privado ruso Wagner alrededor de Bakhmut. Las versiones más pesadas pueden dañar o inutilizar un tanque.

El comandante de la unidad de drones de Dnipro-1 se llama Graf. Dice que los drones se han convertido en “uno de los elementos más importantes de esta guerra, tanto para nosotros como para el enemigo. Nada se puede ejecutar sin drones”.

Y eso convierte a sus hombres en objetivos. “En este momento, el operador de drones es uno de los trabajos más peligrosos. El enemigo sabe que somos los ojos de nuestro ejército. Tan pronto como localizan a un operador de drones, utilizan todo tipo de armamento: artillería de cañón, MLRS, tanques”, dice Graf.

“Tenemos un alto índice de bajas entre los pilotos, el enemigo siempre nos está buscando”. dice Graff.

Ningún soldado ucraniano en este frente tiene la ilusión de que este conflicto se ganará pronto. En toda la región oriental de Donbás, se están desarrollando batallas brutales y de desgaste: las ganancias y pérdidas se miden en cientos de metros.

Graf se hace eco de lo que todo soldado ucraniano parece decir. “Ahora estamos recibiendo tanques, por lo que necesitamos más tanques. Y necesitamos aviación y misiles de largo alcance. Tenemos que destruir al enemigo en su aproximación a Ucrania. Esa es la única forma de ganar”.

Y para su unidad, Graf sueña con conseguir drones de ataque US Predator. Eso no está bajo consideración en Washington.

Mientras tanto, Ruslan y sus colegas mantienen la línea, y en Zarichne, Valentina ora por ellos.

“¡Malditos sean esos rusos que vienen a tierra ajena!”, dice ella. “Defiendo a Ucrania, nací aquí, mis antepasados son de aquí, siempre fui pro-Ucrania y siempre lo seré”.

Últimas noticias

Santiago
nubes
8.2 ° C
10.6 °
3.5 °
86 %
1kmh
100 %
Vie
15 °
Sáb
16 °
Dom
15 °
Lun
19 °
Mar
20 °

Artículos relacionados