«Avatar: The Way of Water» reaviva el asombro de una manera que no te puedes perder

(CNN) — Avatar tomó una historia muy básica y la adornó con un espectáculo asombroso, de tal manera que la película se convirtió en un producto imprescindible y, de paso, en un éxito que batió récords. Trece años después, el director James Cameron lo ha vuelto a hacer con «Avatar: The Way of Water», un ejercicio de vanguardia que reaviva esa sensación de asombro y exige ser vista por cualquiera que siga interesado en ver películas en el cine.

Aunque Cameron (que comparte los créditos del guión con Rick Jaffa y Amanda Silver) ya ha anunciado planes para múltiples secuelas de Avatar, el cineasta ha volcado tanto ingenio técnico, alcance y escala en esta epopeya de 190 minutos, que uno tiene la impresión de que abordó la dirección como si nunca fuera a haber otra, dejándolo todo en el campo… o mejor dicho, en las olas.

Además, «The Way of Water» introduce una subcultura Na’vi completamente nueva de habitantes de los arrecifes, con sus propias adaptaciones evolutivas y una fauna extraordinaria con la que establecen vínculos, reuniendo el original con el bien documentado amor de Cameron por el océano y su exploración, un impulso al que lleva dando rienda suelta desde «Titanic», hace un cuarto de siglo.

avatar way of water

«Avatar: The Way of Water» presenta un nuevo clan de habitantes del arrecife, 13 años después de la original. Crédito: IMDB

Al igual que la película de 2009, el argumento de «The Way of Water» no es nada innovador, sino más bien un tratado hábilmente ensamblado sobre los pecados del imperialismo, un mensaje medioambiental y, en el punto principal, la dinámica familiar, construida de forma que cada uno de los niños tenga sus propios problemas, pero evitando en gran medida los errores al estilo Disney Channel que podrían producirse.

La secuela se sitúa muchos años después, con Jake Sully (Sam Worthington) y Neytiri (Zoe Saldaña) ahora orgullosos padres de cuatro hijos, que siguen encontrando tiempo para «noches de cita» que consisten en sobrevolar eufóricos el paisaje de Pandora.

«La felicidad es simple», explica Jake en voz en off, hasta que la «gente del cielo» regresa para asediar de nuevo su paraíso, esta vez motivados por un dilema tipo «WALL-E» que implica haber contaminado la Tierra más allá de lo habitable, lo que hace que la comandante de esta misión (interpretada por Edie Falco) hable del imperativo de «pacificar a los hostiles».

publicidad

Preocupado por proteger a su familia, lo que Jake describe repetidamente como la principal misión de un padre, decide buscar refugio en el clan del agua antes mencionado, los Metkayina. Su rey (Cliff Curtis) le da la bienvenida de una manera más receptiva que su reina (Kate Winslet, en lo que puede describirse como una «reunión de Titanic» en más de un sentido).

Huir, por supuesto, solo retrasará el enfrentamiento aparentemente inevitable, pero ofrece la oportunidad de introducir una nueva y rica cultura, así como de exponer tanto a los padres como a su progenie a la adaptación que requiere su nuevo entorno. Los niños, en particular, deben lidiar con las personalidades y mezquindades asociadas al hecho de convertirse en los nuevos niños del arrecife.

Lejos de rehuir las minucias que todo ello conlleva, Cameron se deleita en ellas e invita al público a hacer lo mismo. Desde las primeras e impactantes imágenes en 3D que prácticamente saltan de la pantalla, «The Way of Water» se regodea en la velocidad y el movimiento, como si todo esto fuera una audición para las inevitables incorporaciones a la atracción del parque temático de Disney World.

La sencillez de la historia permite deleitarse con los deslumbrantes efectos visuales y las técnicas de captura de última generación, que, a pesar de contar con menos personajes humanos en esta ocasión, resultan lo bastante auténticos como para que casi nunca parezca que se está viendo una película de animación.

Del mismo modo, Cameron prolonga las secuencias durante largos tramos, pero rara vez produce un momento aburrido, con la notable excepción de la batalla final, en la que se acumulan amenazas y huidas que podrían haberse truncado o acortado fácilmente.

Sin embargo, esto no es más que una objeción a una película que celebra a todo pulmón el hecho de ir al cine como una experiencia única, desafiando prácticamente al espectador a resistirse a su potencia.

Como se ha señalado, muchas cosas han cambiado desde que Cameron introdujo a los Na’vi, incluyendo la propiedad corporativa que, originalmente producida por Fox, ahora forma parte de Disney.

En última instancia, sin embargo, «The Way of Water» disipa cualquier escepticismo de que pueda llegar demasiado tarde o demasiado lejos en su regreso a Pandora. Para una franquicia que popularizó la frase «Te veo», el director ha creado una secuela que realmente merece ser vista, no desde la comodidad del sofá, sino en la pantalla más grande que se pueda encontrar.

«Avatar: The Way of Water» se estrena el 16 de diciembre en los cines de Estados Unidos. Está clasificada PG-13.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
21 ° C
23.1 °
14.9 °
48 %
1.5kmh
0 %
Mar
31 °
Mié
32 °
Jue
31 °
Vie
30 °
Sáb
30 °

Artículos relacionados