Estas inquietantes fotos submarinas retratan el cambio climático de una forma nunca vista

(CNN) — Akessa mira fijamente hacia delante con una expresión de feroz indignación.

La joven de 15 años está sentada en una silla desvencijada. Tiene las manos juntas sobre el regazo. Su falda blanca ondea ligeramente con lo que, a primera vista, se podría suponer que es el viento.

La escena parece casi normal hasta que se ven más detalles: el fondo es de un inquietante tono azul que no se vería en tierra. Miles de fragmentos rotos de coral cubren el suelo. Y un arrecife se cierne tras ella.

Aquí no sopla la brisa.

Esta chica y su mirada abrasadora están bajo el agua.

publicidad

Muchas fotos de la serie de Brandt están protagonizadas por jóvenes como Akessa, de 15 años, que tuvo que someterse a un curso de submarinismo para participar.

Muchas fotos de la serie de Brandt están protagonizadas por jóvenes como Akessa, de 15 años, que tuvo que someterse a un curso de submarinismo para participar.

El impresionante retrato forma parte de una serie de imágenes de «SINK / RISE«, el último proyecto del fotógrafo Nick Brandt. Las fotos muestran a isleños del Pacífico Sur que están a punto de perder sus hogares, sus tierras y sus medios de subsistencia debido al cambio climático. Y a pesar de la dificultad de fotografiarlos en el fondo del océano, Brandt sabía que eso era lo que tenía que hacer.

Serafina y Keanan, hermanos, posan uno junto al otro en una cama bajo el agua frente a la costa de Fiyi en la serie "SINK / RISE" del fotógrafo Nick Brandt.

Serafina y Keanan, hermanos, posan uno junto al otro en una cama bajo el agua frente a la costa de Fiyi en la serie «SINK / RISE» del fotógrafo Nick Brandt.

El dramático y devastador impacto que tendrá el aumento del nivel del mar en las vidas de millones de personas puede ser difícil de ver y comprender en tiempo real, afirma. Así que a Brandt se le ocurrió una forma de mostrarlo simbólicamente.

«Alguien dijo que era bastante postapocalíptico. Y yo dije: ‘No, es preapocalíptico’. Porque a esta gente aún no le ha ocurrido», dice Brandt.

Y eso, dice, es parte del punto.

Joel y Petero se sientan en un tobogán. Brandt ve un signo de esperanza en esta imagen. "La generación mayor está elevando a la joven hacia la luz", dice.

Joel y Petero se sientan en un tobogán. Brandt ve un signo de esperanza en esta imagen. «La generación mayor está elevando a la joven hacia la luz», dice.

Akessa y los demás habitantes de la costa de Fiyi que fotografió para este proyecto aún no han visto hundirse el mundo que conocen. Pero muchos de ellos sí lo verán, afirma, si el cambio climático continúa a su asombroso ritmo y el nivel de las aguas sigue subiendo.

Las islas del Pacífico como estas solo contribuyen en un 0,03% a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, afirma Brandt, pero de todos modos se enfrentan a la alarmante perspectiva de perderlo todo a causa del cambio climático.

«Son las más vulnerables a las consecuencias del mundo industrial», afirma Brandt.

El fotógrafo se muestra reacio a atribuir un mensaje a su trabajo creativo. Sabe que los espectadores tendrán sus propias interpretaciones.

Pero espera que estas fotos, que retratan lo que teme que ocurra en el futuro, ayuden a otros a ver el devastador impacto de sus acciones en el presente.

Las personas más jóvenes a las que fotografiaba, como Akessa y Maria, solían ser las más relajadas, dice Brandt.

Las personas más jóvenes a las que fotografiaba, como Akessa y Maria, solían ser las más relajadas, dice Brandt.

Brandt afirma que las burbujas que aparecen en algunas imágenes, como este primer plano de Akessa, son algunos de los muchos momentos fortuitos que se produjeron durante la sesión fotográfica.

Brandt afirma que las burbujas que aparecen en algunas imágenes, como este primer plano de Akessa, son algunos de los muchos momentos fortuitos que se produjeron durante la sesión fotográfica.

Joe y Wane aparecen uno al lado del otro. Brandt disponía de un estrecho margen para fotografiar a sus sujetos mientras contenían la respiración.

Joe y Wane aparecen uno al lado del otro. Brandt disponía de un estrecho margen de tiempo para fotografiar a sus sujetos mientras contenían la respiración.

Centrarse sobre todo en los jóvenes, como Paul, no era su plan original. Pero tenía sentido, dice Brandt, ya que "ellos son el futuro".

Centrarse sobre todo en los jóvenes, como Paul, no era su plan original. Pero tenía sentido, dice Brandt, ya que «ellos son el futuro».

La complicada sesión fotográfica duró semanas

Antes de embarcarse en este proyecto, Brandt dice que las únicas fotos submarinas que había hecho eran fotos en vacaciones de peces tropicales que le llamaban la atención.

Fotografiar a personas bajo el agua —y conseguir que se sientan a gusto y parezcan naturales a pesar de las extrañas circunstancias— es una empresa mucho más difícil. Pero Brandt sabía que si lo conseguía y era capaz de crear el concepto que había imaginado, las imágenes no se parecerían a nada que hubiera visto antes.

Convocó a unas 200 personas para 20 puestos en el reparto. Reclutó a instructores de submarinismo para garantizar la seguridad y ayudar con el entrenamiento. Estuvo esperando durante días, cuando la escorrentía fangosa de las lluvias torrenciales hacía que el agua de la costa de Fiyi estuviera tan turbia que era imposible hacer fotos.

Cuando el agua se despejaba, Brandt contaba con un estrecho margen de tiempo para preparar y fotografiar una escena mientras la persona a la que fotografiaba se colocaba en posición, se quitaba el regulador que le suministraba oxígeno y contenía la respiración.

Una foto entre bastidores muestra a Joe y Viti posando espalda con espalda en un banco mientras Brandt les fotografía. Las cuerdas amarillas son cables que formaban parte esencial del sistema de comunicación.

Una foto entre bastidores muestra a Joe y Viti posando espalda con espalda en un banco mientras Brandt les fotografía. Las cuerdas amarillas son cables que formaban parte esencial del sistema de comunicación.

Al principio de las sesiones, que duraron seis semanas, Brandt dice que la mayoría de los modelos solo podían aguantar la respiración unos 15 segundos antes de tener que volver a conectarse al suministro de oxígeno subacuático y que tardaban casi 30 minutos en preparar cada toma. Al final, algunos aguantaban la respiración más de un minuto y preparar las tomas solo les llevaba uno o dos minutos.

«Llegar a ese punto fue muy, muy complicado», dice Brandt.

Gran parte se redujo a la práctica. La buena comunicación también ayudó, dice Brandt. Para orientar a los modelos mientras los fotografiaba, Brandt y sus ayudantes utilizaban un sistema de comunicación por cable para transmitir la información hasta el barco. Desde allí, alguien la repetía en un altavoz que emitía bajo el agua.

Durante todo el rodaje, dice Brandt, sus modelos y el equipo de apoyo aportaron entusiasmo y dedicación al proyecto, lo que hizo que todo saliera bien incluso en los días más difíciles.

«Estuvieron increíbles. El reparto estaba tan comprometido, tan implicado, que incluso cuando terminábamos de fotografiarles y podían relajarse y volver al barco a charlar, básicamente volvían a sumergirse en el agua para ayudar», dice.

Como todos los fotografiados durante el rodaje de seis semanas, Joel y Sosi residen en Fiyi. Brandt afirma que representan a muchos isleños del Pacífico Sur que perderán sus hogares, sus tierras y sus medios de subsistencia a medida que suba el nivel del mar.

Como todos los fotografiados durante el rodaje de seis semanas, Joel y Sosi residen en Fiyi. Brandt afirma que representan a muchos isleños del Pacífico Sur que perderán sus hogares, sus tierras y sus medios de subsistencia a medida que suba el nivel del mar.

No se trataba de inmersiones en aguas profundas. Brandt afirma que la mayoría de las fotos se tomaron entre 2 y 4 metros por debajo de la superficie. Pero aun así había un riesgo muy real acechando tras la apariencia natural de esas escenas cotidianas que crearon juntos.

«Si subes a la superficie desde una profundidad de tan solo 2 metros después de haber aguantado la respiración, después de haber respirado a 2 metros, puedes dañarte los pulmones», afirma Brandt.

Este divemaster mantuvo a todos a salvo

Volitiviti Niutabua sabía bien lo peligrosas que podían ser las circunstancias de una sesión fotográfica como ésta. También sabía lo importante que era el proyecto de Brandt.

Este divemaster de 53 años, conocido como Viti, lleva toda la vida viviendo en Fiyi, un archipiélago de casi un millón de habitantes.

El país insular es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático y en los últimos años se ha visto azotado por ciclones tropicales cada vez más intensos. Las autoridades de Fiyi han calificado el cambio climático como la mayor amenaza para la seguridad de la región y han instado a los líderes de todo el mundo a hacer más para ayudar. También han previsto reubicar a decenas de comunidades costeras en terrenos más elevados.

Niutabua es un dedicado conservacionista. Lleva años luchando para que otros, dentro y fuera de su país, le escuchen cuando advierte de los peligros del cambio climático y de los daños a la fauna que ya está viendo.

Conocer a Brandt, dice, fue como un regalo de Dios.

«Él entrega su corazón y trata de mostrar al mundo que la gente está sufriendo», dice Niutabua. «Lo hace en nombre de los isleños del Pacífico, y no solo de los isleños del Pacífico, de todos los isleños bajos del planeta. Esta es nuestra historia».

Un video entre bastidores de «SINK / RISE» muestra a Niutabua preparando un cinturón para colocarlo alrededor de la cintura de Akessa, y luego guiándola desde el barco hasta la silla.

«No te preocupes», recuerda Niutabua que le dijo a la adolescente y a otras personas que fueron fotografiadas en el rodaje. «Estás a salvo en mis manos. Me aseguraré de que vuelvas al barco».

Niutabua no solo trabajaba entre bastidores. También posó delante de la cámara con su hijo Ben, de 25 años.

Esta foto entre bastidores muestra a Viti sentado con la mano de su hijo Ben en el hombro. El divemaster afirma que participar en este proyecto le ayudó a reconectar con su hijo y a enseñarle más sobre el cambio climático.

Esta foto entre bastidores muestra a Viti sentado con la mano de su hijo Ben en el hombro. El divemaster afirma que participar en este proyecto le ayudó a reconectar con su hijo y a enseñarle más sobre el cambio climático.

Para Niutabua, la realidad que exponen las fotos surrealistas de Brandt es muy clara. El capitán de submarinismo vive a pocos pasos de una idílica playa costera pero, como muchos otros en Fiyi, está construyendo una casa más al interior, donde espera tener más posibilidades de resistir el impacto de las tormentas cada vez más intensas.

«Nosotros no hemos provocado esto. Los isleños del Pacífico somos las víctimas», afirma Niutabua. Pero aun así, afirma que todos los habitantes del planeta, incluidos los de Fiyi, deben hacer todo lo posible para invertir el rumbo y mitigar los efectos del cambio climático antes de que sea demasiado tarde.

Las imágenes submarinas transmiten desde la infancia perdida hasta la esperanza en el futuro.
Aunque «SINK / RISE» se centra en el impacto humano del cambio climático, Brandt dice que también aprendió más sobre el impacto medioambiental cuando empezaron a rodar en un lugar situado a un kilómetro de la costa de la isla fiyiana de Vanua Levu. Trozos rotos de coral cubrían el fondo del océano.

«Todo eso es consecuencia de los ciclones tropicales intensificados por el cambio climático. Vemos el daño causado por un ciclón tropical cuando barre la tierra y simplemente destroza edificios y arranca árboles. Pero lo que no entendía era lo que ocurre bajo el agua», dice Brandt. «Los arrecifes de coral quedan aniquilados, rotos en mil pedazos».

Serafina abraza a su hermano Keanan.

Onnie, sentada en un banco, mira hacia la superficie.

Niu se sienta frente a un arrecife. Brandt dice que se utilizaron pesos para mantener a las personas y los muebles en el fondo del océano durante la sesión fotográfica.

Niu se sienta frente a un arrecife. Brandt dice que se utilizaron pesos para mantener a las personas y los muebles en el fondo del océano durante la sesión fotográfica.

Ben está detrás de su padre, Viti, un veterano conservacionista que también trabajó como divemaster ayudando a mantener la seguridad de todos.

Ben está detrás de su padre, Viti, un veterano conservacionista que también trabajó como divemaster ayudando a mantener la seguridad de todos.

Para crear las inquietantes imágenes de personas en medio del coral roto, Brandt utilizó mobiliario cotidiano que suele verse en casas y escuelas.

«La intención es que parezca muy realista. Están ahí sentados con lo mínimo indispensable para vivir. Una mesa y una silla, una cama», dice Brandt. «Y de vez en cuando me adentro en algo como el balancín, que es esa sensación de una especie de infancia perdida».

A veces, dice Brandt, lo que no aparece en las imágenes puede ser igual de impactante. Una foto, titulada «Serafina en la mesa», muestra a una niña sentada en una mesa frente a una silla vacía.

«Para mí, esa fotografía funciona no solo por ella y su expresión, sino por esa silla vacía y lo que implica», dice.

Aunque espera que los espectadores se centren en las imágenes que ha creado, el concepto que hay detrás de ellas y las emociones que evocan, Brandt afirma que también se aseguró de hacer muchas fotos entre bastidores. En un momento en que las imágenes generadas por inteligencia artificial son cada vez más comunes, Brandt afirma que no se puede exagerar la importancia artística y el significado emocional de las fotografías reales que muestran a personas reales.

Serafina está sentada en una mesa frente a una silla vacía, un detalle que, según Brandt, da aún más fuerza a la imagen.

Serafina está sentada en una mesa frente a una silla vacía, un detalle que, según Brandt, da aún más fuerza a la imagen.

Desde que compartió las fotos públicamente en su sitio web, Brandt dice que le ha sorprendido la respuesta de los espectadores.

«Lo que me encanta es que la gente dice que vuelve a las fotos y que cada vez que lo hace ve una emoción diferente en el rostro de alguien», dice Brandt. «Pueden ver de todo, desde esperanza a resiliencia… pasando por resignación».

¿Cómo puede la misma imagen ser a la vez sombría y esperanzadora? Brandt señala una frase popularizada por el filósofo italiano Antonio Gramsci: «pesimismo del intelecto, optimismo de la voluntad».

«Intelectualmente, uno observa lo que le está ocurriendo al planeta, esta montaña rusa hacia el apocalipsis, hacia la destrucción medioambiental. Y todo indica que la humanidad no va a actuar con la urgencia suficiente para corregir el rumbo», afirma. «El optimismo de la voluntad es que existe, con determinación, la posibilidad de mitigar los daños (…). Pero requiere que todos nos convirtamos en mejores antepasados».

Qama se asienta en el fondo del océano, cubierto de trozos de coral roto.

Qama se asienta en el fondo del océano, cubierto de trozos de coral roto.

«SINK / RISE» es el tercer capítulo de un proyecto más amplio en el que Brandt lleva años trabajando. Los dos primeros capítulos mostraban a personas y animales afectados por el cambio climático en Kenya, Zimbabue y Bolivia. Al igual que los capítulos anteriores, «SINK / RISE» se convertirá en un libro y se expondrá en galerías de arte.

Brandt dice que la dualidad que la gente ve en estas últimas imágenes resuena con un tema que une todas las fotos.

El título del proyecto, «The Day May Break», hace referencia a una especie de bifurcación a la que se enfrenta actualmente la sociedad.

«El día puede romperse y la tierra hacerse añicos, o puede romperse y amanecer», dice Brandt.

Según Brandt, lo que ocurra a continuación es una decisión de la humanidad.

Últimas noticias

Santiago
niebla
15.8 ° C
18.4 °
13.5 °
66 %
2.6kmh
40 %
Mar
23 °
Mié
22 °
Jue
21 °
Vie
20 °
Sáb
19 °

Artículos relacionados