ANÁLISIS | Los nuevos tanques en Ucrania no cambiarán las reglas del juego como algunos esperan

(CNN) — Los que esperaban que los tanques donados por los aliados de la OTAN a Ucrania tuvieran un impacto inmediato en su guerra con Rusia podrían tener que ajustar sus expectativas.

Tras confirmar que recibirá entregas de M-1 Abrams estadounidenses, Leopard alemanes y Challengers británicos, Kyiv se enfrenta ahora a las realidades logísticas y operativas de incorporar una variedad de blindados pesados muy diferentes y complejos en unidades de combate eficaces.

Pero primero, los ucranianos deben tener en cuenta el plazo de entrega.

Incluso las estimaciones más optimistas indican que pasarán meses hasta que los tanques entren en el campo de batalla en número suficiente para marcar una gran diferencia, mientras que en el caso de los carros Abrams podría pasar más de un año antes de que Ucrania pueda desplegarlos.

La vicesecretaria de prensa del Pentágono, Sabrina Singh, declaró este jueves que Estados Unidos proporcionará a Ucrania una versión avanzada del Abrams, el M1A2.

publicidad

EE.UU. no «dispone de un exceso de estos tanques en sus existencias», dijo, y añadió que se tardará «meses en transferirlos» a Ucrania.

Muchos analistas afirman que facilitaría las cosas a Ucrania quedarse con un solo tipo de tanque, y eso es lo que hace tan importante la decisión de Alemania de permitir la entrada de los Leopard en la lucha.

¿Cuándo llegarán los tanques de Occidente a Ucrania? 0:36

Los carros de combate modernos son complicadas piezas de armamento. Con un aspecto exterior formidable y robusto, gran parte de su eficacia en el campo de batalla se debe a los sofisticados sistemas electrónicos e informáticos de su núcleo. Estos sistemas localizan los objetivos y los apuntan con el cañón principal del carro de combate.

El mantenimiento de los tanques, su reparación y el suministro de las piezas necesarias requieren una formación minuciosa que abarca desde las tripulaciones de los vehículos hasta la pista logística que les presta apoyo, a cientos o tal vez miles de kilómetros de las líneas del frente en el este de Ucrania.

«El tanque que puedan operar y mantener con mayor eficacia será la opción correcta, lo que probablemente significa uno disponible en grandes cantidades con sistemas menos complejos, que funcione con los combustibles más accesibles y utilice munición fácilmente disponible, y eso probablemente signifique el Leopard 2», dijo Blake Herzinger, miembro no residente del American Enterprise Institute.

Nicholas Drummond, analista de la industria de defensa especializado en guerra terrestre y antiguo oficial del ejército británico, está de acuerdo.

Dos tanques Leopard 2 antes de un acto con motivo de la recepción de las primeras unidades del nuevo carro de combate el 15 de septiembre de 2021 en Bad Frankenhausen, Alemania.

«Yo diría que la capacidad de entrenar a los soldados ucranianos para que sean capaces de soportar cualquier tanque que se les entregue es casi más importante que el tipo de tanque que utilicen», afirmó.

Según Drummond, los tanques alemanes fueron diseñados para ser mantenidos por ejércitos de reclutas, como el ucraniano, lo que da a los Leopard una ventaja sobre los Abrams y Challengers, que son utilizados por fuerzas profesionales voluntarias en los ejércitos estadounidense y británico. Dado que los reclutas tienen menos tiempo para aprender durante su período de uniforme, un diseño más simple como el del Leopard ayuda a reducir las posibilidades de errores de mantenimiento, dijo.

Larga cola logística

No hacer bien cada detalle de ese mantenimiento podría conducir a un desastre en el campo de batalla.

Mark Hertling, analista militar de CNN que en su día dirigió la 1ª División Blindada del Ejército estadounidense, conoce bien el Abrams y sus capacidades y vulnerabilidades.

Mantener los tanques listos para la batalla significa no solo entrenar a sus tripulaciones, sino también a todas las personas de la cadena de suministro que los apoyan, dijo en Twitter.

«Aquellos que dicen ‘¡dales los malditos tanques!’ probablemente nunca han visto la coreografía para hacer que esto funcione en el campo de batalla», dijo Hertling. «En combate, si te equivocas en un par de cosas, se produce un desastre y un fracaso. Los tanques letales se convierten en pastilleros que no se mueven ni disparan», añadió.

Dado que el Abrams es de fabricación estadounidense, tiene «una cola logística muy larga que se remonta a EE.UU.», dijo Drew Thompson, investigador principal visitante en la Escuela Lee Kuan Yew de Política Pública de la Universidad Nacional de Singapur. Los componentes clave que se desgasten o se dañen en combate tendrían que ser sustituidos por piezas estadounidenses, que tendrían que ser enviadas a un depósito de reparaciones en Ucrania o posiblemente en Polonia, que está en proceso de adquirir su propia flota de Abrams.

Thompson dijo que el Pentágono es bueno resolviendo problemas logísticos difíciles, «pero el riesgo es alto tanto para EE.UU. como para Ucrania».

«Piense en la victoria propagandística para el presidente ruso Vladimir Putin si surgen imágenes de tanques estadounidenses inutilizados en un campo de batalla ucraniano. Poder apoyar a los Leopard desde una base logística europea es definitivamente preferible», dijo Thompson.

Y eso habla del número de Leopard disponibles. Según Drummond, que es asesor del fabricante de los tanques alemanes, hay más de 4.000 en servicio. «Las piezas de repuesto se pueden obtener fácilmente de múltiples fuentes», dijo.

«La capacidad de apoyo supera a la potencia de fuego».

La diversidad de fuentes de suministro de Leopards quedó patente este jueves, cuando Canadá anunció que enviaría cuatro de los carros de combate de fabricación alemana a Ucrania y, lo que quizá sea más importante, que también proporcionaría adiestramiento y apoyo técnico.

Otros países de la OTAN con Leopard en sus arsenales son Polonia, Grecia, España, Turquía, Hungría, Dinamarca, Portugal, Noruega, Eslovaquia y la República Checa. Suecia y Finlandia, países candidatos a la adhesión a la OTAN, también cuentan con un número considerable de Leopard.

Drummond también ofrece una perspectiva histórica de por qué los números son tan importantes desde la Segunda Guerra Mundial, cuando los tanques Sherman de fabricación estadounidense se enfrentaron a los Tiger alemanes.

«El Tiger era cuantitativamente mejor que el Sherman en muchos aspectos. Pero el Sherman era suficientemente bueno», afirma.

«Lo que realmente dio ventaja al Sherman fue que se diseñó para que fuera fácil de producir. Con 49.234 Shermans fabricados frente a 1.347 Tigers, la cantidad superó a la calidad. Hoy en día, la capacidad de apoyo supera a la potencia de fuego, la protección y la movilidad», afirmó Drummond.

En la guerra, los ucranianos han demostrado ser expertos en el manejo de equipos nuevos y a menudo desparejados, combinando viejos tanques de la era soviética y los capturados a Rusia en lo que hasta ahora ha sido una fuerza eficaz.

«En cuanto a 12 de un modelo, 30 de otro y 100 de un tercero… eso es otro miércoles por la mañana en el ejército ucraniano», dijo Trent Telenko, antiguo auditor de control de calidad de la Agencia de Gestión de Contratos de Defensa de Estados Unidos.

«Ucrania está dedicando personal inteligente a sus problemas de mantenimiento, junto con una verdadera logística mecanizada y una moderna tecnología de la información de almacenamiento para ayudar a realizar un seguimiento de las piezas con modernos códigos de barras 2D y 3D en sus embalajes de repuestos», afirmó.

Factores que influyen en Europa debido a la guerra 1:08

Pero la promesa alemana de 14 carros Leopard es solo una fracción de los 300 que Ucrania dice necesitar. El principal partido del gobierno alemán afirmó en un tuit el miércoles que los demás socios de Kyiv aportarían más para poner dos batallones de Leopard -unos 80 carros en total- en manos ucranianas.

Polonia, aliada de la OTAN, que encabezó las gestiones para que Alemania autorizara el suministro a Ucrania de este material de fabricación alemana, es uno de los posibles donantes de Leopard.

Las autoridades afirman que las tripulaciones ucranianas podrían empezar a entrenarse con los tanques que recibirán en breve. Pero es probable que falten meses para verlos en combate.

«El personal militar ucraniano necesita ser entrenado. Los Leopard son un equipo muy avanzado, tecnológicamente, por lo que llevará unas semanas, sólo el proceso de formación», dijo el ministro de Asuntos Exteriores portugués João Gomes Cravinho a la emisora SIC el miércoles.

«Después de eso hay obstáculos logísticos que deben abordarse con los aliados, por lo que llevará dos o tres meses».

Luchando en una guerra existencial

Mientras Ucrania espera los tanques modernos, es poco probable que Rusia se quede quieta.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, por sus siglas en inglés) informó este jueves de que Moscú podría estar preparándose para una ofensiva en la región de Luhansk, en el este de Ucrania, que hará hincapié en las fuerzas convencionales rusas en lugar de las tropas contratadas del Grupo Wagner que han estado operando allí.

Sin embargo, saber que llegarán nuevos tanques dará a los comandantes ucranianos más libertad a la hora de desplegar sus reservas actuales para contrarrestar cualquier ofensiva rusa, según ISW.

Hertling, el analista militar de CNN, también dijo que los tanques Leopard podrían estar en el campo de batalla en unos tres meses. Los Abrams podrían tardar ocho o más, escribió en Twitter.

«Pero eso es la velocidad del rayo para entregar (y) preparar una fuerza no entrenada en estos vehículos», dijo Hertling.

Y aunque los Leopard y los Abrams tarden en llegar al campo de batalla, los expertos afirman que el ejército ucraniano los necesitará durante años.

«Estamos viendo cómo el ejército ucraniano se moderniza y occidentaliza al mismo tiempo que lucha en una guerra existencial», dijo Herzinger, del American Enterprise Institute.

«Así que se están tomando decisiones sobre qué tipo de tanques querrán también en el futuro, lo que conlleva un montón de elecciones a largo plazo en relación con los socios de seguridad», dijo.

Puede que Ucrania no entre pronto en la OTAN, pero se armará como un país de la OTAN.

Los analistas destacan el impresionante arsenal de material compatible con la OTAN que ya se encuentra en el campo de batalla o en preparación para Ucrania: vehículos de combate de infantería de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, sistemas de cohetes HIMARS y otros tipos de artillería, y baterías de defensa antiaérea Patriot, entre otros sistemas.

«Esto garantizará no solo la cantidad, sino también la calidad de los equipos a su disposición y permitirá a Ucrania incorporarse de forma más eficiente a la OTAN y a otros sistemas occidentales de logística y mantenimiento», escribió este mes Frank Ledwidge, experto militar de la Universidad de Portsmouth, en The Conversation.

Ucrania no solo tendrá la capacidad de derrotar al ejército ruso, cada vez más superado, este año y el próximo, sino que sus fuerzas armadas serán un elemento disuasorio ante cualquier nuevo ataque de una Rusia rearmada y revanchista en el futuro».

«Garantizará la seguridad de Ucrania, y por tanto de Europa, hasta bien entrada la próxima década».

Hayley Britzky, de CNN, contribuyó a esta nota.

Últimas noticias

Santiago
cielo claro
14.5 ° C
15.7 °
13.3 °
51 %
2.1kmh
0 %
Mié
17 °
Jue
18 °
Vie
15 °
Sáb
18 °
Dom
18 °

Artículos relacionados