Chelsea gastó más de US$ 600 millones en nuevos fichajes, entre ellos por Enzo Fernández, el futbolista argentino más caro de la historia

(CNN) — Según todos los informes, el Arsenal estaba compitiendo fuertemente por fichar a la superestrella ucraniana Mykhailo Mudryk durante el tiempo de transferencias de enero. Como actual líder de la Premier League, el delantero de 22 años tenía el potencial de ser una incorporación fundamental en la carrera por el título.

Pero en cambio, a Mudryk lo fichó el rival del Arsenal, el Chelsea.

Ahora dirigido por el empresario estadounidense Todd Boehly, el Chelsea se abalanzó para fichar a Mudryk por una tarifa de transferencia de US$ 75 millones y se esperan US$ 35 millones adicionales como pago de bonificación, según el antiguo club de Mudryk, Shakhtar Donetsk.

La adquisición de Mudryk —así como el millonario acuerdo de US$ 132 millones por el argentino Enzo Fernández— demostró lo maníaca que ha sido la ventana de fichajes de enero del Chelsea, una en la que el gasto del club ha superado los US$ 350 millones, según Transfermarkt, y que ha visto llegar a ocho jugadores, incluida una balsa de atacantes.

En mayo, el gobierno del Reino Unido aprobó la venta de Chelsea a un grupo propietario liderado por Boehly en un acuerdo valorado en más de US$ 5.000 millones.

publicidad

Chelsea fue anteriormente propiedad del oligarca ruso Roman Abramovich, quien puso el club a la venta a principios de marzo tras la invasión rusa de Ucrania, diciendo en ese momento que era “lo mejor para el club”.

En mayo, el gobierno del Reino Unido agregó a Abramovich a su lista de personas sancionadas como parte de sus esfuerzos por “aislar” al presidente de Rusia, Vlamidir Putin, luego de la invasión a Ucrania.

El reinado de Boehly ya lo ha visto deshacerse del entrenador Thomas Tuchel, quien guió al Chelsea a su segundo título de la Champions League en 2020/21, reemplazando al alemán con Graham Potter.

Además de Chelsea, Boehly ha invertido en varias franquicias deportivas, incluidas participaciones en Los Angeles Dodgers de la MLB, Los Angeles Lakers de la NBA y Los Angeles Sparks de la WNBA.

Desde que llegó al Chelsea, se estima que Boehly gastó más de US$ 600 millones en transferencias. Apenas ha pasado un día en enero sin que el Chelsea se vincule con un sinfín de jugadores.

“Creo que al menos el último mes ha sido bastante emocionante como alguien que lo ha estado cubriendo”, dijo Dan Dormer del ‘London Is Blue Podcast’ a CNN Sport.

“También ha sido un poco agotador porque parece que todos los días nos despertamos con un nuevo enlace o una nueva historia”, agregó Dormer.

Chelsea

Mudryk durante el partido de Premier League ante el Liverpool en Anfield. (Crédito: Martin Rickett/PA Images/Getty Images)

El club inglés estableció un récord de transferencias británicas con la firma de Enzo Fernández, que acaba de ganar el Mundial de Qatar con Argentina, del Benfica por £ 107 millones (US$ 132 millones), anunció el club portugués este martes.

La tarifa de Fernández eclipsa los 100 millones de libras esterlinas (US$123 millones) que el Manchester City pagó por Jack Grealish y concluye una ventana de transferencia de alto gasto para el Chelsea.

Acuerdos y negociaciones

Si bien los jugadores han llegado, los resultados del Chelsea han sido inconsistentes, por el momento, como lo demuestran los fanáticos del club que suspiran por los días pasados y cantan: “Nosotros tenemos a Super Tommy Tuchel”, durante la paliza 4-0 que sufrió su equipo ante el Manchester City en la Copa FA a principios de enero.

Pero el derroche de Boehly en nuevos talentos nunca ha flaqueado.

“Estamos todos adentro, al 100%, cada minuto de cada partido. Nuestra visión como propietarios es clara: queremos que los fanáticos se sientan orgullosos”, dijo Boehly en un comunicado, publicado cuando se completó la compra de Chelsea.

“Junto con nuestro compromiso de desarrollar el equipo juvenil y adquirir el mejor talento, nuestro plan de acción es invertir en el Club a largo plazo y construir sobre la notable historia de éxito del Chelsea”.

En su primera ventana de transferencia completa el verano pasado como director deportivo interino del club, Boehly y Chelsea gastaron US$ 302,08 millones en nuevos fichajes, según Transfermarkt. Chelsea nunca informa cuánto gasta el club en transferencias y optó por no comentar cuando CNN le ofreció la oportunidad sobre el reciente desembolso del club en nuevos jugadores.

Boehly ha hecho todo lo posible para intentar que la transición a la vida con Potter sea lo más fluida posible, trayendo a muchos de los entrenadores y personal de trastienda del exgerente del Brighton para que lo ayuden.

Mientras tanto, Christopher Vivell se unió como director técnico del Chelsea procedente del RB Leipzig en Alemania en diciembre.

“Él [Boehly] brindará un apoyo importante a Graham y al grupo propietario y jugará un papel vital en el avance de nuestra visión general del club”, dijo Boehly al sitio web del club cuando se nombró a Vivell.

Según Dormer, Chelsea nunca reemplazó adecuadamente al director técnico Michael Emenalo, quien dejó el club en 2017.

«Si lo piensas, con diferentes entrenadores, es como si cada uno fuera un niño diferente y solicitaron un Lego diferente, y están tratando de construir un proyecto unificado. Y eso significa que, a veces, no todas las piezas encajan”, dijo Dormer.

La ventana de fichajes de enero se considera a menudo como el peor momento para comprar jugadores, dado que los clubes no quieren perder activos valiosos y posiblemente tengan la ventaja en las negociaciones. Pero no es que eso haya disuadido a los Blues.

Además de Mudryk, Benoît Badiashile, Noni Madueke, Malo Gusto, Andrey Santos, David Datro Fofana y Fernández firmaron acuerdos permanentes, mientras que la superestrella portuguesa João Félix llegó cedido por el Atlético de Madrid.

La estrella portuguesa João Félix se incorporó a los Blues cedido por el Atlético de Madrid de LaLiga. (Crédito: Darren Walsh/Chelsea FC/Getty Images)

Antes de la transferencia de Fernández, Chelsea ha comprado 15 jugadores esta temporada, gastando más de US$ 600 millones, según el Observatorio de Fútbol CIES.

Eso es un gran desembolso, pero también hay una estrategia a largo plazo en juego, con Chelsea apuntando a jugadores jóvenes: 11 de los jugadores contratados por las tarifas de transferencia tienen 22 años o menos.

Dormer dice que con los jugadores mayores que se están quedando sin contrato y algunos mirando más allá de su mejor momento, definitivamente había una necesidad de “reponer” el equipo. En el último día de la ventana de fichajes de enero, el veterano mediocampista Jorginho fue vendido al Arsenal.

“Es casi como si te hicieras el examen de la vista y el optometrista te pregunta: ‘¿Mejor uno o mejor dos?’ y ayudarlo a perfeccionar la visión 20/20 para sus anteojos”, dijo Dormer. “Esto es algo en lo que ha sido un proceso evolutivo de tratar de descubrir quiénes son los mejores jugadores”.

Dormer cree que el equipo de Chelsea ahora tiene la fuerza necesaria en profundidad.

“Si Reece James se lesiona, el lado derecho del Chelsea cae drásticamente en términos de rendimiento total”, explicó.

“Y tener niveles similares de jugador para levantar la cancha sobre el individuo detrás de su titular seleccionado y luego también tener la capacidad de rotar para mantener saludable a todo el equipo, particularmente cuando los equipos juegan 40, 50, 60 partidos una temporada, más partidos internacionales, más la falta de tiempo libre”.

Sin embargo, esta afluencia de talento potencialmente trae problemas para el Chelsea.

Según la normativa de la UEFA, un club solo puede inscribir a tres nuevos jugadores en su plantilla para los octavos de final de la Champions League, por lo que cuatro de ellos (Mudryk, Félix, Badiashile, Madueke, Fofana y Fernández) no podrán jugar en el torneo para el Chelsea.

Potter reacciona durante el partido de Premier League entre Chelsea y Crystal Palace.(Crédito: Justin Setterfield/Getty Images)

Dinero, dinero, dinero

Los grandes gastos en transferencias casi se han recuperado a niveles previos a la pandemia este año, con Chelsea a la cabeza.

Según el informe Mercado global de fichajes de 2022 publicado por la FIFA, los clubes gastaron un total de US$ 6.500 millones en 2022, un 33,5% más que los US$ 4.860 millones de 2021, pero aún por debajo de los niveles de US$ 6.940 millones de 2018 y US$7.350 millones de 2019

Con más de US$ 600 millones gastados en nuevos jugadores solo por Chelsea, ha habido dudas sobre las regulaciones financieras del fútbol.

El Chelsea está siguiendo las normas financieras de juego limpio tanto de la Premier League como del organismo rector del fútbol europeo, la UEFA, mediante el proceso de amortización, otorgando a los jugadores contratos más largos para que el costo de una transferencia se distribuya a lo largo de varios años.

En el caso de Mudryk, el ucraniano firmó un contrato de ocho años y medio con los Blues, lo que significa que su tarifa de transferencia de casi US$ 110 millones le costará al club aproximadamente US$13 millones al año. Enzo Fernández también firmó un contrato de ocho años y medio en Stamford Bridge, según la BBC.

El experto financiero en fútbol Kieran Maguire, quien dice que encontró «extraño» el gasto repentino de la transferencia de Chelsea dada la cautela habitual de Clearlake Capital, el fondo de inversión involucrado en la adquisición, explicó que la amortización puede ser positiva en el futuro inmediato, pero tiene muchas consecuencias a largo plazo.

“Es una estrategia de muy alto riesgo porque ¿qué sucede si esos jugadores resultan ser un fracaso?”, le dijo Maguire a CNN Sport.

“Entonces te comprometes a pagar los salarios de los jugadores durante ese período de seis, siete u ocho años.

Mudryk dispara contra el Liverpool. (Crédito: Martin Rickett/PA Images/Getty Images)

“El Chelsea normalmente se encuentra entre los tres primeros, ciertamente entre los cuatro primeros, compromisos salariales de los clubes de la Premier League.

“Así que encontrar otro club que esté dispuesto a quitarle al jugador de las manos del Chelsea y pagarles un nivel de remuneración con el que el jugador esté feliz será todo un desafío”.

En enero, la UEFA anunció que estaba modificando sus reglas de juego limpio financiero, estableciendo un límite de cinco años sobre el cual se puede distribuir una tarifa de transferencia para reprimir la práctica de la amortización excesiva.

Sin embargo, el cambio entrará en vigor durante el verano de 2023 y no se aplicará de forma retroactiva, lo que significa que no afectará la juerga de gastos actual del Chelsea.

La productiva academia juvenil de Chelsea también está ayudando a su resultado final: en los últimos años, Billy Gilmour, Fikayo Tomori, Marc Guéhi y Tammy Abraham han aportado honorarios considerables.

Sin embargo, una afluencia tan grande de jugadores en Chelsea tiene implicaciones para las perspectivas emergentes del club.

“No tiene sentido tener un sistema de academias en el que los niños no tienen la oportunidad de jugar a ese nivel”, dijo Tony Pulis, exdirector técnico del Stoke City, a Sky Sports.

La creciente disparidad entre la riqueza de los mejores clubes mientras que otros luchan financieramente también es motivo de preocupación.

Fair Game, una organización “comprometida con los mismos principios y decidida a mejorar la gobernanza de nuestro juego nacional para los intereses más amplios del fútbol”, reiteró sus llamados para que se establezca un impuesto de transferencia para los clubes de la Premier League, diciendo que podría recaudar casi US$ 200 millones que “podrían ayudar a brindar un sustento vital a los clubes por debajo de la máxima categoría que continúan luchando con las consecuencias de la pandemia y los desafíos diarios de la crisis del costo de vida”.

Según Maguire, hay una “carrera armamentista en términos de salarios como resultado del comercio agresivo”, aunque dice que la Premier League es más competitiva que otras ligas europeas, como lo demuestra el choque entre Chelsea y Liverpool entre el décimo y el noveno clasificado el mes pasado.

“El fútbol es una industria de talento y el talento va detrás del dinero y los grandes clubes tienen el dinero”, dijo Maguire.

“Creo que en realidad se trata de buscar un grado de equilibrio competitivo para que no termines como vemos en La Liga y algunas de las otras ligas europeas donde efectivamente es una procesión y eso no es bueno . La Premier League tiene éxito porque tiene las cosas bien”.

 

Últimas noticias

Santiago
nubes
7.8 ° C
9.2 °
5.5 °
92 %
1.5kmh
100 %
Dom
10 °
Lun
9 °
Mar
11 °
Mié
14 °
Jue
15 °

Artículos relacionados